Ramírez Marín, Presidirá la Cámara de Diputados

Argonmexico / El diputado priísta Jorge Carlos Ramírez Marín será quien presidirá la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados en el último año de la LXIII Legislatura. Eso está decidido, lo sabíamos casi desde el primer año de la legislatura, pero había esperar a que se sentarán en esa curul (la presidencia), los representantes del PRD, Jesús Zambrano; y del PAN, Javier Bolaños y Guadalupe Murguía.

Sobre todo, había tiempo para que Ramírez Marín confirmara que hoy por hoy, es uno de los pilares que sostienen al PRI en el lugar en que se encuentra, a pesar del desprestigio en que ha caído por las malas acciones de algunos gobernadores.

Por ello, es digno de elogio el actuar del diputado Jorge Carlos Ramírez Marín, quien no solamente ha estado en permanente actividad en las tareas legislativas, como vicecoordinador de la bancada del PRI, sino que ha desempeñado con eficacia y brillo diversos cargos en la dirigencia del Revolucionario Institucional. Su logro más reciente es que fue el representante del PRI en el instituto electoral que sancionó la elección de Alfredo del mazo como gobernador del Estado de México.

Por todo, deberá cuidarse para que su trabajo no sea opacado por la mala actuación de un grupo de colaboradores de Alfredo del Mazo y Ernesto Nemer (coordinador de la campaña del ahora gobernador electo), quienes ofrecieron “trato digno” a todos los medios que cubrieron la campaña; pero nunca les cumplieron.

Tal vez ni Alfredo del Mazo, ni Ernesto Nemer, y posiblemente tampoco Jorge Carlos Ramírez Marín, estén enterados de que los coordinadores directos o indirectos de prensa en el Estado de México, Carlos Aguilar, Miguel Ángel Ramos, la maestra Elba Lomelí, con los tales Óscar y Víctor, andan besucando la forma de quedarse con los millones de pesos que debieron haber sido pagados a los medios de comunicación.

Lo cierto es que hasta ahora, los susodichos no han querido dar la cara, sin importarles primero el coraje de los periodistas contra el partido y el entonces candidato; como tampoco inquietarles el desprestigio que le provocan a sus jefes que aparentemente no saben nada de estas malas artes de sus “colaboradores”.

EL PULSO.- Por cierto, el que ya se la creyó es Juan Zepeda, quien fuera candidato del PRD a la gubernatura mexiquense, pues aunque terminó en un lejano tercer lugar, siente que ya es tan popular que si lo lanzan por la silla grande en el 2018, la puede ganar. Ciertamente, Juanito, como le dicen sus amigos, tiene su corazoncito y derecho a soñar; pero alguien le debe aclarar que en el PRD no tiene ninguna posibilidad de ser el candidato presidencial, pues los amarillos están planeando ir en alianza con el PAN.

El PAN, ese en que los panitas quieren poner al candidato a la grande, y los perredistas tendrán todo el apoyo para su abanderado a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. Además, a Juan Zepeda le debe quedar claro que en el caso de que esa alianza no se consumara, el candidato del PRD a la silla grande en el 2018 sería nada menos que Miguel Ángel Mancera, quien sin duda tiene más apoyos  políticos y económicos.

***Y el que ya revivió es el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, pues ayer casi clamó en Guatemala que lo extraditen a México a la voz de ya. No hay duda de que Duarte de Ochoa ya sabe que aquí se le va a arropar, lo van a enjuiciar por un par de delitos menores y luego a disfrutar de los millones de pesos que se llevó de las arcas veracruzanas.

Alejim04@gmail.com