Otra del Fin del Mundo; y el Regreso de Almodóvar…

cine

argonmexico.com/ Tan complicado es encantar como desagradar en demasía. Esta metáfora se aplica a la película “2012”, cuando pensamos que en más de dos horas y media, llenaron de efectos especiales impresionantes la pantalla grande, pero se olvidaron de un grandísimo detalle: el guión. Ya que sin este elemento, los filmes están destinados a ser muy malos y fracasar ante la crítica, aunque no precisamente en la taquilla. El seguro financiero de muchas películas -está no es la excepción- son los grandiosos efectos de la destrucción de colosales monumentos o la muestra de catástrofes naturales generadas de manera virtual y en la cinta de Roland Emmerich (10,000 AC, Godzilla, El día después de mañana, y El día de la Independencia), lo observamos claramente, viendo caer por sólo mencionar un elemento, al famoso Cristo del Corcovado, ubicado en Río de Janeiro.

 

2012El argumento, plagado de crestas de dramatismo, que al final de cuentas resultan muy poco trascendentes, narra la aventura de un grupo bastante nutrido de protagonista y secundarios, que sobreviven al cataclismo vaticinado en las profecías mayas, de las cuales no se hace mayor referencia que unas cuantas menciones insípidas.

Los personajes, por curioso que pueda parecer, tienen que ver prácticamente todos, haciéndonos recordar a las historias de hadas, dónde al final, con el simple toque de una varita mágica, todo comienza a mejorar.

Protagonizada por John Cusack, Thandie Newton, Amanda Peet, Liam James, Morgan Lily y Danny Glover, entre otros, “2012” es una muestra de que el Apocalipsis, por serio que pueda parecer para los creyentes, también se puede convertir en una mofa con cintas de este tipo.

Solo cabe mencionar que es de esas cintas que aún llenan salas, por la magnífica campaña publicitaria que las rodea, aunque su calidad deja mucho que desear para cualquiera.

Los abrazos rotos

images/stories/almodovarpenelopebrazosrok.jpgPor otro lado, la decimoséptima película del realizador manchego, Pedro Almodóvar, “Los Abrazos Rotos”, que cuenta la historia de un escritor y cineasta ciego a causa de un accidente, quien tiene una doble personalidad, que recuerda el trágico suceso y a la mujer que amaba.

Una cinta complicada y demasiado lenta, que argumentalmente carece de coherencia en algunos diálogos, pero que es preciso mencionar, es obra del genio español y tiene su sello.

Solo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias:

trejohector@gmail.com

Deja un comentario