Cosa de Prensa: A Cobrar por Nuestro Trabajo

Por Javier Rodríguez Lozano

*Aclarar Mundo de Corrupción *Sin Herramientas para Sobrevivir

Argonmexico / AGUASCALIENTES, Ags.- “No hay fecha que no se cumpla, ni plazo que no se llegue”, dice el refrán. Ha llegado el momento de cobrar por nuestro trabajo. Y no lo decidimos cuando un amigo periodista contemporáneo nuestro nos compartió que “ayer, uno de mis hijos no tenía para darle de comer a su familia, su esposa y dos hijos.

‘¿Qué hago, papá?’ le preguntaba en medio del amargo llanto; pero era todavía mucho más amargo el impotente llanto del alma del padre, que al elegir hace más de medio siglo el camino del periodismo profesional y honesto, no corrompible ni de componendas -como el de los empresarios editoriales y muchos seudo periodistas- y porque así se lo había enseñado también su señor padre, sin competencia en su crónica deportiva, había sembrado en sus hijos la semilla de la honestidad y del no pedir ni recibir nada que no estuviera justificado por un trabajo decente y legítimo… Es decir, explicaremos este escenario complejo de la condición humana.

En Aguascalientes hay muchos politiquillos como Aquiles Romero, oficial mayor o algo así del Congreso del Estado, jefes de prensa mediocres como José Dávila; así como los integrantes de la LXIII Legislatura que sin excepciones piensan que “todos los periodistas son corruptos”. ¿Por qué?, le preguntó nuestro periodista contemporáneo y el funcionario legislativo respondió: “Porque todos piden dinero”.

¿De qué vivirán los diputados locales? ¿De puras felicitaciones del gobierno por sacar adelante sus ocurrencias? ¿De buenas intenciones? ¿O de aire? No permitiremos que concluya esta Legislatura sin que exhibamos ampliamente sus corruptelas. Por lo pronto, exploremos en este breve espacio en qué son diferentes un periodista corrupto de un periodista honesto.

La Real Academia Española de la Lengua dice: “El dinero Dios lo da y los indios lo trabajan”, refiriéndose a la explotación desde La Colonia. Otra frase de la misma fuente es: “El dinero y el amor no se pueden ocultar”… En Aguascalientes hay políticos que destinan una parte de sus ingresos para pagar favores a algunos “periodistas”, no a todos, y hay quienes no pueden leer todos los días las 400 o más páginas de periódicos digitales con las que se relacionan.

Aquí el común denominador es que estos politiquillos casi siempre están mal informados… Hay en cambio, dos que tres periodistas profesionales, honestos, sin compromisos mercantiles que vulneren su independencia editorial, porque uno o dos convenios que tenga por ahí para financiar su periódico no alteran su libertad de expresión…

La Cosa es que…

El periodismo profesional y honesto se diferencia del periodismo corrupto y no profesional de dos maneras inocultables, una: La calidad del periodismo que ofrece. Y dos: (Esto lo puede demostrar el respetado especialista don Héctor Grijalva Tamayo), un periodista honesto solo transmite a sus hijos eso –honestidad- aunque en estos tiempos, y también en los otros- la honestidad no hiciera próspero a nadie.

Es dramático pero es la verdad, lo hemos vivido personalmente, nuestro “castigo” viene cuando como periodistas nos damos cuenta que no les dimos a nuestros hijos suficientes herramientas para sobrevivir por ellos mismos, todo por el profesionalismo y la honestidad; qué tal.