Intervención del Diputado del GPPRD, Raymundo García

Compartir

Por Daniel Gómez trejo

Argonmexico / En noviembre del año pasado se presentó en el Senado de la República la iniciativa para la creación de la ley de Fomento a la Confianza Ciudadana. En el mes de abril, las comisiones unidas de Justicia, Economía y de Estudios Legislativos Segunda del Senado aprobaron el dictamen y la minuta se turnó a la Cámara de Diputados, en donde la Mesa Directiva dio turno a la Comisión de Economía, Comercio y Competitividad.

La ley de Fomento a la Confianza Ciudadana se compone de 17 artículos y tres transitorios y tiene como objetivoestablecer las bases para la instrumentación de acciones y programas para fomentar la confianza ciudadana en la autoridad, otorgando beneficios y facilidades administrativas a las personas físicas y morales.

En otras palabras esta ley busca el desarrollo económico mediante la reducción de trámites administrativos que se prestan a la corrupción, particularmente en el nivel de inspectores y verificadores, que inhiben el desarrollo del comercio y la industria. Para ello propone reducir las inspecciones gubernamentales que se realizan a las empresas, mediante la creación de un padrón de inscripción voluntario de contribuyentes que será gestionado por la Secretaría de Economía.

En el PRD reconocemos que la corrupción es uno de los principales problemas que enfrenta nuestro país, mal que de acuerdo al Foro Económico Mundial es el mayor inhibidor de la inversión en México y afecta principalmente a las micro y medianas empresas, por ello, hemos sido impulsores de diversas medidas encaminadas a su disminución y, en el mismo sentido, aplaudimos y apoyamos las iniciativas encaminadas a erradicarlo. No obstante, reconocemos también que este apoyo no debe darse sin cuestionamientos, al contrario, consideramos que debe expresarse, en la medida de lo posible, proponiendo ideas que las mejoren.

La ley de fomento a la confianza ciudadana tiene como principio central la buena fe, por ello propone creer en lo dicho por los contribuyentes con respecto a sus obligaciones regulatorias, de esta forma se reducirían las inspeccionescorrespondientes.

Al analizar la ley en la Comisión de Economía, coincidimos en el beneficio que podría representar para las mipymes y consideraos que era conveniente apoyarla, sin embargo hubo algunos puntos que creímos riesgosos para la actividad económica en nuestro país y pensamos que requería algunas modificaciones, coincidiendo con ello con nuestros compañeros integrantes de la propia comisión.  Consideramos que era necesario dejar en claro que la aplicación de lo establecido en la ley tenía que hacerse sin menoscabo de los compromisos adoptados en los organismos, acuerdos, convenios y tratados internacionales de los que México forma parte.

También concordamos en la idea de que era necesario y sumamente importante garantizar la calidad e inocuidad de la alimentación, la salud de los animales y la sanidad de los vegetales ante los consumidores nacionales y extranjeros, por eso coincidimos en que se debía excluir de lo establecido en la ley lo relacionado a la seguridad alimentaria, la sanidad y la inocuidad agroalimentarias y humana.

De no realizar esta modificación se generarían amenazas a la salud de la población, ya que los alimentos se podrían llenar de plagas y enfermedades. Además, al no tener los alimentos certificaciones, se tendrían pérdidas económicas porque otros países no comprarían estos productos, es decir, se pone en riesgo la exportación de productos alimenticios. Aunado a lo anterior se corre el riesgo de que los alimentos que ingresarían a nuestro país serían de muy baja calidad y se pondría en riesgo la integridad de las variedades nativas de nuestro país de frente a la entrada de organismos genéticamente modificados.

Otra propuesta de la Comisión que resulta de particular importancia y que pensamos era indispensable, es que se hiciera explícito que la aplicación de la ley correspondería a la Secretaría de Economía por conducto de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria y que lo dispuesto en esta ley no debería aplicarse en las materias fiscal, y aduanera, del trabajo y de comercio exterior.

Estas modificaciones, se hicieron con la intención de mejorar la Minuta enviada por el Senado de la República, con el objeto de contribuir a su implementación y evitar posibles elementos que pudieran entorpecerla.

Afortunadamente, todos los grupos parlamentarios representados en la Comisión coincidimos que eran necesarios los cambios, mismos que se aceptaron y aprobaron. Por su puesto, como cualquier otra ley esta puede ser aun perfectible, sin embargo, coincidimos con nuestros compañeros legisladores y legisladoras de los distintos grupos parlamentarios representados en la Comisión que los cambios ahora aceptados permitían su aprobación.

Felicito a los integrantes de la Comisión por su disposición a escuchar y aceptar las propuestas vertidas y también por demostrar que cuando hay coincidencias y diálogo, el trabajo legislativo resulta productivo y en beneficio de la sociedad.

En esta misma línea de acuerdos y coincidencias, desde el PRD, les expresamos nuestro voto a favor del presente dictamen para la creación de la Ley de Confianza ciudadana. Es cuánto.