TP-01, Lotería Nacional; Horas y Horas, en Boca de Todos

*CFE y 10 mil Vehículos, Vaya Licitación

Argonmexico / La rifa del TP-01… Durante la mañanera del viernes último, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció respecto al avión presidencial, junto con otras cuatro opciones, que la nave adquirida en el gobierno de Felipe Calderón podría ser rifada a través de la Lotería Nacional. Y se levantó una oleada de críticas y comentarios, con memes y todo, hasta declaraciones formales de opositores.

El problema estriba en que muchos de quienes opinan en torno a las declaraciones cotidianas del Primer Mandatario, nos sólo no acudieron o vieron la rueda de prensa, muchas ni siquiera leyeron o revisaron la versión estenográfica oficial y se van con la finta de lo que escuchan o alguien les dice.

López Obrador declaró esa mañana en el Salón Tesorería sobre el estridente asunto: Estamos hablando de opciones, o sea, yo estoy transmitiendo información, la gente va a decidir qué es lo mejor o qué resulta. Claro que si hoy, si el comprador que da 125 dice, ‘Bueno, doy los 130 (millones de dólares)’, vámonos.

Y prosiguió al señalar: O si respondiera el gobierno de Estados Unidos respecto a cambiarlo por medicamentos… o sea, es lo que tengamos más pronto como opción.

“En el caso de la lotería serían seis millones de números, de cachitos, para que se entienda, 500 pesos, son tres mil millones; el avión, si son 130 millones de dólares estamos hablando de dos mil 500, pero se le daría al que ganara el avión ya incluido un servicio de operación de dos años o de un año”.

El primer egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en asumir la Presidencia de la República, pidió el apoyo de los empresarios “en caso de que se tuviera que rifar el avión, para vender los cachitos de la lotería, a través de los trabajadores y otra gente que desee participar.

Incluso aclaró que, de realizarse, la rifa tendría algunas condiciones, por ejemplo, el avión no se podría malbaratar. “Tendríamos que definir nada más algunas reglas como condición, porque aun cuando alguien se saque el avión, sería muy lamentable que lo malbaratara.

«Como norma, le tendríamos que poner que, si lo vende, que cuando menos sea a precio de avalúo, por él mismo, pues, pero es que estamos hablando de un avión; si lo va a rentar, tiene que tener una empresa que se lo administre. Ciertas cosas que tendrían que resolverse”. Y las reacciones surgieron de forma inmediata.

Las redes sociales y los medios que operan en la Internet prácticamente inundaron toda vía de comunicación. Al mismo tiempo, se armaban programas, foros y mesas de debate para analizar la viabilidad o no de tal propuesta. Unos y otros se preguntaban: rifar el avión presidencial.

No faltaron tampoco quienes además sacaron sus cualidades matemáticas y hasta anticiparon que, si de los 30 millones de votos que llevaron a López Obrador a Palacio Nacional, 20 de cada 100 sufragantes compraba un “cachito”, la singular rifa estaba asegurada.

Casi 40 horas después, aparecieron también quienes hasta dudaron de la veracidad de la propuesta presidencial, y empezaron a especular si detrás de todo se intentaba ocultar algún otro asunto de interés nacional… o internacional. Por ejemplo, lo que sucede a Donald Trump en Estados Unidos con el avance del Impeachment (proceso de su destitución) en el Senado norteamericano. Pero es claro, ese tema inquieta poco o nada a los mexicanos.

Como sea, muchos de los seguidores del Presidente de México, ya se organizan para hacer una “vaquita” (juntar dinero en forma familiar o grupal), para comprar el entero y las dos, tres o cuatro series en que se venda. De concretarse la rifa desde ahora deseamos suerte a los compradores porque, no cualquiera se saca un avión en una Lotería. Y hasta recordé al cronista urbano Chava Flores: Si yo te bajara el sol, quemadota que te dabas…

Mostrará de qué está hecha la 4-T… La licitación pública para asignar el contrato de arrendamiento de 10 mil unidades utilitarias para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), se encuentra en su fase final que concluirá este lunes, y se afirma que aún no existe una decisión al respecto. Así es, luego que el jueves pasado se abrieron las ofertas técnicas y económicas para diversos lotes con gran variedad de vehículos, no hay nada para nadie.

Y mientras quienes participaron en la licitación CFE-0001-CASAT-0023-2019, se frotan las manos en espera de haber conquistado la cima de ese proceso, tendrán que tomar té de tila ya que el fallo concluyente será dado a conocer el lunes 20 de enero.

Lo que pareciera un mero trámite gubernamental tiene un significado especial, ya que representa una gran oportunidad, para que la gestión de Manuel Bartlett Díaz en la CFE brinde una señal de absoluta transparencia y certidumbre en una competencia cerrada entre varias empresas del dinámico mercado de arrendamiento puro y arrendamiento financiero.

La certeza que se transmita con el desenlace de este procedimiento, cuyo valor supera los 4 mil millones de pesos será fundamental para demostrar que no solo en la CFE, sino en general en el gobierno de la Cuarta Transformación, se están haciendo las cosas en forma diferente y de buena manera en materia de contratos y adquisiciones públicas.

Además, la legalidad y claridad del resultado ayudarán al desarrollo sano de un mercado de gran importancia económica en materia de financiamiento para equipamiento, ante lo cerrado de los presupuestos para la adquisición directa de activo fijo. Con el debido cuidado del proceso, Las cuentas claras y el chocolate, es pesos

[email protected] y [email protected]