Felicidades, Compañeros Antorchistas

Por Nancy Grajeda

Argonmexico / El pasado 20 de octubre 20 mil antorchistas del noroeste mexicano (Baja California, Sonora y Sinaloa), entusiastas y orgullosos del crecimiento de su organización social se reunieron en el Audiorama El Trompo, en Tijuana, Baja California, para festejar el 45 aniversario del Movimiento Antorchista, evento cuyo ingrediente principal fue el arte y la cultura, como todos los que realiza Antorcha a lo largo y ancho del país, llevando espectáculos llenos de color a las clases más desprotegidas.

Es importante señalar, estimado lector, para dar claridad del contento de nuestros anfitriones que en Baja California el nacimiento de Antorcha fue muy difícil, como en todo el país, ya que los amantes del retroceso como el diablo, metieron la cola para frenar la organización de la gente en las filas del antorchismo porque, eso sí, vislumbraron que las masas despertarán y entonces exigirán lo que por derecho les corresponde.

Y esto, por supuesto, no les gusta a los dueños del dinero y explotadores de los trabajadores. Aquí se tuvo que enfrentar la represión de las distintas administraciones panistas (se encarcelaba incluso a quien se atrevía a difundir un volante).

Sin embargo, la valentía de los dirigentes antorchistas siempre estuvo presente para aguantar con éxito los embates de quienes se sienten tocados por la mano de Dios, para preservar el poder en sus manos y poner el pie en el cuello a los más pobres.

Como no podía faltar, por ser parte fundamental de los eventos de nuestra querida organización, en este multitudinario evento se contó con la presencia de nuestro dirigente nacional, ingeniero Aquiles Córdova Morán, quien pronunció un discurso cargado de profundidad, humanista e inteligente, haciendo un análisis actual sobre los problemas por los que atraviesa nuestro país, el cual se encuentra sumido en la pobreza.

Aquí, el número de pobres alcanza los 100 millones de mexicanos que batallan para llevarse un bocado y alimentar a sus hijos, cómo la delincuencia y el crimen organizado está rebasando a las fuerzas de quienes se dicen instauradoras de la paz, pero sin un plan bien definido para erradicarla y, sobre todo, porque la raíz de estos males se encuentra en la mala distribución de la riqueza nacional, ya que nuestro país es rico en recursos naturales, situación por la que debemos sentirnos orgullosos; sin embargo, toda esta riqueza se encuentra concentrada en unas cuantas mano.

El maestro Aquiles Córdova exigió al gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, que respete a nuestra organización popular, ya que desde el inicio de su dictadura la soberbia le llegó a la cabeza y tomó a Antorcha como el enemigo número uno a vencer, y empezó su campaña de exterminio por todo el país, tratando de manchar a la que sabe porque tonto no es, que es la única organización limpia y fuerte que le puede hacer frente a sus actos que vayan en contra del pueblo pobre trabajador.

De ahí el miedo del señor presidente. Como ejemplo tenemos el caso de nuestro evento suspendido en Chiapas por capricho de AMLO, quien ordenó a los dueños del estadio donde se iba a llevar a cabo, que no se prestase el lugar a pesar de existir un contrato de por medio y de haberse liquidado la suma señalada por la renta del espacio.

El ingeniero Aquiles señaló en sus palabras que México debe convertirse en un país poderoso que no dependa de Estados Unidos, esto traerá consigo grandes beneficios como el que se acabe el narcotráfico, porque siendo la Unión Americana el país mayormente consumidor de estupefacientes, éste lo fomenta.

Los mexicanos no deben tener miedo de alcanzar el éxito, porque deben saber que Antorcha sí tiene un proyecto bien estructurado y estudiado de nación que conlleva en la aplicación de cuatro puntos: una reforma fiscal progresiva, creación de empleos para todos, salarios justos y reorientación del gasto público. Que de aplicarse se logrará una mejor distribución de la riqueza, que ahora no hay, diga lo que diga el señor López sus tarjetitas limosneras no están repartiendo la riqueza nacional, ojalá que abra los ojos).

Por esta situación hoy más que nunca a Antorcha la empujan los actuales acontecimientos en el país a pelear por el poder político por la vía democrática, como todos tenemos el amplio derecho de hacerlo, porque en el gobierno se necesita una nueva clase política, no los mismos que casi han destruido a México, como los partidos de antaño: PRI, PAN, PRD y el partido de retazos llamado Morena (mezcla de todos los anteriores).

Pues bien, los antorchistas de todo el país debemos sentirnos orgullosos de que al frente de nuestras filas sí tenemos a un hombre que sabe lo que México necesita. Sabe lo que se necesita, y tiene: visión para encaminarnos al éxito de conquistar el poder político y así brindar una mejor vida para todos los mexicanos.

¡Felicidades compañeros antorchistas de todo el país, por estos 45 años de trabajo y lucha en favor de quienes menos tienen! Tengan la plena confianza en que el triunfo se acerca. Así sea.