Necesario, que Sector Informal Acceda a Créditos Habitacionales

Por Carlos Manuel Cruz

Argonmexico / El secretario de la Comisión de Vivienda, diputado Alejandro Carvajal Hidalgo (Morena), señaló que deben incluirse nuevas poblaciones objetivo en las próximas políticas públicas de acceso a créditos habitacionales, ya que el empleo formal y los índices de seguridad de trabajadores van a la baja.

 “Debemos dar un viraje, romper paradigmas y crear nuevos modelos que lleguen a la población para abatir el déficit de vivienda, especialmente a nivel municipal”.

Al participar en la Convención Nacional de Vivienda, realizada en el Palacio Legislativo de San Lázaro, consideró que la política en esta materia está focalizada en dos grandes dependencias: Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), y el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste), pero se necesita pensar en todos los actores, incluyendo pequeñas, medianas y grandes empresas, así como en cooperativas y personas dedicadas a la construcción de vivienda.

“Si queremos cambiar la historia en materia habitacional debemos analizar los modelos actuales, los errores, la población objetivo, el entorno laboral y lo económico, lo cual deberá ser atendido en la nueva política de vivienda”, explicó.

Carvajal Hidalgo dijo que se requiere una coordinación de los institutos nacionales encargados del rubro con entidades y municipios, ya que en su mayoría los gobiernos “locales son espectadores y sólo esperan recibir el ansiado subsidio del programa federal de Conavi (Comisión Nacional de Vivienda)”.

“No hemos logrado desarrollar una política habitacional municipalista o a través de los estados, lo que ha incidido en que el déficit de vivienda no se haya podido abatir”.

Además de que las entidades no tienen sus propios institutos de vivienda, los municipios no invierten recursos para este fin. “Son pocos los que cuentan con planeación urbana, políticas habitacionales y fomento de nuevas figuras crediticias”.

Luis Felipe Castro Sánchez, gerente de Coordinación y Planeación de Crédito de Infonavit, señaló que cada vez es más clara la importancia que tienen los municipios en la toma de decisiones en vivienda. “Ahí es donde no le hemos dado al clavo en el sector para trabajar con ellos”.

Precisó que las personas que más ganan no usan su monto máximo de crédito, además que los derechohabientes que obtienen hasta 2.8 UMAs (Unidad de Medida y Actualización) no tienen vivienda o carecen de oferta habitacional.

Dijo que entre los propósitos del instituto está el acercar el financiamiento para personas con bajos salarios, el incremento de los créditos, así como acercarse a trabajadores informales. “Se explora el mercado de población sin acceso a financiamiento”.

Durante su ponencia “Flexibilidad de productos de crédito para atender nuevos mercados de Infonavit”, enfatizó que “hay un nuevo organismo, es una institución muy grande, mover un elefante blanco como éste es darle la vuelta al cubo; no es fácil, es complicado, pero hay disposición de trabajar en algo nuevo para la sociedad”.

Castro Sánchez explicó las herramientas de asesoría, las facilidades de pago, y qué pasa cuando hay cambios constantes de trabajo de un derechohabiente o que su empleo se transfiera a otra entidad; de igual forma, el acceso a créditos para quienes son trabajadores del campo, policías y trabajadores domésticos, lo cual, por el momento, aclaró, “es el tema más débil”.

Steffen Muller, director del Proyecto para México, Centro América y Cuba de la Confederación Alemana de Cooperativas, relató que aunque este modelo no es la única solución, hay que pensar más allá de estas opciones; sin embargo, “son una buena propuesta para este sector”.

Pidió no caer en trampas de malas gestiones dentro de las cooperativas, sino impulsar la formación de nuevas que ayuden y fortalezcan al sector vivienda. “Las dedicadas al ahorro y préstamo no llegan siempre a la gente para la compra, construcción o remodelación de casas”, reconoció.

