Transita IPN su Transorfación con Equidad y Excelencia

Por José Luna

 Argonmexico / Con excelencia y equidad, prioridades rectoras en su Agenda Estratégica de Transformación, el Instituto Politécnico Nacional transita hacia un cambio institucional que lo incorpore a la Industria 4.0, a través de una formación integral de alta calidad, que incluya los conocimientos científicos y tecnológicos, la innovación y la práctica de valores sociales, destacó el Director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas.

Al respecto, el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, aseguró que, los dos pilares de la política educativa que promueve el Presidente Andrés Manuel López Obrador, son la equidad y la excelencia, ya que se vive en un país completamente desigual en donde para cambiar la correlación que existe, social y económica, se necesita aportar mayores recursos a quien más lo requiere.

Por ello, dijo, que quienes conforman el sistema educativo nacional tienen que hablar de una educación que una a todos y que permita construir un México incluyente y para todos, como lo señala el Artículo Tercero Constitucional. Reiteró que el alma de la educación pública en la Cuarta Transformación es la equidad y la excelencia.

En el nuevo acuerdo educativo la excelencia es entendida como el mejoramiento integral y constante que promueve el máximo logro de aprendizaje de los educandos, con el propósito de desarrollar su pensamiento crítico y el fortalecimiento de los lazos entre escuela y comunidad y el IPN consolida y refuerza estos preceptos, al poner al servicio de los mexicanos la técnica, la tecnología y la ciencia como disciplinas fundamentales para generar bienestar y desarrollo.

Al entregar la Presea “Bernardo Quintana Arrioja” a cinco estudiantes de educación media superior por sus méritos en excelencia académica, liderazgo, patriotismo, servicio y valor, resaltó que el Politécnico es una institución del Estado mexicano con un ADN eminentemente social, en donde es indispensable incrementar el acceso a la educación con equidad e inclusión.

“Somos el producto del proyecto cardenista para mejorar la calidad de vida de los sectores más desprotegidos y estamos conscientes que nos asiste el compromiso de apoyar al país y a su gente”, subrayó.

El Titular del IPN reconoció que para asegurar la pertinencia institucional se avanza hacia el Congreso Nacional Politécnico (CNP), que es un espacio democrático, incluyente y deliberativo para dar voz a las propuestas de cambio para la toma de decisiones informadas, analíticas y centradas en el bienestar de la comunidad politécnica.

“El IPN detonará su transformación desde el CNP, pero debe quedarnos muy claro que el objetivo no será promover la autonomía, ni la privatización, ni la desaparición de las vocacionales”, aseguró.

Respecta a la entrega de esta Presea, Rodríguez Casas mencionó que los galardonados destacan por sus cualidades individuales y sociales, y representan dignamente al estudiante politécnico, un agente de cambio que profesa un profundo amor al conocimiento y que trabaja diariamente para alcanzar la excelencia; un líder capaz de inspirar la suma de esfuerzos a favor de la comunidad; un mexicano comprometido con su Patria; una persona forjada en la solidaridad con quienes más nos necesitan; un individuo dispuesto a superar adversidades, asumir riesgos y actuar con valentía.

“Decía el Ingeniero Bernardo Quintana Arrioja que no se puede progresar y ser positivo si no se toma aquel camino que represente las mayores responsabilidades”, agregó.

En la trigésimo primera edición de esta Presea se otorgó también una mención especial y siete menciones honoríficas por su trayectoria a estudiantes politécnicos.

“Quiero agradecer el esfuerzo de la familia del Ingeniero Bernardo Quintana Arrioja por preservar, durante 31 años ya, la tradición de esta convocatoria. Seguro estoy que, para ustedes, esta presea no sólo significa honrar la memoria de Don Bernardo, es un acto de amor por México y su juventud”, expresó Rodríguez Casas.