Política  Industrial.

*El Senado y el Agua

Por  B. Manuel Villagómez R.

Argonmexico / El Senador Martín Batres de MORENA, presentó una iniciativa de reformas a la Ley de Aguas Nacionales y quedó como sigue: “Único: Se reforman los artículos 1, 4, 9 y 12 y se deroga el Capítulo II Participación de Inversión Privada y Social en Obras Hidráulicas Federales”. El artículo 4 queda así: Queda prohibida la celebración de contratos con particulares, así como el otorgamiento de concesiones totales o parciales para operar, conservar, mantener, rehabilitar, modernizar o ampliar la infraestructura hidráulica y la prestación de los servicios asociados a ésta. Tampoco se otorgarán concesiones o contratos para proyectar, construir, equipar, operar y mantener la infraestructura hidráulica o para prestar los servicios asociados a ésta. Queda prohibido que un particular realice actos de administración y comercialización del servicio de agua potable. Se derogan los artículos del 102 al 108 y el capítulo II de la Ley, capítulo que en todos sus artículos prevé la participación o inversión de la iniciativa privada y a partir de este decreto, quedan obsoletos todos los organismos privatizadores del agua que le estaban quitando el derecho a los Municipios para distribuirla y sanearla. El Sen. Batres nos da una vereda a las ONG’S que luchamos porque se cumpla el derecho al agua limpia y eficiente, derecho que el Senador nos está garantizando con su propuesta y seremos algunas ONG’S que lo hagamos nuestro en Jalisco; estado que como en nuestro México, trabajamos para mejorar la calidad de vida por la vía más económica pero, el Consejo Consultivo del Agua, en cuanto vio lanoticia del Senador, salió de inmediato a la palestra a defender su negocio que es el de privatizar el agua y defender a los mismos porque el Capítulo II que el Senador derogó es para bien del pueblo. El CCA cuenta con un gran conocedor del tema que es el Dr. Víctor Lichtinguer, el mejor Secretario de Fox en la SEMARNAT, y desde aquí mi reconocimiento al Doctor. Senador Batres, reciba usted un modesto reconocimiento pues aquí en Jalisco tenemos el fracaso del proyecto de abasto de agua por lo siguiente; el 23 de febrero de 1990 se firmó un acuerdo entre Salinas, los gobernadores de Guanajuato y Jalisco, la CONAGUA y SEMARNAT para otorgarle la concesión y privilegiar el interés particular por encima del interés público y de esta manera le dieron la concesión a la empresa

ABENGOA, S.A. de C.V., empresa que abandonó la concesión y hoy le pide a los gobiernos de Jalisco y Guanajuato 5 mil mdp sin hacer nada, argumentando que su contrato dice que “si este proyecto se llega a cancelar por cualquier razón le tienen qué pagar como si estuviera terminada”, ahora, con el nuevo decreto y como ONG’S vamos a continuar esta lucha. La Presa el Zapotillo se encuentra parada en base a 7 amparos y lo peor es que Peña Nieto le asignó 1’530 mdp, dinero que no se invirtió y estaremos ante la Comisión de Hacienda para que no le asigne dinero a ese proyecto mientras no se negocie con los ciudadanos ya con una nueva Ley de Aguas Nacionales, que nos obligue a conocerla y sin duda hacer cambios en la estrategia. La LXIV legislatura va muy bien en cuanto al tema del agua porque la Cámara de Diputados aprobó un acuerdo de la Dip. Julieta Macias con el que exhorta al ejecutivo federal por conducto de la SEMARNAT a través de la CONAGUA, a los gobiernos de Guanajuato, Jalisco México, Michoacán y Querétaro para que, como signatarios del acuerdo del 5 de noviembre de 2014 ejecuten las acciones indicadas y den cumplimiento al acuerdo y -vale informar que tenemos otro acuerdo firmado el 13 de abril de 1990-, el acuerdo fue enviado por Porfirio Muñoz Ledo en su calidad de presidente de la Cámara de Diputados. Como se puede apreciar amigo lector, la gestoría para llegar a tener agua como lo expresa la Constitución hay que trabajarla. Pongo a su disposición el libro “Falacias en el proyecto de abasto de agua, para Guadalajara” en la página www.fundacionchapala.org