Luis Reynoso: El Cinco Copas

Luis Armando ReynosoPor David Pérez Calleja

Argonmexico.com / AGUASCALIENTES, Ags.–Tras 12 años consecutivos de ejercicio del poder ejecutivo en Aguascalientes, la “avejentada y obesa” clase política del PAN se hizo añicos. Hoy, producto de una profunda división interna, ha comenzado a probar la derrota. Por su parte, el gobernador Luis Armando Reynoso Femat, muy al estilo futbolero, nos recuerda al “Cinco Copas”, pues parece haber sumado cinco victorias contundentes, en cinco elecciones consecutivas, aunque con “divisas” diferentes.

Acción Nacional sufre una crisis caracterizada por desatinos y desencuentros entre sus principales dirigentes. Mientras el presidente del Comité Estatal blanquiazul, y su grupo “los institucionales”, no aceptan su responsabilidad política y la pesada  acusación de haber sido principal factor en la derrota del 4 de julio.

Por lo pronto, los derrotados “institucionales” se reagrupan en un desesperado intento por sostenerse en la dirigencia de su partido. Utilizan intrigas, profundizan en su enfrentamiento contra los “luisarmandistas”; han llegado a tal grado que, el fracasado Martín Orozco Sandoval, amenazó con tomar por asalto la dirigencia estatal del PAN, que ya tiene en el bolsillo pues se la ofrecieron desde el CEN, aunque no dijo quién.

Por su parte, el exdiputado federal y exsenador Benjamín Gallegos Soto, mostró su rechazo absoluto para que la dirigencia del PAN caiga en manos del grupo de “perdedores” encabezados por Arturo González; o lo que es peor, que se convierta en una agencia de colocaciones para sus “cuates”.

De entrada, unos 300 militantes de ese partido, en sesión de su Consejo Político exigieron la renuncia inmediata de González y la salida de su grupo de perdedores, Martín Orozco y Rubén Camarillo, quienes se han erigido como los “dueños del PAN” en los últimos años.

La historia es cíclica. 12 años antes, en la sede del PRI estatal, sucedía algo muy similar. Los “malosos”, que previamente habían pactado la derrota del PRI, se habían refugiado en los estadios de fútbol de Italia. Y a su regreso acusaban, sin ton ni son, y con gran cinismo, a personajes ajenos a sus malabares, mientras que con argucias, engañaban  “a la familia”, y se apoderaban de los restos de una institución resquebrajada por sus oscuros intereses, para “abandonarla” nuevamente unos años después.

Desde mi punto de vista, en la etapa de la alternancia electoral de Aguascalientes, el actual mandatario estatal será recordado como el político más relevante del PAN, y el más exitoso en materia electoral. Resulta que Reynoso carga con un prestigio algo dudoso. Ha ganado todas las elecciones en las que ha participado, ya como candidato, ya como gobernante. Hagamos un recuento de los hechos pasados.

Primera Copa para Luis Armando Reynoso: en 1998, ganó la elección municipal de Aguascalientes con la votación más alta obtenida por el PAN en toda su historia. Capturó 130 mil 616 sufragios, que equivalen al 52.82% de la votación total emitida en aquellos comicios.

Segunda Copa: para 2004, se presentó como candidato a gobernador del estado, y nuevamente el PAN obtuvo la votación más alta de su historia electoral: 190 mil 322 sufragios que correspondió al 55.38% de los votos depositados en las urnas.

¿Tercera Copa?: En el año 2007, podría haber ganado su tercera elección consecutiva. Sobrevino el punto de quiebre entre el grupo de “luisarmandistas” y los “institucionales” del PAN. Los “institucionales”, intentaron sin éxito, “jugar a la vencidas” contra el Jefe del Ejecutivo y vetaron a sus candidatos.

Ante tan escabroso “reto”, Luis Reynoso fue acusado de recurrir a su “viejo amigo del 98”, Armando López Campa, quien ya para entonces había renunciado a su militancia en el PRI, y se había convertido en dirigente del Partido Convergencia. En el PAN, dieron por muerta esta vieja alianza, dijeron que estaba destinada al fracaso total.

Luis y Armando unieron sus finanzas, postularon candidatos a modo, y actuaron juntos para dividir la elección municipal en “tercios”. Más tarde, el candidato del PAN a la presidencia municipal, Arturo González, se dio cuenta de su “error de cálculo”, cuando apenas captó el 30.36% de la votación total, que sumó 60 mil 535 sufragios.

González recibió menos de la mitad de los obtenidos por Reynoso en 1998. Así las cosas, el PAN perdió y Convergencia perdió. Y por ironías de la vida, y de esta forma tan casuística, el candidato del PRI, Gabriel Arellano, ganó los comicios al recibir la menor cantidad de votos de los últimos 15 años de historia electoral, y aún sin comprender lo que había pasado, Gabriel se “empoderó” con sólo 69 mil 266 votos, el 33.10%  del total.

Cuarta Copa: En los comicios federales de 2009, Luis y su grupo político obtienen, para el PAN, una nueva victoria electoral. Ahora lo hacen en los distritos federales 01 y 03 con Raúl Cuadra. Mientras que el candidato del PAN, Alfredo Reyes “el Mosco”, quien competía por el distrito 02, es vencido por David Vallín, quien hasta ahora no sabe bien a bien, cómo ganó esa elección.

¿Quinta Copa?: Finalmente, el 4 de julio de 2010, Luis Armando Reynoso Femat, con ayuda de los “institucionales”, se consagra máximo ganador de elecciones locales. Esta vez, el enfrentamiento interno en ese partido fue realmente feroz.

El propio presidente del PAN, César Nava, operó sin éxito, varios intentos de la PGR para “doblar el espíritu vengativo” del gobernador, contra su mayor detractor, Martín Orozco Sandoval, quien por su parte acusó a Reynoso Femat de ser promotor del voto y aliado principal del candidato a gobernador de la alianza PRI-PVEM-Panal, Carlos Lozano de la Torre, respaldado también por Convergencia, actual gobernador electo.

Las victorias electorales del PAN, en las que Reynoso fue actor principal, por su contundencia, no pueden ser cuestionadas por nadie, eso es muy cierto. Pero la figura de Luis Armando, como operador electoral, se encumbra con el fuego de la política en sus manos, cuando sus propios compañeros de partido lo acusan de ser el factor de las derrotas en 2007 y 2010.

Reynoso Femat se ha reafirmado como militante del PAN y sin empacho, ha llamado a los dirigentes de su partido a recuperar la serenidad. Les ha dicho que la elección del 4 de julio, es una prueba superada. Los ha llamado para que acepten, con dignidad, el resultado de la contienda, y a cerrar filas por Aguascalientes.

Luis Armando no parece muy contrariado por el resultado de los comicios. “A veces las cosas no son como uno quisiera –ha dicho-. Yo hubiera deseado contar con un partido aglutinado, cuyos militantes apoyaran al gobernador emanado de sus filas –puntualizó-; sin embargo, la situación fue diferente y me hubiera gustado no pasar por ella.

La historia tiene ciclos que puntualmente se cumplen. Reynoso volverá este año a sus negocios, y la historia lo juzgará, tarde o temprano. Por lo pronto, el Necaxa regresó al Estadio Victoria y el PRI mandará en los dos palacios.

Deja un comentario