Lorena se encuentra a 95 km al suroeste de Punta San Telmo, Michoacán y se desplaza paralelo a las costas del Pacífico Mexicano

Argonmexico / El sistema ocasiona lluvias torrenciales en Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero, vientos fuertes y oleaje elevado en las costas de dichos estados.

Ante el riesgo de deslaves, aumento en los caudales de ríos y arroyos e inundaciones en zonas

bajas, se recomienda a la población atender las indicaciones de Protección Civil.

A las 13:00 horas, tiempo del centro de México, el centro de la tormenta tropical Lorena se

ubicó aproximadamente a 95 kilómetros (km) al suroeste de Punta San Telmo, Michoacán, y a

160 km al sur-sureste de Manzanillo, Colima, con vientos máximos sostenidos de 110

kilómetros por hora (km/h), rachas de 140 km/h y desplazamiento al noroeste a 20 km/h,

paralelo a las costas del Pacífico Mexicano.

En ciclón tropical ocasiona lluvias torrenciales en Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero, e

intensas en Nayarit; vientos fuertes con rachas superiores a 60 km/h y oleaje de 3 a 5 metros

(m) de altura en las costas de Jalisco, Colima y Michoacán, y de 1 a 3 m en el litoral de

Guerrero. Las lluvias estarán acompañadas de descargas eléctricas y posibles granizadas.

Sus vientos se extienden hasta 150 km a partir del centro del sistema.

Se estableció zona de prevención por vientos de huracán desde Punta San Telmo,

Michoacán, hasta Cabo Corrientes, Jalisco, y por vientos de tormenta tropical desde

Zihuatanejo, Guerrero, hasta Punta San Telmo, Michoacán, y de Cabo Corrientes, Jalisco,

hasta Punta Mita, Nayarit.

Se recomienda a la población que se encuentra en las zonas de influencia del sistema y a la

navegación marítima, extremar precauciones y atender las recomendaciones de las

autoridades del Sistema Nacional de Protección Civil, debido al riesgo de deslaves,

deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos o afectaciones en caminos y

tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en sitios

urbanos.

Derivado de lo anterior, es necesario que las personas estén informadas y sepan cómo actuar

antes, durante y después de las lluvias, pues la preparación y la prevención son herramientas

que pueden salvar vidas.