Aseguran y Destruyen Campamento para Procesar Marihuana

*Acción coordinada de AIC y SEDENA, en Durango

Por Esteban Durán

Argonmexico / La Procuraduría General de la República (PGR), en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), cumplimentó una orden ministerial en el municipio de Tepehuanes, Durango, contra quien o quienes resulten responsables de los delitos contra la salud y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego.

Personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), y de la Coordinación de Servicios Periciales, encabezados por un agente del Ministerio Público de la Federación, se trasladaron a las inmediaciones del poblado Cerritos 2, del municipio antes mencionado, donde elementos de la Sedena custodiaban un campamento para procesar marihuana.

La Delegación de la PGR en aquella entidad realizó las labores de inspección y procesamiento del sitio, donde se aseguraron diversos objetos y narcóticos, como dos armas de fuego, calibres 7.62 x 399 mm y 223mm; un aditamento tipo lanzagranadas, calibre 400mm; 32 cargadores y más de 450 cartuchos de distintos calibres.

En el lugar también fueron localizadas más de ocho toneladas de hierba verde y seca, con las características de la marihuana, y una cubeta con 200 gramos de semilla de amapola, además de objetos diversos como 20 cascos negros, una camisa con siglas institucionales, 18 pantalones tipo camuflaje, ocho juegos de rodilleras con codera,  tres fundas para arma corta, y dos camionetas tipo pick up.

Se procedió, posteriormente, a la incineración de la hierba verde y de la semilla de amapola como parte de la ejecución de la orden ministerial por los delitos antes citados. Objetos, armas, cartuchos y muestras representativas de los narcóticos quedaron a disposición del Ministerio Público Federal para proceder conforme a derecho.

Con estas acciones, el Gobierno de la República, a través de la PGR, reitera su compromiso de salvaguardar la tranquilidad de la ciudadanía al perseguir los delitos, en cualquiera de sus modalidades, hasta sus últimas consecuencias