Presupuesto a Modo en Quintana Roo

De Sol Quintana Roo

*Autorizado por el Congreso Local en 2017, por los 25 Diputados *Ningún Legislador Abre la Boca Sobre el Caso; más, sí Disfrutan del Botín *Exhibe Grupo Sol Documentos de Cómo se Creó el Gobierno Alterno Desde el Poder Legislativo

Argonmexico / CHETUMAL, Q. Roo.- Pagando favores, comprando votos para obtener mayoría, sobornando y amenazando a quienes dizque representan a los quintanarroenses en el Poder Legislativo, Eduardo Lorenzo Martínez Arcila y su socio político y económico, Emiliano Ramos Hernández, han desfalcado por completo las arcas del Congreso de Quintana Roo.

Desde que asumió su trono como presidente de la Gran Comisión de la XV Legislatura del Congreso local, Martínez Arcila preparó un presupuesto a modo; es decir, que sólo lo beneficie a él y a un grupo selecto de colaboradores.

Durante 2017, el presidente del Congreso del Estado se gastó nada más y nada menos que 281 millones de pesos que fueron destinados para gastos personales tal y consta en el documento exhibido por la página web de Sol Quintana Roo.

El dinero adjudicado y autorizado por los 25 diputados, quienes también se beneficiaron con sus tandas mensuales, más dieta, más gasolina, más boletos de avión, viáticos y viajes a diversos puntos del país y la Ciudad de México, supuestamente gastó en remuneraciones para personal de carácter transitorio, adicionales y especiales, seguridad social, otras prestaciones sociales y económicas, previsiones y pago de estímulos a servidores públicos.

Es decir, de más de 50 por ciento del presupuesto anual del Congreso del Estado se lo gastaron los propios diputados, quienes en ningún momento han aclarado el destino de ese presupuesto y sólo se limitan a maquillar y cuadrar cuentas para presentarlas.

Sin embargo, dichos personajes están a días de dejar su cargo e ir por otros puestos políticos y lugares, desde donde puedan asaltar en despoblado. En el documento que presenta Sol Quintana Roo, se demuestra cómo el presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado, Eduardo Lorenzo Martínez Arcila, manipuló y maquilló en su favor el presupuesto 2017 del Poder Legislativo.

El legislador local ha demostrado ser un trepador y aprovechado de las circunstancias; un malagradecido con quiénes hasta el momento lo han hecho rico y lo hicieron saltar a la fama política.

Como empleado de Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, respectivamente en sus sexenios, jugó un papel importante junto con Emiliano Ramos Hernández, para convencer a gente de su partido y ponerlos al servicio de los exmandatarios. Luz María Beristáin Navarrete fue una de ellas, quien por años cobró fuerte suma de dinero de manos de ambos exgobernadores con tal de ponerles el dedo a sus compañeros de partido.

Hoy sus pagos y beneficios están a flor de piel. Su hermana diputada y su hermano regidor. Beneficio completo para la familia. Sin embargo, Martínez Arcila no dudó en cambiar de aires y de soplón se enquistó en el gobierno del cambio, al que tampoco respetó y traicionó al crear un gobierno alterno desde el Congreso y hasta encarar atreverse a decir que, sin él, el gobierno del cambio no existiría ni funcionaría.

Su deslealtad y ambición lo están haciendo caer en tentación y no está midiendo las consecuencias. Su voracidad en el Congreso, de lograr algún hueso, lo podría llevar directo a la cárcel en un futuro no muy lejano.

Porque a Eduardo Martínez Arcilla y Emiliano Ramos Hernández se les olvida que la traición se paga con traición en política, y ellos, compraron conciencias, pero sólo para su trienio y sus enemigos políticos los tiene en casa. A esos que ha exhibido, como el caso del diputado bailador de cantinas, en fin.