Unidades Médicas Inconclusas Sean Terminadas o se Reasignen a Otros Servicios

Por Jaime Arizmendi

  • La actual administración recibió 327 hospitales incompletos a lo largo de todo el país que datan desde 2004; 117 están detenidos debido a su complejidad, reveló
  • Pandemia ha dejado como evidencia que se necesitan más unidades de salud; entidades como Oaxaca, Jalisco y Veracruz, de las más afectadas con estos proyectos sin concluir, señaló

Argonmexico / Con el objetivo de que unidades médicas inconclusas sean terminadas o se reasignen a otro tipo de servicio que beneficie a la comunidad, la diputada federal del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo (GPPT), Margarita García García, presentó un punto de acuerdo por el que se exhorta a la Secretaría de Salud coordinarse con las entidades que tienen esta problemática para definir acciones concretas que coadyuven para su resolución.

La legisladora por el estado de Oaxaca aseguró que, cuando el gobierno del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, tomó posesión del cargo, recibió 327 ‘elefantes blancos’, es decir, 327 hospitales incompletos a lo largo de todo el país, que datan desde el 2004 hasta el 2018, de los cuales, 117 se detuvieron por diversas y complejas dificultades técnicas y cuyo monto de construcción fue de más de 22 mil 400 millones de pesos.

En ese sentido detalló que la pandemia por Covid-19 dejó como evidencia la necesidad de más unidades de salud, al tiempo de lamentar que la falta de equipo o personal médico hayan provocado el abandono de estos proyectos y que entidades como Oaxaca, con 55 hospitales, Jalisco con 25 y Veracruz con 23 sean de las más afectadas.

Reiteró que, a pesar de que las administraciones estatales han sido en gran parte responsables de estas circunstancias, debido a que los servicios sanitarios son descentralizados, el gobierno federal puede llevar a cabo acciones inmediatas e importantes, como ya lo ha hecho con otros centros de salud que ha logrado terminar, para llevarlos a su pleno funcionamiento o, en caso de no ser posible, destinarlos a algún otro servicio que la población requiera.

“Este llamado es crucial debido a que se corregirán y mitigarán los múltiples perjuicios que provocaron los gobiernos neoliberales, derivado de negocios corruptos que realizaron con diferentes constructoras y que se enriquecieron a costa de la población, gastando fuertes cantidades de dinero del erario”, concluyó la congresista.