Mensaje de Miguel Ángel Osorio Chong

Argonmexico / Gracias por la invitación al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y presidente de la CONAGO.

Saludar al presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

A los gobernadores presentes.

Saludar a los representantes de las entidades de nuestro país.

Saludar a los periodistas que hoy nos acompañan. Sé que hay un número importante de periodistas invitados y, por supuesto, interesados en el tema. Un saludo con respeto y afecto.

Y también, por supuesto, a los representantes de los medios de comunicación, a quienes nos ven por Periscope, por Facebook Live.

A todas y a todos, muy buenas tardes.

Tuve la oportunidad en esta invitación de poder estar en la reunión previa y reconozco no solamente los temas abordados, sino la manera en que fueron abordados, con acuerdos claros y determinaciones conjuntas que seguramente ayudarán significativamente en el tema de seguridad en todas sus vertientes.

Escuché cómo, y ahora también lo escuchamos todos, cómo se abordó el tema de modificaciones a la ley para hacer de este nuevo modelo de Justicia Penal un modelo más eficiente.

Tenemos el 18 de junio que se cumple un año desde el inicio de este modelo, pero que hemos encontrado deficiencias, y lo importante es que se pueda mandar este paquete a la Cámara de Diputados, a la Cámara de Senadores, para las modificaciones respectivas, fundamental hacerlo.

Escuché también los acuerdos en el tema de pronunciamiento hacia ya poder tener una Ley de Seguridad Interior, ya tener una ley para el nuevo modelo de seguridad policial, es fundamental.

Las acciones y los temas que se han comprometido en materia de robo de hidrocarburos, es fundamental el que hoy se tomaron acuerdos y que se puedan llevar a cabo hacia adelante.

Y, por supuesto, el tema que fundamentalmente nos convoca, que es el de periodistas y de defensores de derechos humanos.

De verdad les reconozco, señor Jefe de Gobierno, señores gobernadores, a todos, este gran esfuerzo, esta responsabilidad con que están asumiendo este tema, del llamado que hizo el señor Presidente Enrique Peña Nieto apenas un par de semanas, hay una respuesta inmediata de los gobiernos locales que debemos de reconocer, como un compromiso en el que todos tenemos algo que hacer, debe de haber ante este tema una respuesta de Estado y así se está asumiendo.

Porque la libertad de prensa, al igual que la libertad de expresión, es una conquista irrenunciable de las sociedades democráticas.

Una conquista que en nuestro país se ha logrado con la participación histórica de muchas generaciones de mexicanas y mexicanos.

Por eso y por todo lo que significa y contribuye al desarrollo nacional, no podemos permitir que haya quien busque limitarla.

Porque el periodismo libre no solo es un derecho constitucional, sino también una mirada crítica que da vida y sustento a la democracia y que fortalece la transparencia y la rendición de cuentas.

Se trata de analizar, informar y debatir sin más límite que el respeto a la ley y a los demás.

Porque cada nota, cada reportaje, cada editorial, cada entrevista, contribuyen sin duda a la construcción de una sociedad más crítica y más participativa.

Tal es el caso de nuestro país, donde gracias al quehacer de las y los comunicadores, hoy existe una ciudadanía mejor informada y más interesada en los asuntos públicos.

Por eso no podemos permitir actos que les impidan realizar su trabajo, ni mucho menos que lastimen su integridad.

Y por eso, la violencia que la delincuencia ha ejercido contra ellos, indigna no solo al gremio periodístico, sino a la sociedad en su conjunto.

Se trata de una situación inadmisible que ha generado un legítimo reclamo de no impunidad y no repetición de hechos. Por eso estamos hoy aquí.

Porque es una obligación del Estado garantizar que las y los periodistas puedan realizar su labor con seguridad.

De ahí la importancia de que definamos claramente las acciones entre las entidades y la federación, a partir de la hoja de ruta que planteó el Presidente de la República hace un par de semanas.

Se trata de contar con instituciones más efectivas para perseguir, sancionar y sobre todo, para prevenir las agresiones contra periodistas, partiendo de una colaboración más estrecha entre órdenes de gobierno con base en esquemas y protocolos precisos.

En ese sentido, estamos trabajando para capacitar al personal que conformará las Unidades Estatales de Protección. Así se ha acordado, de tal manera que el 26 de junio llevaremos a cabo una capacitación nacional en las instalaciones de la Policía Federal en el estado de San Luis Potosí.

