Política Al Margen

Por Jaime Arizmendi

*Impulsó

*Asegura

Argonmexico / Prensa en porfirismo; pan o palo… Cierto, el México de la era porfirista registró un marcado crecimiento económico, pero también se distinguió por entablar una sistemática censura mediática y social. Es a Porfirio Díaz a quien se le adjudica haber aplicado el lema: a la prensa, pan o palo.

Durante la última década del siglo XIX, la vida en la ciudad de México transcurre lentamente, no sucede nada extraordinario y nadie tiene prisa. Los hombres pueden darse el lujo de pasar varias horas en los salones, gastando un real por cada copa de ajenjo, la bebida de moda entre los intelectuales, quienes discuten temas de actualidad, uno de los preferidos es si el nuevo siglo empezará el 1 de enero de 1900 ó de 1901.

En ese tiempo, Francia era el centro cultural del mundo y en el México porfiriano era indispensable hablar francés, para demostrar refinamiento. De esa boyante nación europea se habían importado los ideales de su Revolución: «Libertad, igualdad y fraternidad», así como el positivismo, doctrina que había permeado la economía, la política y la educación en nuestro país.

México se había modernizado con la llegada de los ferrocarriles, el telégrafo, la electricidad y, en 1900, el tranvía eléctrico en la capital del país. El siglo XX traía los vientos del progreso, con el aeroplano de los Wright y el cinematógrafo de los Lumière. Atrás quedaban décadas de luchas intestinas en pro de la libertad, con que muchos países de América habían logrado su independencia.

En México reinaba la paz, pero la paz de los sepulcros, por supuesto. Sin embargo, no todo era color de rosa, la neurosis de fin de siglo era la elevada incidencia de suicidios y no faltaba quien acusara a la prensa de haberlos fomentado al narrar cómo algunos se quitaban la vida. Se explicaba cómo se masticó la píldora de cianuro, se aspiró el ácido carbónico, el ahorcarse con elegancia o hasta darse un balazo sin dejar un escenario desagradable.

Entonces, a pesar de que solamente la décima parte de la población sabía leer y escribir, a la prensa se le consideraba como el cuarto poder. Cada semana aparecía un nuevo periódico o revista, aunque su editor sabía que, de elegir el camino de la crítica severa antiporfirista, terminaría por cerrar la publicación.

Y es que desde 1876, cuando asumió la Presidencia de México, Porfirio Díaz no permitía que se le criticara y, para evitarlo, había puesto en vigor la política de «pan y palo». El dictador pagaba los halagos con subsidios a la publicación; pero encarcelaba o fusilaba a quienes lo criticaban. Para 1888 subvencionaba casi 60 periódicos en la República. El costo de esa medida equivalía al del Congreso de la Unión: un millón de pesos al año.

Así, mientras El Imparcial se consolidaba como industria poderosa, adulando a don Porfirio y reducía el costo del ejemplar a dos centavos; la prensa de oposición estaba muy lejos de poder competir con ese precio, El Hijo del Ahuizote, de los hermanos Flores Magón, costaba 12 centavos. Sí, no había aún “benditas redes sociales”.

La libertad de prensa había quedado garantizada en la Constitución de 1857; pero en 1870 se aprobó la Ley de Imprenta, que castigaba los «abusos» de escritos «injuriosos, subversivos, sediciosos e inmorales»; que pretendieran trastornar el orden público, incitar a la desobediencia de las leyes o imputaran a los gobernantes defectos falsos u ofensivos.

La ley señalaba que las penas serían económicas; pero en la realidad iban desde la clausura del diario hasta el encarcelamiento del autor, del prensista, el tipógrafo, el cajista, los dobladores, incluso, de los niños «papeleros» y a veces hasta la incautación de la imprenta. Peor aún, hubo muchos periodistas torturados.

La Cárcel de Belén, tenía una llamada “cajón del muerto”. Era un cuartito sin luz donde apenas cabía un ser humano en el que se encerraba al preso junto con un dedal lleno de chinches durante varios días. Otra tortura era la bramadera: un poste al que se amarraban las manos y los pies hasta que el dolor se volvía insoportable y los reos empezaban a «bramar».

A los periodistas más «peligrosos» o reincidentes se les enviaba a las tinajas de San Juan de Ulúa. Tal fue el caso de Daniel Cabrera, dueño de El Hijo del Ahuizote1, un periódico «feroz e intransigente con todo lo malo», escrito en verso y en prosa irreverentes, con historietas de caricaturas mostrando al presidente armado con la «matona» para acabar con la Constitución y echando raíces en la silla de la dictadura.

