Política Al Margen

Política Al Margen

Por Jaime Arizmendi

*Edomex, Coahuila, Nayarit… El PRI del 2018

*Cota va por Nayarit; Roberto Sandoval

*Coahuila y el Lastre Moreira

Argonmexico / Me quiere, no me quiere… Luego de haber perdido el año pasado los comicios en siete de las 12 gubernaturas, el PRI busca armar para el 4 de junio de 2017, una mejor estrategia que lo lleve a contener a la oposición en los cuatro estados donde habrá elecciones: Coahuila, Edomex, Nayarit y Veracruz. Más aún, cuando en los tres primeros se renovará el mando estatal.

Tanto al Estado de México, como a Coahuila, han sido gobernados por el PRI desde que nació como partido político. Incluso, el Edomex, donde ahora gobierna Eruviel Ávila Villegas, se considera el bastión tricolor que bajo ningún motivo puede pasar a manos de la oposición; porque eso significaría un alarmante panorama para éste instituto político hacia la presidencial del 2018.

Y es que el Estado de México es donde los resultados generarían el mayor impacto político por ser la entidad con el mayor número de votantes a nivel nacional, casi el 13 por ciento de la votación nacional; además de que es la tierra natal del Presidente Enrique Peña Nieto, quien en 2012 triunfó en las urnas con una irrebatible votación a su favor.

En ese sentido, los seis aspirantes a la candidatura estatal del PRI, deben lograr la mejor estrategia para mantener su presencia en el Edomex, y mejorar el ánimo de la militancia priísta, después de la vorágine social que provocó el gasolinazo, y otros temas como el de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, del cual no se han difundido debidamente elementos de credibilidad ante la ciudadanía.

En tanto, los suspirantes de otros partidos se proponen no desaprovechar esta coyuntura política y social, en espera de arrebatarle la gubernatura del Edomex al tricolor. Convencidos de su mayor posibilidad que en otros tiempos, los partidos de izquierda (PRD, PT y Movimiento Ciudadano), ya registraron su alianza.

Pese a todo, para los siete aspirantes priístas a la gubernatura, la moneda está en el aire, aunque en esa lista sobresalen: Alfredo Del Mazo Maza (diputado federal), Ana Lilia Herrera (secretaria de Educación estatal) y Carlos Iriarte (presidente del PRI mexiquense); quienes contarían de entrada, con el respaldo del Verde Ecologista, Alianza Nacional y Encuentro Social, aliados con nuevo registro oficial ante el Instituto Electoral del Estado de México.

Respecto al PAN, todo indica que Josefina Vázquez Mota sería la candidata a gobernadora; sin embargo, panistas mexiquenses como el diputado Ulises Ramírez han puesto el grito en el cielo al considerar que sería “imposible, ilegal e inmoral” que el CEN del blanquiazul la designara como su abanderada para los comicios de esa entidad.

En Morena, el mismo dirigente moral y partidista, Andrés Manuel López Obrador se encargó de ungir como su abanderada a competir por el Estado de México a Delfina Gómez, de quien dice es un “milagro político”.

Con esa decisión, el político tabasqueño no sólo dejó sacó de la jugada morenista a Horacio Duarte, sino también dejó con un palmo de narices al senador Alejandro Encinas Rodríguez, quien esperaba encabezar la nominación de un “frente amplio de izquierdas” que, por supuesto, incluyera a Morena.

Y aunque también habría que considerar a precandidatos “independientes” que aspiran a suceder a Eruviel Ávila en el Palacio de Gobierno de Toluca, como Isidro Pastor, exdiritente estatal del tricolor y exsecretario de Movilidad estatal, se estima que la entidad no los ve todavía con capacidad de victoria electoral.

Con todo ese mar de cosas, Eruviel Ávila tiene que hacer todo para que su partido no pierda la gubernatura, porque si él aspira a buscar la nominación presidencial del 2018 de su partido, –como dicen ahora–, perder el proceso sucesorio con un opositor le significaría tanto como darse un balazo en el pié…

Nayarit, en la palestra… Mientras el mismo gobernador priísta Roberto Sandoval Castañeda destapa al senador Humberto Cota Jiménez, como candidato del PRI a la gubernatura del estado, porque el ahora expriísta Raúl Mejía aceptó abanderar a Movimiento Ciudadano para competir por ese cargo; el PAN no ha decidido quién será su aspirante oficial.

Este domingo, Raúl Mejía aceptó ser candidato a gobernador de Nayarit por MC: “Luego de consultarlo con mi familia y amigos, decidí encabezar este gran movimiento ciudadano que nos lleve por una ruta más segura para rescatar a Nayarit.” Solo falta que el PAN designe a su abanderado…

 

Anaya por Anaya, rompe unidad panista… Luego de dos periodos bajo el mandato de los hermanos Moreira: Humberto y Rubén, dos millones de coahuilenses se alistan este año a elegir gobernador. Coahuila es la entidad con más partidos locales, y con partidos políticos con registro.

Los partidos nacionales: PRI, PAN, PRD, PT, Morena, PVEM, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social, Partido del Trabajo. Y los locales: Unidad Democrática de Coahuila, Social Demócrata Independiente de Coahuila, Partido Primero Coahuila, Partido Joven, Partido de la Revolución Coahuilense, Partido Campesino Popular.

Para la oposición, los partidos locales nacieron con el apoyo de los Moreira para simular diversidad política. El pasado 20 de enero se registraron las alianzas entre los partidos para competir por la gubernatura.

El PRI se alió con PVEM, Nueva Alianza, el Social Demócrata Independiente, Partido Joven, Partido de la Revolución Coahuilense y Partido Campesino Popular; mientras que con el PAN, partido opositor con mayor presencia en el estado, irán en alianza Unidad Democrática de Coahuila, PRD y Encuentro Social.

Además del escándalo por la deuda pública que se disparó bajo el gobierno de Humberto Moreira —según Hacienda se contrataron más de 30 mil millones sólo en cinco años de gestión—; los casos de corrupción y violencia han ocupado titulares con los Moreira al frente del gobierno. Los han vinculado a procesos legales en Estados Unidos donde se les señala por ligas con el crimen organizado.

Y cuando la dirigencia nacional de Acción Nacional anunció que el exsenador Guillermo Anaya resultó “el candidato más competitivo”; el senador Luis Fernando Salazar, negó su aval, y acusó irregularidades en el proceso interno de Acción Nacional para elegir abanderado. Podría irse como un independiente fuerte.

Por el PRI, Rubén Moreira apoya al alcalde con licencia de Torreón, Miguel Ángel Riquelme Solís, hombre cercano a él y a su hermano. Aunque el ambiente político en Coahuila es movido por el empresario taurino Armando Guadiana, quien pide crear un bloque opositor al PRI en la entidad. Como aliado de AMLO, podría buscar una candidatura para los comicios de este año. Sálvese el que pueda…

Share this post

Post Comment