Violencia Desbordada

Por Adriana Heredia / Colaboradora / Argonmexico

En los últimos días me lo he tomado solita, pero hoy les comparto este momento de tomarlo juntos nuevamente, este cafecito que amarga la boca pues se consume mientras la sangre se sigue derramando en todo el país, mientras la violencia se vive en las calles y las autoridades al aceptarlo también lo niegan ¿cómo así?, raro pero real, pues por un lado dan a conocer que efectivamente la inseguridad ha escalado peldaños y por otro lado nos dicen a la prensa que le dimos mucha importancia a esta declaración y no nos enfocamos en las acciones que realizan y del porqué dicho aumento.

Creo que a Enrique Peña Nieto y a Miguel Angel Osorio Chong les hace falta analizar lo que dicen y poner en la balanza las acciones que emprenden, pareciera que nadie les ha explicado porqué en vez de llamarse sólo “crimen” se llama “crimen organizado”, porque están tan organizados que pueden “tumbar mil cabezas” y serán mil reacomodos los que le seguirán a esa acción, ninguna organización privada ni gubernamental tiene tanta eficacia para nombrar a los sucesores de los líderes que fallecen, renuncian o tienen que abandonar los cargos directivos, la delincuencia organizada sí tiene la capacidad para hacerlo, y entonces le preguntaríamos al Secretario de Gobernación si es de aplaudirse el hecho de que anuncie la detención y abatimiento de líderes de cárteles cuando sabemos que en las siguientes horas ya hay alguien al frente del mismo y que ello sólo genera más violencia en cada región donde se hacen los reacomodos.

No es lo mismo ver los toros desde la barrera que vivir en la zona de guerra y saber que mientras las noticias nacionales dan cuenta de las hazañas de las autoridades en territorio hostil, la violencia se desborda en las calles y mantiene a la sociedad atemorizada con un pánico que los gobernantes piden a gritos no tener, necesitaría cada miembro de esta sociedad un psicólogo de cabecera para no entrar en pánico ante la magnitud de los hechos que literalmente incendian una ciudad entera como es el caso de Reynosa en el estado de Tamaulipas con más de una semana de enfrentamientos que no terminarán con la visita la próxima semana de Miguel Angel Osorio Chong.

Los gobiernos priistas le echaron la culpa al sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa de haber equivocado la estrategia al ir contra los líderes de los cárteles, declararles la guerra y desbordar la violencia, ¿no es a caso la misma estrategia que aplica este gobierno priista? porque aunque se empeñen en creer lo contrario los mexicanos sí tenemos memoria y pareciéramos condenados a repetir la historia del 2010 del México violento que tiñó de rojo calles y avenidas citadinas así como caminos rurales, carreteras y autopistas. Ya basta de simulaciones, de declaraciones, de fotografías, de carpetas de investigación y presentación a la prensa de delincuentes detenidos, de noticias de abatimientos, esas declaraciones ya no las compramos tan fácilmente los mexicanos, queremos ver los resultados positivos, sentir la paz en nuestras ciudades, saber que en México verdaderamente se puede respirar la libertad al salir a la calle, si eso no sucede, las declaraciones salen sobrando porque vivimos en un país en donde se respira el miedo.