Mensaje de Esteban Moctezuma Barragán, Próximo Secretario de Educación Pública

Por José Luna

*Mensaje durante la inauguración del foro “Educación Obligatoria: necesidades de cambio”, en el Palacio Legislativo de San Lázaro

Argonmexico / Muchísimas gracias diputada Piña Bernal, por esta invitación y por esta introducción.

Me da muchísimo gusto saludar a todas y todos ustedes, gracias por acompañarnos en esta inauguración de estos importantes foros que, junto con Juan Pablo Arrollo, organiza la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

Agradecemos también la presencia de la maestra Silvia Jurado de la Secretaría de Educación de la Ciudad de México, que tiene un trabajo muy importante para todos nosotros.

En México estamos viviendo una nueva y muy importante realidad política, que es el resultado de la voluntad popular expresada democráticamente en la última jornada electoral.

En correspondencia y apego a esa clarísima manifestación ciudadana que por sus dimensiones podemos ya calificarla de histórica, es grato presenciar que las diversas fuerzas políticas y sociales del país están abocadas a la materialización de ese mandato popular en acciones concretas de transformación.

Es destacable este ejercicio de diálogo y expresión plural que la Cámara de Diputados, a través de la Comisión de Educación, que atinadamente preside mi amiga la diputada Adela Piña, desarrolle en el más amplio espíritu democrático.

La participación colectiva de los involucrados e interesados en la educación en México y en todos los temas de profundidad  que aquí se habrán de tratar, es muestra fiel del ánimo de consenso, de conciliación, de creación y cocreación que impera en esta Legislatura, y en el ánimo de los mexicanos en el inicio de esta Cuarta Transformación.

No podría ser de otra manera, pues en el marco del muy cercano inicio del nuevo gobierno de la República, es de suma importancia contar con el andamiaje jurídico que nos permita avanzar a la velocidad y con el rumbo que las circunstancias demandan.

Desde las instituciones y con apego siempre irrestricto a la ley, pero también siempre en beneficio del interés nacional, es impostergable iniciar la transformación nacional; por eso, hemos invitado a construir un gran Acuerdo por la Educación con equidad y calidad.

Y al hablar de acuerdo, hago énfasis en que buscamos la suma de todos las partes, la suma de todos los actores, la suma de todos los involucrados en la educación y, por ello, iniciamos una amplísima consulta a nivel nacional que fundamentalmente nos ayudó a escuchar a las maestras y maestros de México, a escuchar a la sociedad civil organizada, a escuchar a alumnos, a niñas, niños y jóvenes, a escuchar a padres de familia, porque es la mejor manera de aprender y de nutrirse antes de iniciar la tomar decisiones.

La labor de consulta que aquí las cámaras legislativas han iniciado, tiene también ese propósito, desde el primer momento de su integración y, de ahí, su inmenso valor.

Es muy importante que en este foro prevalezca una premisa, la del interés superior de millones de niñas, niños y jóvenes estudiantes que buscan de todos nosotros una mejor educación, ese es y debe ser siempre nuestro foco, si todo lo hacemos alrededor de ellos, no nos vamos a equivocar.

El objetivo primario es la formación integral de nuestra niñez y juventud, a través de un nuevo modelo educativo que garantice, promueva y aplique, en primer lugar, la equidad;  vamos a iniciar una gran tarea y una gran cruzada de trabajo para darle la mejor educación a la población más vulnerable, a la población marginada, a la población más pobre que hoy recibe la educación más pobre.

Tenemos que tener presente siempre el criterio de equidad si queremos mejorar la educación pública en México. Y, asimismo, tener la mayor calidad que queremos en la impartición de la educación en nuestro país, nuestras niñas, nuestros niños, nuestros jóvenes no merecen menos.

Por ello, permítanme exhortarles para que ese sea el eje estructurador sobre el que cada idea, propuesta y proyecto que aquí se discuta se guíe e inspire; así  ha sido en los foros que en cada estado de la República, a todo lo largo y ancho del país –como mencionó aquí el doctor Arroyo- se han realizado y en este caso, seguramente, no será la excepción.

Quiero decirles que en estos foros, fundamentalmente las maestras y los maestros de México mostraron tres cosas fundamentales: en primer lugar, su gran conocimiento sobre el tema educativo; en segundo lugar, su enorme experiencia a través del trabajo diario y cotidiano y, tercer lugar y muy importante, su vocación y su corazón puesto en el trabajo que están realizando.

Por ello, como prioridad, vamos a  revalorar la función magisterial. México cuenta con una planta magisterial de lujo, México cuenta con grandes maestras y maestros; tenemos una enorme riqueza en nuestro magisterio, y quien ha tratado de hacernos creer lo contrario está equivocado, porque en ellos tenemos las columnas que van a sustentar este Acuerdo Educativo Nacional.

En paralelo, y como un compromiso de reivindicación, debemos reconocer que los problemas laborales que surgieron con motivo de la Reforma Educativa de 2013, requieren ser atendidos y solucionados a la brevedad, y sin condicionamientos que vulneren los derechos y la dignidad del magisterio.

Veo con informado optimismo el futuro desempeño de los actores educativos de todo el país que siempre ha tenido como fin último, el bienestar de nuestra niñez y nuestra juventud mexicanas.

La contribución que el Poder Legislativo está realizando a favor de este nuevo Acuerdo Nacional para la Educación con equidad y calidad, nos anima y nos llena de orgullo. Bienvenido el diálogo y la pluralidad de opiniones.

Un nuevo gobierno está por iniciar y con él, una nueva etapa de esperanza nacional; ese nuevo gobierno necesita de todas y todos los mexicanos.

Enhorabuena por estos foros. Me da muchísimo gusto poder inaugurar este foro, en espera de que aquí, salgamos más fortalecidos y unidos en el propósito que nos une: un mejor modelo de educación pública con equidad y calidad para el pueblo de México.

Muchísimas gracias.