Proveedores y Víctimas

logo-devaneosargonmexico.com/ Como siempre, la ineptitud del Gobierno del Distrito Federal le cuesta a la ciudadanía en tiempo, dinero, burocracia; trámites inútiles para nosotros, y sustanciosas ganancias para los funcionarios, quienes aplastados en una oficina, se inventan de donde hacerse de “recursos”.

Suficiente debería de ser el impuesto a la compra de los automóviles; darlo de alta, tenencia, licencia, verificación semestral, y la calcomanía “OO”, que es más costosa, y nunca he entendido por qué. Pocos y caros servicios de estacionamientos, calles y banquetas en deplorable estado, coladeras salidas, o hundidas, en donde nuestras llantas, rines, amortiguadores, sufren desperfectos que nadie nos paga.

Un deficiente, sucio e inseguro, transporte público. Lo que si es eficientísimo hasta de más –pues se llevan hasta los coches bien estacionados- son las grúas, negocio personal de Marcelo Ebrard. Y ahora nos enteramos, de que los coches con 8 años de antigüedad, no podrán circular todos los días, también de un plumazo quitaron dos años, como en los primeros tiempos del NO CIRCULA, sin avisarle a nadie, le aumentaron una hora, y en vez de empezar a las 6 a.m. lo pusieron a las 5 a.m. Y los tempraneros, o muy desvelados, nos detuvieron nuestros honestísimos, preocupados y finos patrulleros, y tuvimos que mocharnos.

Y sí, la corrupción somos todos, pero imaginese que le lleven su automóvil al corralón, se quede sin moverse, a media calle, pues usted si tiene que trabajar, tiene obligaciones impostergables por cumplir. Y ahora que nos han empezado a hacer caminos que nos van a costar, me pregunto, ¿qué es lo que obtenemos por nuestros impuestos?.

Por qué las autoridades, incluyendo los municipios del Estado de México, no informan de las medidas arbitrarias, alevosas, unilaterales, que toman en las que el ciudadano no obtiene, beneficio alguno. No lo debemos permitir, debemos exigir respeto, eso es la democracia, pensar en el bien común, de la comunidad, somos parte de esa comunidad, la que sólo voltean a mirar a la hora de las elecciones, momento de prometer, y prometer…

Reflexionemos, somos su caja chica, somos su caja grande, apenas dizque saliendo de la crisis, que únicamente nos afecta a nosotros, ellos se quedan taaan campantes, pues con subir los impuestos, sus bolsillos, ni sus dispendios resultan afectados. Yo espero que usted se niegue a seguir siendo el proveedor y la victima, y que haga algo por no heredarle a sus hijos estas cuotas absurdas, por pura indolencia nuestra.

Ahí deberían estar atentos los asambleístas, los diputados, los locales, los federales defendiendo nuestros intereses, pero, en el Distrito Federal y en el Estado el comportamiento es igual, insistencia, van y vienen sesiones, con curules vacías, pero carteras llenas. El presupuesto del congreso mexiquense suma $1,258 millones de pesos, y de 105 temas que abordan; han solucionado 21. Les deberían de pagar por resultados, por asistencia, por iniciativas inteligentes, viables y que beneficien a la comunidad. La ciudadanía debe tener control de lo que sucede y lo que no sucede en cada uno de los Congresos del país.

Mientras nuestras noticias no mejoran, de no ser por nuestros charolastras –Diego Luna, Alejandro González Iñarritu, Michael Rowe- que hacen buen papel en Cannes, y Salma Hayek que roba cámara en las alfombras rojas, el nombre de México estaría únicamente asociado a tristes y trágicas reseñas, entre ellas la desaparición de Diego Fernández de Cevallos, y aunque la plana mayor policíaca realizan las investigaciones, aún no se sabe nada. Los otros secuestrados no tienen la misma suerte, vamos a ver como resuelven este caso, esperamos que haya un final feliz, aunque si estos investigadores tienen las mismas habilidades que los procuradores de justicia del caso Paulette, temo que nunca encontraran pistas que los lleven al esclarecimiento de los hechos.

El presidente de los Estados Unidos Barack Obama acepta que se enfrentó en forma equivocada el problema del narcotráfico, que la estrategia debe ser privilegiar la prevención.
Creo realmente que es un paso; acabar con la demanda de los estupefacientes es la forma más directa y pacifica de terminar con el narcotráfico, así como centrar esfuerzos en la rehabilitación. Pero insistiré que su despenalización, acabaría por redondear una toma de decisión realista e inteligente.

emaldonadoballesteros@yahoo.es

 

Deja un comentario