Gómez Mont, Entrevista con Joaquín López Dóriga

joaquinargonmexico.com El secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont aseguró que informó “ex post” al presidente Felipe Calderón sobre los acuerdos pactados con el PRI en el marco de la negociación de la Ley de Ingresos 2010, argumentando que tomó decisiones en el ámbito de sus deberes con la finalidad de mantener la gobernabilidad.

Gómez Mont asumió que tomó decisiones que no informó previamente al presidente de la República porque actuó en la lógica de un secretario de Estado que toma decisiones en el ámbito de su independencia, preservando la absoluta lealtad.

Entrevistado por Joaquín López Dóriga, el titular de la política interna del país dijo, sin precisar en qué consistió la negociación, que las decisiones que tomó en esa coyuntura, fueron apegadas a la lealtad que le guarda a la institucionalidad y al Presidente que encabeza el gobierno.

“Hay cuestiones que se tratan en la Secretaría de Gobernación que se manejan en una lógica de discreción, esto es importante para la funcionalidad del gobierno”. dijo y aclaró que Felipe Calderón fue informado de los acuerdos semanas después.

Al justificar su actuar y hablando siempre en pasado el funcionario aseguró que “nadie me puede reprochar algo distinto por las decisiones que yo haya tomado y en honor a la verdad informe al presidente ex post, yo le enteré de lo que había hecho y asumió con preocupación tales actos”, pero le pidió que todo fuera en bien de la nación y la coyuntura.

En su intento por dejar a salvo al primer mandatario de este escándalo tras su renuncia a la militancia panista, el secretario de Gobernación dijo; “tengo que dejar a salvo al presidente” y en honor a la verdad precisó que le informó de lo acontecido después de un periodo en el que llegó de un viaje y a él lo operaron. “Le enteré de lo que había hecho y asumió con preocupación y yo de ello respondo frente a él”.

A pregunta expresa sobre si el acuerdo está relacionado con la alianza electoral en Oaxaca, tajante dijo “de los acuerdos que yo hice y tome yo respondo, a ellos les he atribuido consecuencias, habrá que revisar si son las necesaria o habrá que asumir otras, pero no renunciaré a los deberes de confidencialidad a que un secretario de Estado está obligado”.

Dijo que su función consistía en construir acuerdos que estabilicen las condiciones en que operan los gobiernos a fin de que puedan cumplir con sus deberes e insistió en que todo fue dentro de sus atribuciones como secretario de Estado y poniendo los intereses de las instituciones y del presidente por encima de otros.

Relató que asistió a una reunión con la dirigencia del PAN, con la autorización correspondiente. “para lo que a mi era una cuestión fundamental y para hacer, en la discreción de ese comité, valoraciones en razón de los asuntos que están bajo mi mando, especialmente en relación a la gobernabilidad.

“Los hice y fueron ignorados por abrumadorsísima mayoría y con ello entendí o ya me había quedado claro que por cualquier razón mi distancia frente al partido político necesitaba ser reconocida abierta y clara, a fin de poder preservar el cumplimiento de los deberes que tenía a mi cargo”.

En ese sentido, se refirió a las alianzas y dijo desaprobarlas cuando son meramente electoreras, pero eso, dijo no impidió que imperara la concordia y el acuerdo sobre las diferencias, “pero no acepté como secretario de Gobernación que aquí fuera ventanilla de atención de algún partido político, sí busqué entre ellos generar los espacios de reflexión y conciliación que resultasen necesarios para sacar acuerdos políticos que se adhieran al país”.

El titular de la Segob consideró que los partidos tienen un desarrollo coyuntural, los principios y los valores permanecen, “yo no me cambié de ropaje, mi estructura ética, mi convicción de servir al país, lo que yo creo no lo cambio por una renuncia simple”.

Advirtió; “no sé qué vaya a suceder en el futuro, pero lo que sí queda claro es que hay una diferencia real entre la dirigencia del partido y el secretario de Gobernación que obliga, en mi opinión me obligaron a fijar una diferencia clara” y reiteró que fue una decisión reflexionada y no un desplante para motivar en otros una reacción distinta.

Incluso, agradeció “profundamente a aquellos que de manera generosa se refirieron a mi persona y que no me calificaron de traidor admite incongruente, en ellos reconozco a hermanos de lucha, que con ellos me unirán a su siempre de amor a México y que la verdad no sólo desde un partido político se le sirve al país”.

Aseguró que cuando se retiró del ejercicio de la política para dedicarse otro tipo de actividades, “nunca lo dice en detrimento de lo que yo percibía que podía hacer por México y lo busqué hacer desde la academia, lo busqué hacer desde el foro, nunca regateé alguna consulta o alguna opinión cuando me era pedida por los centros de poder o de responsabilidad, nunca una opinión honesta, que no significa que necesariamente fuera acertada, yo no cerré mis puertas de comunicación con muchos amigos que siguieron en la política y pretendí ser siempre un colaborador leal y honesto con ellos para que pudiera servir mejor al país, cuando menos para que contaran con opiniones respecto a los temas que les preocupaban”.

En ese sentido puntualizó que su capacidad de servir al país no tiene que estar sometida necesariamente a la participación de un espacio político, México se construye desde muchísimos lugares.

Dijo a sus detractores que de él “no esperen ninguna agresión, lo único que he buscado es clarificar mi posición; de mí que no esperen ninguna agresión ni como secretario de Gobernación y como hombre, lo que pasa es que como secretario de Gobernación ya mi capacidad de sentir hacia adentro del partido era mínima y lo que yo decidí es asumir y clarificar”.

Aseguró que mientras esté en el cargo, buscara cumplir con sus deberes y tratara de tender una mano leal y abierta para apoyar a sus compañeros en sus trabajos, “quien la tome o quien no, no está en mi lógica decidir. Yo veo mis espacios en términos de deberes no en términos de empatía o simpatías y eso le consta a todos ellos”.

A pregunta expresa sobre si su relación con el presidente Calderón está desgastada a raíz de, respondió que su relación es de absoluta lealtad, pero al precisar si está desgastada o no, dijo desconocerlo. “Eso no me toca decirlo y creo que sería otra indiscreción inaceptable, lo que yo te puedo decir es que mantengo mi admiración y mi respeto por el Presidente de la República”.

Dijo que permanecerá en la Secretaría mientras le sirva al presidente y estar muy pendiente que esas condiciones se den, si se dejan de dar tendría que actuar en consecuencia, no tengo ninguna otra lógica más que la de buscar ser un servidor eficaz en esta Secretaría, si se dan las condiciones para ello y si no asumirlo y a otra cosa”.

Y comentó que a él no le toca evaluar su permanencia en la Secretaría de Gobernación aunque reiteró ser un soldado del presidente, lugar en el que vale la pena desgastarse.

*Entrevista concedida a Radio Formula, programa López-Dóriga

Deja un comentario