Realizan Simposium Internacional de Ciencias Aplicadas al Deporte en IPN

*Con asistencia de destacados ponentes de Europa y América

Por José Luna

Argonmexico / Con el propósito de preparar mejor al personal que tiene a cargo el área deportiva y con ello elevar el nivel de rendimiento en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), que cuenta con un total de 180 mil estudiantes, se realizó los pasados días 11 y 12 de octubre el Segundo Simposium Internacional de Ciencias Aplicadas al Deporte.

En esta ocasión se expusieron novedosos conocimientos en los ámbitos de entrenamiento deportivo, medicina deportiva, educación física y psicología deportiva, con la participación de José Naranjo Orellana, de la Universidad Pablo de Olavide, España; Ídolo Gilberto Herrera, de la Universidad de las Ciencias de la Cultura Física y Deporte, Cuba.

Ramón Orellana González, técnico y preparador físico de fútbol de la primera división de España; Pedro Jiménez Reyes, de la Universidad de la Coruña, España; Aurora Fernández del Valle, Universidad del País Vasco; Germán Hernández Cruz, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, México; y Ariel Muñiz Sanabria, metodólogo de la Dirección de Desarrollo y Fomento Deportivo del IPN.

El segundo día de trabajo y para cerrar este evento se organizó una mesa con las glorias olímpicas nacionales, María del Rosario Espinoza Espinoza, de tae kwon do; Vanessa Martina Zambotti Barret, campeona panamericana de judo; Nely Edith Miranda Herrera, medallista paralímpica de natación; e Iván Bautista Vargas, entrenador nacional de clavados.

Todos ellos compartieron sus experiencias de vida y en competencias mundiales como los Juegos Panamericanos y Olimpiadas, para motivar a los asistentes de este Segundo Simposium Internacional.

Vanessa Zambotti recordó que cuando tenía 10 años de edad vio en la televisión a la clavadista María José Alcalá, y desde ahí decidió que también quería estar en unos Juegos Olímpicos al igual que su compatriota, aunque su mamá le advirtió que en Parral, de donde es originaria, casi no hay aguan y mucho menos alberca.

Sin embargo, eso no le impidió buscar una alternativa en el atletismo que practicó hasta que encontró el judo a los 16, con la que ha conseguido varias medallas, una de oro en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro en 2007.

Nelly Miranda Herrera, nadadora paralímpica, con dos medallas de oro en su haber en los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008, compartió que una de sus mayores dificultades en la natación es que no puede patalear por lo que todo su esfuerzo lo concentra en los brazos, que le ha provocado convulsiones en las competencias, pero como dijo ella, eso no fue un impedimento para seguir en la natación.

En los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 consiguió la medalla de oro, además que rompió el récord mundial de 39.92 segundos en la prueba de 50 metros libres S4, un año después volvió a romper la marca mundial S4, pero sólo obtuvo la medalla de Bronce en Río 2016, pero un bronce que le supo a oro, comentó Nelly Miranda al público asistente a este simposium.

Por su parte, la taekwondoína María del Rosario Espinoza consiguió medalla de oro en los Juegos Olímpicos 2008, bronce en Londres 2012, y plata en Río de Janeiro 2016.

“Cuando fui a mis primeros Juegos Olímpicos tenía 20 años y conseguí la medalla de oro, no lo podía creer, pero también implicó un reto. ¿Y de aquí a dónde?, pues, conseguir más medallas para  México. Fue un reto muy difícil porque conseguí lo máximo para un deportista en mis primeros juegos”.

Recomendó no ponerse límites y seguir adelante en los proyectos, aunque con el tiempo cueste más. Por ejemplo, para los Juegos de 2016 ya no contaba con los mismos reflejos y misma flexibilidad en su cuerpo que cuando tenía 20; sin embargo, utilizó su experiencia para poder llevarse una medalla.

Causuró el evento el director de Desarrollo y Fomento Deportivo del Instituto, José Cartas Orozco, quien agradeció a los asistentes y ponentes por el empeño depositado en este importante simposium.

“Necesitamos dignificar al deporte y a los entrenadores, pero sobretodo necesitamos prepararnos, reconocer lo que saben y ofrecerles un desarrollo profesional de carrera, como cualquier académico que pueda llegar al nivel más alto porque tienen en sus manos el desarrollo de capacidades físicas y psicomotrices dentro de una formación integral para los jóvenes”, comento Cartas Orozco.