Alistan Guillotina para Alcaldes de Hidalgo, Guerrero… ¿Y los Demás?

logo-politicaalmargen*Promesa de No Volverlo a Decir y un Curso, ¿Libran a Diputado Bocón?

argonmexico.com / ¡Por los caminos del Sur…! Apenas hace dos semanas se dio a conocer que la Procuraduría de Justicia de Hidalgo andaba tras 54 de los 84 exalcaldes de la entidad, porque no habían comprobado cerca de 350 millones de pesos del gasto ejercido en 2008; y este miércoles se revela algo similar en el estado de Guerrero, donde 25 de los 81 ediles cometieron omisiones, irregularidades o errores en las comprobaciones de los recursos que les entregó el gobierno estatal el 2009, por lo que enfrentarán un juicio político. Lo más grave del caso es que en ambos estados de la República, como ha de suceder en la mayoría, el ciudadano común no tiene ni para dónde hacerse este año eminentemente electoral, ya que esos expresidentes municipales lo mismo accedieron al poder cobijados por las siglas del PRI, que del PAN, del sol azteca, el PT o el Verde Ecologista.
La información difundida por la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo reveló sin empacho que de los 54 exalcaldes, 24 son de extracción priísta, 15 del PRD, 12 de Acción Nacional, dos del Partido del Trabajo y uno más del PVEM.
Además, entre ellos hay quienes andan a salto de mata para evadir la acción de la justicia ante las denuncias penales iniciadas. Tal es el caso del expresidente municipal de San Agustín Metzquititlan, José María Ordaz Pérez, quien es acusado de desacato y falsificación de documentos, debido a que: hurtó todo tipo de documentación del ayuntamiento para impedir la fiscalización de la Auditoria Superior del Estado de Hidalgo (ASEH).
El auditor hidalguense José Luis Lima Morales expuso que en el resto de los ayuntamientos se tiene un faltante de 350 millones de pesos. Los montos más altos se detectaron en los municipios: Huejutla, 67 millones de pesos; Tlanchinol, 26 millones; Epazoyucan, 21 millones; Cuautepec, 19 millones; y Tecozautla, otro tanto igual.
Con montos menores, pero sin mayores explicaciones del destino del dinero público aparecen las alcaldías: Tizayuca y Acatlán, ocho millones; Zapotlan, siete; San Bartola, cinco; así como Progreso, Singuilucan y  Picaflores, un millón de pesos cada una.
Y si usted creía que hasta ahí llega el lodazal de la corrupción pública en Hidalgo, ¡No! Ni lo piense. Resulta que la propia ASEH tiene guardados sendos e interesantes archivos de documentos sin comprobar de los tres poderes del estado:
–La administración de Miguel Osorio Chong no ha podido comprobar el 1.5 por ciento de los recursos fiscales que manejó el 2008; al poder judicial, le falta aclarar qué hizo ese año con uno de los millones de pesos que le dieron para su operación; y el legislativo necesita dar a conocer a dónde fueron a parar cuatro de los millones del erario estatal. Como dice Joaquín López-Dóriga: el poder los hace iguales…
Y, vámonos para Guerrero… De acuerdo al presidente de la Comisión de Presupuesto del Congreso local, Carlos Álvarez Reyes, sólo 25 de 81 alcaldes han presentado su cuenta pública ante la Auditoría General del Estado (AGE) pero con irregularidades, omisiones o errores en las comprobaciones de los recursos que les entregó el gobierno estatal.
Sin precisar nombres, reconoce que la mayoría de los munícipes ni siquiera han presentado su informe; o hay quienes lo presentaron, pero con importantes desvíos de recursos; por ello, la AGE exhorta los legisladores a que les apliquen las sanciones correspondientes.
De su parte, el Auditor General del Estado ha sancionado a algunos munícipes, al exigirles la restitución de los daños causados en sus administraciones; mientras que a 11 se les inició una averiguación penal.
Urge realizar trámites menos engorrosos, al tiempo de promover la cultura de la transparencia, de la rendición de cuentas, fomentar capacitación a los encargados del manejo de las haciendas; y así como el endurecer las penas para quienes aún capacitados, incurran en ese tipo de acciones.

¿Borrón y cuenta nueva?… Todo parece indicar que al bocón diputado federal que responde al triste nombre de Ariel Gómez León, ya le perdonaron su grave actitud xenofóbica mostrada cuando “al aire”, en una estación de radio, se refirió a los hermanos haitianos como negros abusivos insaciables… y más del léxico kukluxklanesco.
Nada menos este miércoles, el indigno aún ocupante de una curul en San Lázaro, acudió ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Cenapred) para firmar el “convenio de conciliación”, derivado de la reclamación de oficio que se abrió por sus declaraciones en contra de la comunidad haitiana.
Mediante dicho convenio, “El Chunko” se compromete a “fortalecer”, a través del discurso y de sus tareas como legislador “el respeto a la dignidad de las personas”, y a promover la transversalidad de la igualdad y la no discriminación; así como el asistir el próximo lunes 22 de marzo a un curso de “sensibilización”.
Y como así lo dio a conocer el Cenapred mediante un comunicado oficial, es de suponer que como en la iglesia, el susodicho diputado pecador sólo cumplirá con esa simple “penitencia” y a retornar a lo suyo, aunque la administración de la Cámara de Diputados deberá pensarlo dos veces antes de volver a intentar aplicarle algún descuento a la dieta del también locutor.
Ahora, una vez cumplida su “penitencia”, sólo falta ver si Alejandro Encinas también decide readmitir a “El Chunko” en la diputación federal del PRD. Total, puede pensar: p`al santo que es…
Comentarios: jarizmx@argonmexico.com y politicaargon@gmail.com

Deja un comentario