La directora general de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México, Yadira Medina Gil, destacó la importancia de incentivar el financiamiento a la vivienda, y sugirió que en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se integre una partida, con el objetivo de constituir fondos de garantía que respalden las cooperativas.

Planteó programas de gobierno para asegurar y programas de asistencia técnica para impulsar financiamiento a vivienda. Además, que las cooperativas de nivel 1 y 2, que son las de menor tamaño y volumen de activos, puedan incorporar una línea de crédito a tasa subsidiada y a un plazo aceptable.

Tonatiuh Suárez Meaney, director general del Registro Único de Vivienda (RUV), señaló que es necesario conocer y debatir los problemas de vivienda, pues desde hace dos años, debido al sismo del 2017, hay quienes no tienen casa “y eso requiere planteamientos mayores. Algo está faltando, se pensaba que eran materiales, técnicas o esquemas financieros, pero lo que falta es información”.

Indicó que hay segmentos de vivienda que van decreciendo y otros que crecen; en el sector hay diversos cambios que se conectan con las nuevas necesidades, como el tipo y tamaño de vivienda, tiempos de entrega, modos y formas de financiamiento y trámites. De ahí la importancia de tener información que brinda el RUV para que se produzca vivienda con más solidez.

A su vez, Alonso Camacho Silva, coordinador general de administración de la Conavi, indicó que se requiere la conjunción de esfuerzos del sector privado, la sociedad y el gobierno para abatir el rezago habitacional en los próximos años. Señaló que la Conavi necesita recursos para préstamos de compra de casa, producción, autoproducción y mejoramiento, en plazos de 120, 96 y 60 meses, con pagos semanales.

Dijo que, de acuerdo con datos del Inegi en la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto, en México el rezago habitacional es de 9.2 millones de viviendas, de las cuales 82.7 por ciento, o sea 7.6 millones, se encuentran en el rango de ingresos, en salarios mínimos, de cero a menos de 2.6; es decir la población más pobre. De esas casas, las que requieren acciones de mejoramiento concentran el 60.2 por ciento, por lo que si se atiende esa parte se podría abatir gran parte del faltante.

Propuso dos esquemas de financiamiento para que las poblaciones sin seguridad social y las de ingresos más bajos puedan adquirir casa-habitación. El primero, contempla préstamos a tasa prácticamente cero. “La gente paga siempre que tenga un buen perfilamiento, un buen esquema de pago”; planteó basarlo en el sistema cooperativista. El otro, se denomina “Tandas para la vivienda”, que implica un compromiso de devolución por parte del beneficiario en un esquema de corresponsabilidad.

De la Sociedad Hipotecaria Federal, el director general adjunto de Promoción de Negocios, José David Álvarez Maldonado, se pronunció por diseñar una política de vivienda con enfoque económico y social. Destacó la importancia de atender el crecimiento poblacional, facilitar la adquisición de vivienda para el sector formal y reactivar oferta de inmuebles económicos. Planteó incluir en el PEF una partida para construir 100 mil viviendas anuales.

Alejandro Vargas Barroso, vicepresidente nacional de financiamiento de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda, advirtió que la producción total habitacional en el año actual ha disminuido en 16.7 por ciento, a pesar de las propuestas e iniciativas emprendidas, lo que “es muy grave para el sector”. Señaló que las viviendas de hasta 158 UMAs, la más solicitada en el país, tuvo la caída más dramática de 36.9 por ciento.

Durante su ponencia “Propuesta para alcanzar soluciones habitacionales para sectores de la población desatendidos. Economía Informal”, subrayó que el número de financiamientos también se redujo drásticamente.

“El Infonavit, en términos de colocación de créditos, decreció este año en 19.6 por ciento y el monto financiado es de 12.3 por ciento, mientras que el Fovissste tiene una caída del 14.2 por ciento y un monto de reducción del 16.8 por ciento; sin embargo, la banca comercial ha incrementado su participación”. Por tanto, es necesario ser más eficientes en los fondos públicos, porque los recursos privados están llegando, aunque no a los segmentos de menos ingresos.