Otra ley mordaza, truncada… El grupo legislativo de Morena en el Congreso del Estado de Hidalgo echó para atrás su propia iniciativa de ley en la que proponía facultar al Consejo General del Instituto Estatal Eléctrico (IEEH) para amonestar a los medios de comunicación que “no respeten la honorabilidad” de personajes públicos.

Luego del creciente rechazo que expresaron medios de comunicación de la entidad, así como las duras críticas de la oposición, la diputación local de Morena, dentro de las modificaciones que presentó para el Código Electoral estatal, suprimió el artículo 35, que establecía las amonestaciones para los medios de comunicación que no respetaran el honor de candidatos y dirigentes partidistas “independientemente de las penas y medidas de seguridad en que incurran por esta conducta”.

Este precepto estaba incluido en la iniciativa que los morenistas subieron a tribuna, sin embargo, tras la inconformidad de algunos medios de información y de diputados de oposición, el artículo 35 fue suprimido de último momento, contraviniendo el procedimiento legislativo de acuerdo con la coordinadora del grupo legislativo del PRI, María Luisa Pérez Perusquía.

La legisladora de Morena, Roxana Montealegre Salvador, señaló que la modificación de último momento fue porque “chocaba con la reforma que se presentaría para acabar con los delitos de calumnia y difamación”,

sin embargo, los coordinadores de las bancadas del PRI y PAN, María Luisa Pérez Perusquía y Asael Hernández Cerón hicieron notar que Montealegre mintió, debido a que el cambio no se hizo conforme al reglamento establecido, es decir, la modificación se tendría que haber realizado en comisiones donde se analizó la propuesta y no de forma arbitraria en el pleno.

Tanto Pérez Perusquía como Hernández Cerón, exigieron a los morenistas que se siguiera el proceso legislativo de forma transparente y profesional, pues el cambio de última hora carecía de legalidad.

Acusaron que el artículo 35 de esta propuesta, tenía toda la intención de vulnerar la libertad de expresión, al facultar también al IEEH para propiciar el derecho de réplica de los aludidos, aun cuando esto se encuentra ya regulado por la constitución política federal.

Inició subasta de vehículos usados, propiedad del Senado de la República

El Senado de la República inició hoy la subasta electrónica para adquirir 76 vehículos que fueron utilizados por senadores y funcionarios de la anterior legislatura.

Se trata de 59 automóviles tipo sedán y 17 camionetas, que son exhibidos en el estacionamiento subterráneo del Monumento a la Madre, a donde cualquier interesado puede acudir a realizar su puja electrónica.

La subasta corre a cargo del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE). El convenio para realizarla fue firmado el pasado 11 de marzo, por la Secretaría General de Servicios Administrativos, la Dirección General de Recursos Materiales y Servicios Generales, y la Dirección General de Control Patrimonial de la Cámara Alta con la representación de ese organismo que coordina la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Cabe destacar que este remate vehicular es para reforzar las medidas de austeridad adoptadas al inicio de la presente LXIV Legislatura, en septiembre pasado.

Además de los ingresos que se recaben, el órgano legislativo logrará ahorros por concepto de gasolina, seguros, estacionamiento y mantenimiento.

Es decir, se prevé un ahorro de más de 370 mil pesos por concepto de seguros; más de 2 millones 200 mil pesos al año de ahorro por consumo de combustible; más de 2 millones de pesos de ahorro por concepto de impuestos y mantenimiento. Por la venta total de los vehículos, que son de los modelos 2014 a 1028, se calcula una recuperación de más de 5 millones 200 mil pesos. En suma, se estima un ahorro de casi 10 millones de pesos.

La exhibición y puja de los vehículos es a partir de las 11:00 de la mañana y hasta las 15:00 horas del día, en el estacionamiento subterráneo del Monumento a la Madre. Durará 14 días y, al término, se darán a conocer los resultados de las ofertas realizadas.

Los vehículos que no hayan sido enajenados a través de la subasta electrónica, entrarán en la convocatoria por parte del Sistema de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), para ser subastados -a martillo- los días 22 y 23 de agosto de 2019.

La comisión para el SAE por la realización de la compraventa de estos vehículos, será del 7 por ciento.

encargo. Que …

argondirector@gmail.com y argonmexico@gmail.com