Convención Bancaria, Liberalismo Económico Contra el Populismo

Convención Bancaria, Liberalismo Económico Contra el Populismo

Acapulco, Gro.- Hoy por la tarde inicia formalmente la 80 Convención Bancaria con la inauguración del presidente Enrique Peña Nieto, ante la crema y  nata del poder financiero en México, tanto de origen global como el nacional, del proveniente del sector privado y del público.

En esta ocasión serán tres días de convención, cuando regularmente son dos, lo que denota que esta vez sí hubo un gran entusiasmo en la Asociación de Bancos de México (ABM) por organizar un evento importante de discusión y análisis económico.

Sintomáticamente los factores Trump y López Obrador estimularon a los banqueros para el debate que se inicia desde el lema de la convención: “El dilema global: liberalismo vs populismo”.

Excelente oportunidad para que Peña Nieto, los funcionarios públicos del sector financiero privado y público, y los panelistas Jaime Serra Puche, Carla Hills, Michel Wilson, Larry Summers y Colin Powell, entre otros conferencistas, se pronuncien en favor de la libertad comercial, económica y financiera, frente a los pronunciamientos reguladores y globalifóbicos del actual ocupante de la Casa Blanca y del que encabeza las encuestas para ocupar la próxima Presidencia de México, cada uno desde su óptica política de derecha e izquierda.

Es notable que en esta ocasión la Secretaría de Hacienda y Crédito Público no tomó por asalto a la convención, como lo hacía anteriormente el extitular de la dependencia, Luis Videgaray Caso, que en el exceso de su protagonismo, convirtió a la más reciente convención en un evento social de miel sobre hojuelas en la relación gobierno – banqueros.

Sin embargo, Videgaray se niega a no estar en la convención pues logra que, por primera vez un secretario de Relaciones Exteriores, ofrezca una conferencia en este evento. El tema lo justifica pero, comentan los analistas, la plataforma política debió cederla totalmente a su jefe, el Presidente de la República.
Cambio de estafeta y el berriche de Niño de Rivera

Luis Robles Miaja, presidente de Grupo Financiero BBVA Bancomer, entregará el viernes el mazo que simboliza la presidencia de la ABM, a Marcos Martínez, presidente de Grupo Financiero Santander, quien resultó electo en el primer proceso democrático, con campañas y votos secretos y en igualdad de “valor” sin importar el tamaño de los bancos.

Curiosamente, el resultado de este proceso electoral no satisfizo a todos. No faltó el berrinche de uno los participantes perdedores, Luis Niño de Rivera, presidente de Banco Azteca, quien hace unos días enderezó una campaña de filtraciones entre los columnistas relacionados con la empresa de comunicación madre del banco, para dudar de la capacidad, actualización informativa e incluso de la vigencia directiva de Marcos Martínez, en estos tiempos económicos y políticos complicados que vive el país, tanto en el plano internacional como en el nacional.

En suma, se espera una buena y útil convención, de ideas y propuestas, de autocrítica y reconocimiento de lo no alcanzado, sin privilegiar el lucimiento personal, el protagonismo político y sobre todo que se evite su transformación en un torneo de la adulación.

Génesis y futuro del TLCAN

La convención bancaria reviste por sí sola una gran importancia desde hace ya muchas décadas, pero en esta ocasión en particular, ante los embates de exterior y las amenazas de Estados Unidos de romper con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la convención se centrará justo en el análisis de este tema.

Se debatirá aquí la génesis del acuerdo comercial más grande del mundo y el futuro que le espera, y para ello fueron convocados los artífices del TLCAN y ya confirmaron:

Jaime Serra Puche, ex secretario de Comercio y Fomento Industrial; Carla Hills, ex Representante de Comercio de los Estados Unidos, y Michael Wilson, ex secretario de Comercio de Canadá. Herminio Blanco, quien por aquellos tiempos, previo a la firma del TLCAN era subsecretario de Comercio y un personaje clave en las negociaciones, será moderador del panel.

Participa también Larry Summers, ex secretario del Tesoro de EU y ex director de White House National Economic Council (2009-2010).

Nada tan oportuno y por demás trascendente como el desarrollo de este magno evento en medio de la incertidumbre que ha generado el futuro del TLCAN,  pues el  gobierno de México se apresta a enfrentar la renegociación o la muerte del tratado  comercial con Estados Unidos.

A pesar de que fue un acuerdo tripartita firmado en 1994, las negociaciones se harán por separado, ya que Washington ha externado un trato diferenciado con sus dos socios, en el que nuestro país es el más perjudicado por la hostilidad del nuevo gobierno estadounidense hacia la parte mexicana.

Este trato diferenciado se confirmó en el primer encuentro bilateral que sostuvieron a mediados de febrero el presidente Donald Trump y el primer ministro canadiense, Justin Trudeu.

El presidente estadounidense amenazó con retirar a EU del TLCAN a menos que sean renegociadas algunas partes, con el fin de proteger a los trabajadores estadounidenses e impondrá aranceles a las empresas que cierren sus fábricas en Estados Unidos e importen productos desde México.

La posición mexicana es similar. El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, ha dicho que no aceptará un nuevo pacto comercial con EU y Canadá que no sea ventajoso para todas las partes, de lo contrario México, afirmó, se negará a continuar en el pacto. Ya se verá, por lo pronto la moneda está en aire.

Sigue el Congreso de AMFE en mayo

Luego de la convención bancaria sin lugar a dudas el evento financiero más esperado del año, es el octavo Congreso de Financiamiento Especializado de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE), que preside Enrique Bojórquez, que se realizará en Acapulco el 4 y 5 de mayo próximos.

Las sofomes y empresas financieras que integran a esta asociación son los máximos oferentes de crédito automotriz, agropecuario, pymes, personales e inmobiliarios, después de los bancos de los que, más que competencia, son un complemento en función de su especialización y segmentos y regiones a los que llegan.

Qué mejor oportunidad para dialogar entre autoridades y financieros para lograr una operación que responda puntualmente a las necesidades crediticias del aparato productivo y del consumo de las familias mexicanas. En estos tiempos difíciles se debe sumar, no restar.

Share this post