Urgente Atender Embarazo Infantil y Adolescente; México Ocupa Primer Lugar Entre Países de OCDE

Por José Luna

  • Hay niñas de 9 años de edad embarazadas; cada día 26 menores de edad tienen un bebé: Aguilar Rodríguez
  • En muchas ocasiones se trata de un abuso infantil que se debe perseguir, señala

Argonmexico / En el marco del Día Mundial para la Prevención del Embarazo No planificado en Adolescentes, la directora general del Centro de Estudios para el Logro de la Igualdad de Género (CELIG), de la Cámara de Diputados, Aurora Aguilar Rodríguez, indicó que México ocupa el primer lugar en embarazo infantil y adolescente entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Es una problemática, subrayó, debido a que niñas de 9 años se embarazan. Refirió que  “26 niñas al día en México están teniendo un bebé, lo más preocupante es que ellas tienen menos de 15 años”. En muchas ocasiones, su gravidez tiene que ver con el abuso infantil; por ello, apuntó, es necesario buscar alternativas que pongan en primer plano de prioridad a las niñas y niños.

Expuso que en 2016, nueve mil 555 niñas de 10 a 14 años tenían bebés en México, mientras que las de 15 a 19 años, tuvieron  389 mil nacimientos. “Solo en cinco años nacieron dos millones 617 mil infantes de mujeres entre 15 y 19 años, y 64 mil de niñas por debajo de 15 años”.

Señaló que, cada año, un millón de niñas y niños en México son violados, torturados, golpeados y asesinados. “Esta es una realidad tan horrenda que los adultos prefieren voltear a otro lado”.

Dijo que el 33 por ciento de mujeres y el 15 por ciento de hombres que iniciaron su vida sexual entre los 12 y 19 años, no utilizaron ningún método anticonceptivo durante su primera relación sexual.

En la adolescencia, el principal temor de las mujeres en una relación sentimental es el abandono; el 22 por ciento se embarazan por el miedo al abandono por parte de su pareja, más no porque quieran tener un bebé; el 20 por ciento no conocía métodos anticonceptivos; el 6 por ciento no creyó que en su primera vez se pudiera embarazar y el 30 por ciento no planeaba tener relaciones sexuales.

Resaltó que entre los 15 y 19 años, la tasa de fecundidad ha bajado 1.28 por ciento y de 20 a 24 años 19.75; es decir, cuando brincas de la adolescencia a la primera juventud tomas una conciencia diferente y entonces comienzas a planificar tu vida sexual y cuántos hijos quieres tener y cuándo.

Agregó que las brechas en el embarazo de adolescentes se dan principalmente por el grado de escolaridad, la condición de hablar lengua indígena y el tamaño de la localidad de residencia. Es decir, continuó, “las niñas que tienen menor escolaridad son más propensas a quedar embarazadas”. Asimismo, el 84 por ciento de los egresos hospitalarios de mujeres entre 15 y 19 años fueron por causas obstétricas.

Comentó que las propuestas de modificación legal en atención a esta problemática se basan en atender la recomendación de la  Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), respecto de la eliminación de dispensas para contraer matrimonio entre y con menores de 18 años, equiparar el embarazo en menores de 15 años a lesiones y comenzar una averiguación y persecución de oficio por delito de abuso sexual infantil.

También, establecer un procedimiento abreviado para el otorgamiento de pensiones alimenticias y convivencia familiar, y crear el patrón nacional de deudores morosos de pensión alimenticia.

La diputada Verónica María Sobrado Rodríguez (PAN) consideró que cualquier estrategia sobre embarazos en adolescentes tiene que estar perfectamente cimentada en lo que hoy están viviendo los jóvenes, y se tiene que hacer con una reforma al marco legal.

A su vez, su compañera de bancada, Marcela Torres Peimbert, comentó que este tema es crucial y las estadísticas presentadas obligan a que se trabaje sobre esta situación. Recordó que presentó una iniciativa en el Senado sobre el tema de deudores alimentarios e invitó a sus colegas a presentarlas juntas, a fin de que avance más rápido.

La legisladora María Guadalupe Almaguer Pardo (PRD) estimó que “el tema del embarazo en adolescentes debe ser una de nuestras principales responsabilidades en atender. Todo el mundo en México sabe para qué sirve una aspirina, pero no todos saben y ni conocen, y menos las niñas de la primera y segunda adolescencia, sobre los métodos anticonceptivos, y eso es porque no queremos hablar de este asunto”.

Insistió en dejar a un lado las creencias que hacen que no se implementen las políticas públicas en los derechos de la niñez, respecto al embarazo.

La diputada panista, Dulce Alejandra García Morlan, comentó que “se deberían de ir rompiendo los roles de género. Me toca ver, por ejemplo, cómo a través de los medios de comunicación o cuando va uno a la tienda, vemos los juegos que hay para las niñas, que desde la infancia se les está enseñando a que su aspiración es ser madres; se tiene que ir rompiendo eso”.

De la misma bancada, María de los Angeles Gutiérrez Valdez consideró importante divulgar que todos los estados deben asumir un compromiso sobre este problemática y las diputadas empujar este tema y llegar a todas las culturas, así como visitar comunidades para hablar con los menores.

La diputada Patricia Terrazas Baca (PAN) aseveró que el aborto en niñas y adolescentes es preocupante. “Muchas veces un aborto llega a  los hospitales y las niñas lo presentan como una violación, cuando son pequeñas que están por trata”.

“Es importante que revisemos las legislatura de los estados y ver que tanto podemos estar pendientes de que no se practiquen los abortos de manera discrecional, sino que haya una ley que le dé seguimiento a los mismos, porque muchas veces quien lleva abortar a esas niñas  es el mismo violador o el tratante”, argumentó.