Pemex Dejará Producción de Gasolina Premium

Por Jose Luna

Argonmexico / Toda la gasolina Premium que consuman los mexicanos desde agosto de este año podría ser de importación.

Petróleos Mexicanos (Pemex) prevé dejar de producir gasolina Premium en 2020, por lo que no ganará 68 mil 104 millones de pesos.

A partir de agosto de este año, de acuerdo con las previsiones de la petrolera, ninguna de las refinerías que opera -Madero, Cadereyta, Minatitlán, Salamanca y Salina Cruz- estaría en condiciones de aportar un sólo litro del combustible empleado por autos de modelo reciente, aun cuando prevé una demanda de 107 mil barriles diarios en todo el año.

Esto significa que toda la gasolina Premium que consuman los mexicanos desde ese mes será de importación, ante la incapacidad del Sistema Nacional de Refinación para ofertarlo, de acuerdo con las previsiones del Programa Operativo Anual de Pemex (POA) 2020.

Los registros de la AMIA, Inegi, Pemex y la Subsecretaría de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía (Sener) datan que más de 5 millones de unidades vehiculares usan este tipo de combustible en el país.

Para subsanar la falta de producción de este combustible, Pemex Transformación Industrial (TRI) contempla como parte de su cartera de negocios importar 103 mil barriles diarios de Premium tipo Ultra Bajo Contenido de Azufre (UBA) a precio promedio anual de 88.29 dólares por barril y tres mil barriles más de Premium con más azufre a un precio de 83.32 dólares.

El desembolso en dólares por estas compras externas se estima en tres mil 420.2 millones de dólares. En pesos son 68 mil 104.6 millones.

La empresa pronostica que el valor de este mercado en 2020 sube a 72 mil 758.4 millones de pesos por ventas internas, pero 93.6 centavos de cada peso que reciba servirán para pagar las importaciones.

El uso de la gasolina Premium para modelos recientes es sugerido en los manuales del propietario que ofrecen las agencias cuando un automóvil es vendido.

Ese es uno de los elementos a considerar cuando se realiza la carga para los vehículos, puesto que este tipo de combustible requiere un proceso más complejo que permite disponer de una gasolina con mejor tratamiento químico, menor cantidad de azufre y agrega aditivos que alargan el ciclo de vida del motor, por eso su precio de venta es más alto en relación con la gasolina tipo Magna.