Politica Al Margen

Por Jaime Arizmendi

*Estrategias Oficiales Contra Suicidas, Claman en San Lázaro

*Justicia Lenta, Tras Agresiones de Porros en CU

Argonmexico / Lo urgente, no es para después… En seguimiento a iniciativas presentadas en la pasada Legislatura en que se urge a implementar estrategias y campañas oficiales que permitan prevenir el suicidio, que a nivel mundial ya se ha convertido en la segunda causa de defunciones entre personas de 15 a 29 años de edad; un diputado de Morena plantea exhortar a la Secretaría de Salud y a sus homólogas de las 32 entidades federativas, a fortalecer las estrategias, acciones y medidas para prevenir el suicidio.

Fue el diputado César Agustín Hernández Pérez quien propone un Punto de Acuerdo, a partir de que la Organización Mundial de la Salud (OMS), estableció reducir para 2020 un 10 por ciento de los ya alarmantes índices de suicidio, en un llamado a dar cumplimiento al Plan de Acción de Salud Mental.

El legislador enfatizó que el acto suicida es considerado como un problema de salud pública que puede ser evitado; de ahí lo relevante de sumar esfuerzos para sensibilizar sobre la importancia de este problema y generar acciones y estrategias para “eliminar por completo las estadísticas” sobre el tema.

Repuso que, a nivel mundial, el suicidio es la segunda causa de defunción entre la población de 15 a 29 años. Cerca de 800 mil personas se quitan la vida, lo que equivale a una muerte cada 40 segundos. Además, por cada ser humano que consigue suicidarse, existen al menos 20 que lo intentaron.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) acusan que en 2015 en nuestro país se registraron seis mil 285 suicidios, cantidad que representa una tasa de 5.2 fallecidos por cada 100 mil habitantes. La tasa fue de 8.5 por cada 100 mil hombres y 2.0 por cada 100 mil mujeres.

Sostuvo también que entre las entidades federativas que registraron las mayores tasas de suicidio, por cada 100 mil habitantes, aparecen: Chihuahua, con 11.4; Aguascalientes, 9.9; Campeche, 9.1; y Quintana Roo con 9.1.

El punto de acuerdo que ya fue publicado en la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados, Hernández Pérez resaltó que este fenómeno es multicausal, ya que no existe una explicación única por la cual una persona decida quitarse la vida.

No obstante, se reconoce que las causas que lo acentúan son enfermedades mentales, como la depresión, el trastorno bipolar, las adicciones, la violencia, las sensaciones de pérdida, temas de salud, baja autoestima, rechazo, problemas financieros y ruptura de relaciones, entre otros.

Asimismo –apuntó–, las consecuencias impactan seriamente en el entorno familiar, ya que se tiene que enfrentar un duelo traumatizante, entre cuyos efectos se encuentran la generación de sentimientos de culpabilidad.

Vale recordar que en el Plan de Acción sobre Salud Mental 2013-2020, los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se comprometieron a trabajar para alcanzar la meta mundial de reducir las tasas nacionales de suicidios en un 10 por ciento, para el año 2020.

Como hemos reportado en este espacio periodístico, es de suma importancia por ello, tomar conciencia de la gravedad del problema y evitar que vayan en aumento estos actos, por medio de estrategias, acciones y medidas prácticas para su prevención. Nos comentan que estudiantes universitarios enfrentan elevado riesgo de buscar esa salida falsa…

 

¿Qué mano mueve la cuna?… Y ya que hablamos de universitarios vale anotar que tras la agresión sufrida por estudiantes del CCH Azcapotzalco el pasado lunes 3 de septiembre cuando protestaban en Ciudad Universitaria, la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México ya dio de baja a 22 de los “porros” agresores; en tanto que autoridades capitalinas han detenido a tres de ellos.

Este lunes, la UNAM dijo haber expulsado a Ián Vaslav Martínez Pio y Eloy Ismael Escamilla Zúñiga, ambos del Colegio de Ciencias y Humanidades Naucalpan; así como Fabrizio Villanueva Flores, de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, una vez que fue identificada su participación en los hechos violentos en CU.

La notificación de su expulsión fue publicada este día en la Gaceta UNAM. Se informa además que la UNAM “continuará con la investigación, búsqueda e identificación de los participantes en dichos sucesos, y publicará los resultados”. Así con estas tres expulsiones, suman 22 los sancionados por la institución, cuyos expedientes fueron presentados ante el Tribunal Universitario para su ratificación.

Dos días después del lamentable suceso, la Máxima Casa de Estudios expresó su repudio a los hechos violentos en los que un grupo de estudiantes resultó con traumatismos menores y dos más con lesiones severas.

La comunidad universitaria se encuentra consternada por su salud, agraviada por estos actos de barbarie e inseguridad, e indignada ante los acontecimientos del día de ayer”, se destaca en el texto.

La Universidad dio a conocer que los jóvenes lesionados de gravedad, mismos que son atendidos en el IMSS, son Emilio Aguilar Sánchez, alumno de la Escuela Nacional Preparatoria 6 y Joel Meza García, de la Facultad de Filosofía y Letras.

Las denuncias por los hechos fueron presentadas a la Procuraduría capitalina y se dijo que “se procederá, sin miramientos, ante quienes resulten responsables por actos de acción o de omisión”.

Para añadir entonces: “Tenemos evidencias que orientan a señalar que entre los agresores se encuentran los grupos conocidos como ‘Treinta y dos’, del CCH Azcapotzalco; ‘3 de marzo’, del CCH Vallejo; la ‘Federación de Estudiantes de Naucalpan’; y otras organizaciones de vándalos conocidos como grupos porriles, que “al servicio de intereses externos a nuestra Universidad han asolado nuestras instalaciones en el bachillerato y que vemos hoy penosamente reaparecer”.

La Máxima Casa de Estudios previno que “dichos grupos de provocadores obedecen a intereses ajenos a la Universidad y que, evidentemente, pretenden desestabilizarla creando un clima de inseguridad e incertidumbre”.

En las imágenes difundidas de inmediato en redes sociales se documentan también a “personas ajenas a nuestra casa de estudios”. Y aunque se previno que “en las horas por venir continuarán los procesos de reconocimiento del resto de los golpeadores y de quienes facilitaron su llegada y propiciaron la agresión”.

Sin embargo, dos semanas después persiste en la comunidad universitaria la desconfianza en que se castigue con severidad a los responsables; sobre todo porque se aproxima el 2 de octubre, y a nadie le conviene mantener esa mecha encendida