Política Industrial

*Para AMLO, Cero Privatización del Agua
Por B. Manuel Villagómez R.

Argonmexico /  GUADALAJARA, Jal.- En el Proyecto de Nación 2014-2028 viene una referencia acerca de la privatización del agua en donde con claridad meridiana,  se nos comenta este cambio. El senador Martín Batres, el 6 de septiembre pasado presentó una iniciativa para prohibir la privatización del agua, declaró de manera muy firme que no se va a continuar con el esquema de la privatización; esta declaración va en sintonía con las propuestas de campaña de Andrés Manuel López Obrador. El PRIANATO tenía programado que se aprobara la Nueva Ley General de Aguas y está unido en este tema el Consejo Consultivo del Agua que integran 30 personas, entre ellas Carlos Slim y los empresarios que buscan la privatización del agua. Con las declaraciones de Andrés Manuel referentes al tema del agua y las del Senador Martín Batres se confirma que no se va a privatizar el agua. Esta declaración del Senador tiene mucho qué ver porque en la Cámara de Diputados quedó pendiente de aprobarse la Ley General del Aguas que entregó Peña Nieto y en la que queda muy claro que va por la privatización del agua, ley que presentaron primero David Korenfeld y después le dio seguimiento el Diputado Ignacio Pichardo, todos ellos estaban influenciados por el jefe del poder ejecutivo federal. La declaración del Senador Martín Batres es bien vista aquí en Jalisco porque existe el proyecto de la Presa El Zapotillo y se tiene un contrato para que la empresa española Abengoa le venda el agua del río Verde a León, Gto. y a Los Altos de Jalisco durante 25 años, proyectos que en Jalisco despertaron muchas protestas desde el año 2000 a la fecha. Ahora, el gobierno federal tendrá que revisar también los contratos que se firmaron con el Banco Interamericano de Desarrollo, contratos que son criminales por lo que expresan a favor de la privatización del agua. En una de las visitas de Andrés Manuel a Jalisco, que se dio un día después de que Peña Nieto publicara la cancelación de los 10 decretos que amparaban las vedas hidrológicas, Andrés Manuel de inmediato declaró ante nosotros que esos decretos se iban a derogar y nos complace escuchar la no privatización del agua porque además, Peña Nieto estaba pensando más en cómo apoyar a la empresas que ya están extrayendo gas con el sistema fracking, sistema que requiere de muchísima agua, causando la pérdida de millones de metros cúbicos que se usan para romper las piedras que están a 5 mil metros de profundidad para sacar gas y petróleo. En Jalisco, se está haciendo un gran esfuerzo por parte de la sociedad civil organizada para que no se envíe agua del río Verde a León, con un acueducto que está suspendido por las acciones legales de los ganaderos y agricultores de Los Altos de Jalisco quienes han interpuesto amparos para que no se construya, ni la Presa, ni el acueducto para León. Es oportuno comentar que las concesiones que se les han dado a las industrias cervecera y refresquera, también se deben de auditar en virtud de que nadie se ajusta a extraer lo que les concesionan, ya que hay empresas que triplican lo autorizado, lo que afecta a los mantos freáticos del área metropolitana de Guadalajara. Claro que Jalisco no es el único estado que tiene este problema y, aquí con respeto, pongo a su disposición el libro “Falacias en el proyecto de abasto de agua, para Guadalajara”, también esta situación se da en el norte del país así como en la CDMX. Muchas personas con grados académicos que los acreditan como doctores, maestros, especialistas y técnicos de Jalisco, han demostrado su gran interés porque se resuelva el problema de abasto de agua para Guadalajara y después de 36 años de oposición, vemos una luz en el camino para que la CNA y la cabeza de sector SEMARNAT del nuevo gobierno, apoyen al ejecutivo federal para que se cumpla la atinada declaración del Senador Martín Batres.