Encabeza Alcon Congreso Latinoamericano sobre Cataratas y Cirugía Refractiva

Por Vanessa de la Vega / Colaboración especial

* Por primera vez, Chile fue anfitrión de este importante evento, que reunió a los más destacados especialistas mundiales en oftalmología.

*Alcon, presentó su oferta de valor con tecnología de punta para tratar este tipo de enfermedades.

Argonmexico / SANTIAGO DE CHILE, Chile.- Con especialistas de 21 países de todo el mundo, entre ellos Alemania, Estados Unidos, Canadá, Colombia y Chile, se realizó el X Congreso Internacional del Hemisferio Sur de la Asociación Latinoamericana de Cirujanos de Cataratas y Cirugía Refractiva (ALACCSA) en el Hotel Sheraton Santiago, con el fin de discutir acerca de los grandes avances que ha tenido la cirugía ocular, así como la importancia de la salud visual, y el panorama latinoamericano en esta materia.

En esta cita, se hizo énfasis en la enfermedad de Cataratas que, en América Latina, es una de las principales causas de ceguera. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen cerca de 40 millones de personas en el planeta con ceguera y 230 millones con discapacidad visual moderada a severa. Siendo la catarata una gran causa. El 60% de las personas ciegas o con déficit visual; son mayores de 50 años[1].Sin embargo, llama la atención que la catarata se está extendiendo a pacientes más jóvenes, debido a factores como la diabetes y el tabaquismo, generando mayores probabilidades de padecer cataratas a más temprana edad. Otras causas de cataratas en jóvenes son el trauma ocular y el uso prolongado de corticoides, por ejemplo; y puede asociarse a la aparición temprana de la enfermedad según señala Mauricio López, presidente de la Sociedad Chilena de Oftalmología.[2] [i]

La cirugía es actualmente el único procedimiento efectivo para eliminar las Cataratas, y consiste en extraer el cristalino opaco. Se realiza con ultrasonido, mediante una pequeña incisión de 3 milímetros por encima del ojo. Luego se elimina la Catarata, y por la misma herida se coloca una lente intraocular de acrílico plegable que reemplaza el cristalino opaco. Como la herida es tan pequeña, no requiere puntos de sutura, aunque algunos médicos colocan puntos por seguridad. En Estados Unidos es de las cirugías más comunes y alrededor del 90% de los pacientes ve mejor después de la operación.