Propone Raymundo García Gutiérrez Fortalecer Transporte Público con Base en IEPS

Por Daniel Gómez Trejo

Argonmexico / A fin de fortalecer el transporte público y mitigar los daños a salud, medio ambiente y finanzas públicas derivados del uso del transporte particular de combustión interna, el diputado perredista Raymundo García Gutiérrez propuso reformar las leyes de Coordinación Fiscal y del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (Ley del IEPS).

Específicamente con esta reforma propone crear el Fondo para la Innovación de los Sistemas de Transporte Público con la recaudación proveniente del cobro del IEPS a los poseedores de automotores a base de combustibles fósiles.

“Estos impuestos deben servir para la transformación de sistemas de transporte público, además de que su actual estructura debe cambiar para hacerlo más transparente y dirigido por objetivos claros como el que se propone”, apuntó.

García Gutiérrez agregó que esta reforma tendría un esquema de distribución que se apegaría a un modelo de coordinación fiscal y transparencia en el marco del federalismo mexicano.

Argumentó que es necesario un cambio de paradigma en materia de transporte con base en la innovación y las experiencias internacionales, pues claramente es el transporte público el que moviliza a la mayoría de la población mientras el aumento de vehículos particulares a base de combustibles fósiles ya no es distinción de progreso, sino de daños a la economía, el ambiente y la sociedad.

El parlamentario perredista citó investigaciones del Foro de Transporte Sostenible para América Latina, el cual concluye que efectivamente se requiere un cambio de paradigma en el que se privilegie la accesibilidad antes que la movilidad, se enfoque en modos de transporte más eficientes, y promueva vehículos, combustibles y operaciones de transportes limpios y de baja emisión de contaminantes.

Este cambio puede resumirse –puntualizó- en tres tipos de acciones: evitar viajes motorizados largos e innecesarios, cambiar la tendencia de crecimiento de los viajes en vehículos individuales motorizados, y mejorar la tecnología y la gestión operativa de las actividades de transporte.

Las desigualdades regionales y locales en México suponen la importancia de consolidar la infraestructura de transporte, sobre todo aquélla relacionada con la conectividad terrestre, aérea o marítima.

Agregó que existen experiencias sobre buenas prácticas que ejemplifican la importancia que tiene este cambio de enfoque y la innovación.

Por ejemplo, la Agencia Ambiental Alemana (UBA) y GIZ7 dieron a conocer recientemente casos en China, Indonesia, Brasil, Egipto, India, Taiwán, Kenia y Singapur.

Entre el total de innovaciones destacan soluciones originales a desafíos tales como electrificación del transporte público, integración de los servicios de transporte y garantía de la seguridad en espacios públicos.

“Sus enfoques comprensivos, tecnológicamente avanzados y culturalmente sensibles proporcionan un entendimiento más profundo de las realidades del transporte urbano y las posibilidades para mayor implementación”, apuntó.

Reconoció que si bien en el Fondo Nacional de Infraestructura se tiene previsto el financiamiento de proyectos para transporte público, agregó que su planteamiento va más allá, pues considera necesario un Fondo de Innovación para el transporte público que se financie de la actual política impositiva a los combustibles fósiles.

Su iniciativa prevé reformar el artículo 27 de la Ley del IEPS para agregar que “Serán participables para las entidades Federativas que se Adhieran al Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, hasta el 20% de la recaudación por concepto de IEPS” y que “Constituirán como aportaciones federales hasta el 30%” del mismo aplicado a combustibles fósiles”.

En cuanto a la Ley de Coordinación Fiscal, prevé reformar los artículos 2, 3-A, 25, 53, 54 y 55. Específicamente el 53 prevé cómo se determinaría el presupuesto para el Fondo y cómo se enteraría mensualmente a los estados.