Zoé  Robledo, Duarante Conferencia Matutina del Presidente en Palacio Nacional

Por Elizabeth Vaca

Argonmexico/ Zoé Robledo.- Muchas gracias, con su permiso señor presidente.

Muy buenos días a todas y a todos.

En todo el planeta, lo hemos estado observando en otras naciones, los gobiernos, los sistemas de salud, al arranque hacen un gran esfuerzo junto con la sociedad para intentar achatar la curva, intentar cortar la cadena de contagios y muchas otras medidas de contención social.

El quédate en casa aquí en nuestro país, y se evita y se logra como se ha demostrado que las curvas sean más empinadas en más corto tiempo, pero muchas veces la enfermedad avanza y los esfuerzos que se hacen, empiezan a tener que concentrarse en la otra parte, en la atención médica.

Y entonces ahí es en donde estamos el día de hoy, concentrándonos e integrándonos en la atención médica, en los hospitales, es decir; las personas que ya se contagiaron y que necesitan una atención médica porque sus casos son graves o críticos y no pueden ir a su casa a ser ambulatorios para esta enfermedad.

Es decir, el virus avanza y en un punto se iba a encontrar con este momento, con un sistema históricamente fragmentado que había que unir de manera muy rápida.

Esta unión del sistema afortunadamente había empezado desde el inicio de esta administración, desde el inicio del gobierno del presidente López Obrador, estos esfuerzos por unir lo que históricamente había estado separado.

Y ahí es donde este momento al que llegamos, del que hemos estado hablando durante mucho tiempo, nos llevó meses irnos preparando porque sabíamos que esto podría ocurrir.

Prepararnos, planes, reconversiones de hospitales, expansiones, alianzas como las que firmamos recientemente con los hospitales privados para que ellos pudieran atender a las mujeres embarazadas y otras urgencias quirúrgicas no graves.

Llegamos a ese punto en el que debemos integrarlos y trabajar solamente como un único sistema de salud del Estado Mexicano. Y no se trata, en el caso del Seguro Social, solamente porque exista un mandato legal en el Artículo 126 A de la Ley del Seguro Social que nos marca justo esto, el deber de atender a la población no derechohabiente en situaciones de emergencia.

Pero este no es un tema solamente legal, no es un tema meramente administrativo, nos mueven tres fuerzas que son mucho más poderosas, la primera, la Constitución, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que todos los que somos funcionarios, juramos y protestamos guardar y hacer guardar, que se cumpla la Constitución.

 

 

 

Y en ese sentido, el Artículo Cuarto que habla del derecho a la salud de todos los mexicanos y todas las mexicanas.

El segundo, el superior mandato, su juramento, la vocación humanista que tiene el personal de salud, los profesionales de la salud, todos aquellos que decidieron en algún momento tomar el camino de salvar vidas, de dedicar su vida a salvar vidas.

Y el tercero es un elemento, pues quizá más particular, pero que no deja de ser importante.

La historia del Seguro Social, es una historia de 77 años de solidaridad, en la que el IMSS ha sorteado otras epidemias, el cólera en los 90, el H1N1, ha sorteado desastres naturales, sismos, e incluso, intentonas neoliberales por privatizarlo.

Y ahí sigue el Seguro Social. El IMSS siempre ha estado ahí cuando ha hecho falta y ésta no puede ni debe ser la excepción.

Por eso, el día de hoy, esto que se está anunciado y que es tan importante, tiene que ver con que el reto más grande que ha tenido el sistema de salud de nuestro país, todo el planeta está atendiendo esta pandemia; y nosotros también tenemos este reto como algo inédito, histórico, sería una gran contradicción cerrar nuestras puertas, cerrar la posibilidad de que un mexicano o una mexicana reciba el cobijo del Seguro Social, que  reciba la atención de las manos experimentadas de nuestros doctores, de nuestras doctoras, pues que yo no puedo decir otra cosa, que son los mejores del país, pero todo el sistema está muy integrado, y en este momento eso es irrelevante, porque entonces, todos somos uno mismo.

Dejar de pensar que puedan dejar de recibir la atención, el cuidado de una de nuestras enfermeras, porque de nada serviría ser la institución con mayor capacidad que tiene el país, o incluso la institución con mayor seguridad social con mayor capacidad de toda América Latina, si lo que nos hace grandes a las instituciones, a las personas, es la solidaridad.

Entonces, el IMSS debe hacerlo y moverse en esta dirección. ¿Cuál es la clave de esto? Que lo hagamos de manera comprometida, que lo hagamos de manera oportuna, eficiente, rápida, sobre todo que lo hagamos de manera ordenada y sobre todo coordinada.

Y una cosa más, de manera creciente, porque esta capacidad que tenemos el día de hoy, hoy primero de mayo, no es la total, sigue creciendo, siguen creciendo los sistemas de salud en la ciudad, sigue creciendo el IMSS, sigue creciendo el ISSSTE, sigue creciendo el INSABI, sigue creciendo el ISSFAM, todos tenemos que hacer los esfuerzos de crecimiento.

Y simplemente  decirlo,  no significa que estemos en esta decisión porque sea la decisión fácil, es porque es la decisión correcta.

Que el Seguro Social, lo que siempre ha pretendido ser, el Seguro de México.

Gracias, presidente.