Presupuesto de Inegi, “Apretado, pero Suficiente”

De la Redacción

Argonmexico / Julio Alfonso Santaella Castell, presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), afirmó que el “presupuesto para la institución es apretado, pero suficiente”. Solicitó a los diputados mantener los montos en sus términos de 16 mil 573 millones de pesos.

Los recursos se distribuirán en dos grandes componentes: el programa regular con un monto de 7 mil 711 millones de pesos y, para la ronda censal, 8 mil 862.

Durante la Mesa de Diálogo con Organismos Autónomos, convocada por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, presidida por el diputado Alfonso Ramírez Cuéllar, el funcionario comentó que las medidas de austeridad ya vienen integradas al presupuesto siguiendo el principio de legalidad y vigencia de la norma.

“Tuvimos las reducciones salariales a los mandos superiores, conforme lo mandata la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos”.

Informó que el primer bimestre del año, a partir del 2020, se va a comenzar a dar cifras preliminares del primer semestre del año anterior, en materia de homicidios registrados, debido a la demanda social que hay por tener información oportuna. Haremos un esfuerzo en esa materia, aseveró.

El diputado Daniel Gutiérrez Gutiérrez (Morena) preguntó sobre cuáles son las estrategias y mecanismos que implantará el instituto en el próximo censo electoral del 2020 con el fin de garantizar la confiabilidad de la información; cuáles han sido las principales medidas de austeridad llevadas a cabo durante el presente ejercicio fiscal y el monto de los ahorros alcanzados. Asimismo, qué proyectos fueron censados en el 2019 y si se tiene considerado realizar algún ajuste salarial en la vicepresidencia.

De la misma bancada, José Guadalupe Ambrocio Gachuz dijo que con el objetivo de considerar la toma de decisiones en proyectos económicos es importante saber en qué tiempo tendrán la información que se derive de registros de población y vivienda 2020, y cuándo se publicarán los datos nacionales sobre los censos económicos, agropecuarios o encuestas intercensales.

También de Morena, María Esther Mejía Cruz mencionó que el instituto goza de amplia credibilidad y es un pilar fundamental de las políticas públicas. Agregó que los ajustes presupuestarios que se han realizado desde 2017, obligan a cuestionar qué indicadores se verán afectados y qué impacto se estima para el sector público y privado; qué medidas implantarán para generar ahorros y propiciar la reducción del presupuesto anual en años que no habrá censos.

El diputado Xavier Azuara Zúñiga (PAN) preguntó cuál es el estatus del levantamiento en 2020 de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia, y la Encuesta Nacional de la Población Privada de la Libertad, además de conocer cuáles son las características esenciales del Censo de Población y Vivienda 2020, así como el de Ingresos y Gastos de los Hogares.

El diputado Javier Ariel Hidalgo Ponce (Morena) pidió al funcionario informe por qué no se ha realizado un diagnóstico sobre la obesidad y el sobrepeso, causantes de otras enfermedades, además que se desconocen los datos sobre cuánta actividad física realiza la población, a qué edad y qué género es más propenso.

El diputado Reginaldo Sandoval Flores (PT) destacó que el presupuesto aprobado en el ejercicio 2019 para el Inegi ha sido el más alto en los últimos 10 años con más de 12 mil millones de pesos, mientras que hacia el 2020 el Ejecutivo propone 16 mil 572 millones de pesos, un incremento del 31.9 por ciento; sin embargo, se dijo preocupado de que este instituto no vaya en la dirección de la austeridad republicana.

En su turno, la diputada Ana Lilia Herrera Anzaldo (PRI) mencionó que la autonomía es fundamental en un sistema democrático, contrapeso para el ejercicio de poder y permite proteger los derechos ciudadanos. Es grave que en el PEF del 2019 hayan recortado a los organismos constitucionales autónomos 428 millones de pesos y para el Inegi fue de 500 millones. Es necesario que para el 2020 se respete, al menos, el presupuesto designado para el Censo de Población y Vivienda, porque es una herramienta vital para el ejercicio de los programas. “Medir sirve para que el Estado dirija correctamente su actuar”, apuntó.