Para que actúen siguiendo estándares internacionales en aspectos como el diseño de mapas de riesgo, la protección a las fuentes de información y la sensibilización a las corporaciones de seguridad.

También, y por eso no es casualidad, que este evento se realice en este Centro. Se está sumando al personal de los C4 y C5, para lograr una respuesta más inmediata y efectiva ante emergencias o situaciones de agresión.

Esta tarea va acompañada por el reforzamiento de los métodos de coordinación con el mecanismo de atención federal, en rubros como la atención y la reacción ante llamadas de auxilio, la operación de cámaras de seguridad localizadas en puntos estratégicos y las medidas de seguimiento a casos de agresión.

De igual manera se están desarrollando ya sistemas de alerta temprana y planes de contingencia.

Son dos herramientas preventivas para detectar, atender y reducir riesgos de manera oportuna, así como para implementar políticas públicas que contribuyan a erradicar las causas de fondo que los generan.

Partiendo de diagnósticos precisos en los que se incluyan los conflictos existenciales, las dinámicas de violencia local, los grupos o sectores que propician el riesgo, así como las fortalezas de los sistemas institucionales para garantizar la seguridad.

Todo ello nos permitirá emitir tanto las alertas tempranas, como los planes de contingencia con acciones específicas de acuerdo a los retos de cada contexto.

Lo anterior debe de ir acompañado por algo muy importante: la revaloración pública y social de la labor que realizan las y los defensores y periodistas, como lo ha comentado el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y como lo he escuchado de todos los gobernadores y el Jefe de Gobierno, a quienes desde aquí, expreso el mayor reconocimiento del Gobierno de la República, por la vocación y el compromiso con el que cumplen su trabajo, incluso ante las situaciones más adversas.

Sin lugar a dudas, aquilatar la importancia de su quehacer es afianzar la libertad de expresión como un derecho fundamental de todas y todos los mexicanos.

El objetivo de las acciones que aquí se están planteando, es contar en cada entidad del país con instancias especializadas, sensibles y capacitadas, que escuchen a las víctimas y les brinden una atención digna, pronta y efectiva.

Que generen confianza en la ciudadanía y en el gremio periodístico, para que los delitos sean denunciados y castigados y, sobre todo, para actuar antes de que suceda.

Al mismo tiempo, se trata de establecer mecanismos más sólidos para que policías, ministerios públicos, peritos y todas las instancias se coordinen de mejor manera en la investigación y atención de cada caso.

Esta suma de esfuerzos es la mejor manera de dar resultados. Ejemplo de ello son las detenciones que gracias al trabajo conjunto se realizaron hace tres días en Baja California Sur, y me consta el trabajo en las otras investigaciones en los otros estados donde se han presentado estos eventos.

A la par y tal como lo instruyó el Presidente Enrique Peña Nieto, se seguirá fortaleciendo el Mecanismo Federal de Protección y la Fiscalía Especializada, tanto en su estructura como en su presupuesto y personal. Reitero, habrá recurso suficiente en el Mecanismo, esto es algo que platicamos hace un momento también con el Jefe de Gobierno, los gobernadores.

Y también se ha dicho aquí, se ha expresado, el compromiso de pedir a la Cámara de Diputados para que en el próximo Presupuesto se pueda establecer un recurso especial para este tema que hoy estamos aquí dialogando.

La problemática que enfrentamos es compleja, y se deriva de múltiples factores como la acción de la delincuencia y, en ciertos casos, la debilidad o infiltración de algunas autoridades.

Por eso debemos ir más allá y debemos hacerlo en corresponsabilidad, a través de espacios como éste, en el que los estados y la federación podamos definir y materializar una agenda y una ruta compartida.

Porque los retos de México se resuelven con respuestas de Estado, no con esfuerzos aislados.

El avance de la democracia requiere de un periodismo libre, de una prensa que pueda hablar, publicar y criticar sin cortapisas.

Que tenga siempre las garantías que requiere y nunca esté sujeta a limitantes al margen de la ley y, sobre todo, que pueda realizar su trabajo en un entorno de seguridad y dignidad.

Ese es el objetivo por el que seguiremos trabajando, porque si la prensa calla, la democracia retrocede. Y porque no es el silencio, sino la palabra libre lo que fortalece a México.

Muchas gracias por su atención.