Al dar respuesta, el titular del Inegi explicó que el propósito del Censo de Población y Vivienda es el conteo exhaustivo con vocación de universalidad, para conocer sus principales características y distribución. Es el único instrumento estadístico que da el grado de detalle geográfico a nivel de manzana para localidades urbana y rural.

Se realizará durante el mes de marzo, del 2 al 27, y los resultados se entregarán el 4 de noviembre del mismo año.

En comparación con el censo de 2010, que costó 209 pesos por vivienda, la estimación para el conteo 2020 es 193.50 pesos, con una disminución de 15.5 por ciento, y va a ofrecer más información por los cuestionarios básicos y el ampliado.

Se conforma por un cuestionario básico que tiene 38 preguntas con una duración estimada promedio de un hogar mexicano de 12 minutos; además de manera selectiva en algunos lugares se añadirán 65 reactivos para profundizar en temas de salud, discapacidad, educación, migración internacional, ocupación y actividad económica.

El marco jurídico del Inegi establece que el PEF debe contemplar recursos suficientes para el censo multianual que requiere montos en cada uno de los distintos periodos fiscales.

Estas actividades contaron con un presupuesto de 2 mil 813 millones de pesos para la adquisición de uniformes, vehículos, tabletas, computadoras y planeación. Informó que una vez concluido el censo, el 80 por ciento de las tabletas serán donadas a instituciones públicas y a la SEP. Derivado de las licitaciones se generaron ahorros por 465 millones de pesos restituidos a la Secretaría de Hacienda.

Explicó que el incremento es porque en el 2010 se identificaron 36 millones de viviendas y se anticiparon 45 millones para el próximo año, equivalente a un aumento del 27 por ciento, los precios aumentaron 44 por ciento en estos diez años; sin embargo, la plantilla contemplada sube sólo 7 por ciento, de 192 mil a 205 mil, entre diversas actividades que realizarán, 151 mil serán entrevistadores, además personal de apoyo, supervisores y de control operativo.

Este censo será el primero en la historia que se levantará con 186 mil dispositivos de cómputo móvil, que a partir de la próxima semana comenzarán a recibirse. Concluido el proceso se contempla que el 80 por ciento se donen a instituciones públicas y a la Secretaría de Educación Pública. El uso de la tecnología permitirá tener ahorros de alrededor de 900 millones de pesos al dejarse de usar papel y menor número de capturistas, lo que arrojará resultados más oportunos.

En el ejercicio censal, el hecho de que se tenga el cuestionario y su captura a través del dispositivo del cómputo móvil va a permitir tener esquemas de validación electrónica. “Estamos mejorando la calidad de la información respecto al censo 2010”.

El presupuesto permitirá llevar a cabo los programas regulares y toda la ronda censal, en particular el Censo de Población y Vivienda. Continuamos ofreciendo al Estado y a la sociedad información de calidad, pertinente, veraz y oportuna.

Manifestó que el instituto tiene principios y política de calidad para tratar de mejorar continuamente en la información que está observando y dando a conocer.

Indicó que el cotejo de los certificados de defunción es para dar a conocer información sobre las muertes ya registradas y esos datos son importantes en términos de seguridad pública. “Hemos hecho esfuerzos para mejorar la oportunidad de la información dando una lectura preliminar de un subconjunto de investigación que son los homicidios registrados que se anticipan dos meses a las de las defunciones registradas”.

Refirió que la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) tiene dos grupos de personal de campo, entrevistadores, especialistas en nutrición y en análisis clínicos, con el fin de recabar muestras sanguíneas y hacer mediciones antropométricas. Realizar un levantamiento de esta naturaleza requiere un esfuerzo mayúsculo, además de las 205 mil personas que laboran en campo.

A través de los registros administrativos de la Secretaría de Salud se puede indagar estos temas y tenemos convenios con dependencias para avanzar en la materia.