Nobleza obliga: Carlos Lozano de la Torre

Nobleza obliga: Carlos Lozano de la TorrePor David Pérez Calleja

Argonmexico.com / AGUASCALIENTES, Ags.–Nobleza obliga. El primero de diciembre de 2010, el Ingeniero Carlos Lozano de la Torre, gobernador electo de Aguascalientes, integraría un gobierno plural y transparente con sus aliados electorales; con los formales y con los de facto.

Estoy seguro que desde hoy, las más exitosas batallas electorales en todo el país serán consecuencia de las mejores alianzas partidistas. En el futuro inmediato, para alcanzar la alternancia en el Poder, se ocuparán las mejores alianzas electorales.

Como habíamos pronosticado, la suma aritmética de los votos obtenidos por la Alianza PRI-PVEM-Panal, y los posibles votos de “facto” prometidos por el Partido Convergencia y la corriente panista “luisarmandista”, otorgaron al exsenador del Partido Revolucionario Institucional, las riendas del poder ejecutivo estatal.

 

Esta visión nace de las victorias de Carlos Lozano en Aguascalientes y Miguel Alonso, en Zacatecas, ambos apoyados por la alianza PRI-PVEM-Panal. Pero con las victorias del exsenador del PRI, Mario López, “Malova”, en Sinaloa; de Gabino Cue, en Oaxaca, y de Rafael Moreno Valle, en Puebla, apoyados por la supuesta alianza “contra natura” formada por PAN-PRD-PT-Convergencia. Además, estos resultados, nos confirman una tendencia aliancista que podría ser determinante en el resultado de los comicios presidenciales del 2012.

Por otra parte, me parece que el desarrollo democrático de Aguascalientes y el ejercicio libre del voto, facilita la participación de los partidos minoritarios en proyectos electorales viables, con la formación de gobiernos plurales. En el futuro, veremos alianzas electorales para pactar un “cogobierno”, donde ciertamente los partidos mayoritarios ganarán, pero las minorías partidarias también lo harán.

Cómo lo sostuve durante años, el factor definitivo para la victoria en la elección del nuevo gobierno de Aguascalientes, se sustentaba en una alianza partidista. Además, afirmé que para ganar la gubernatura, el PRI debería romper la barrera de los 180 mil sufragios, pues de no alcanzar tal cifra, la alternancia política en el palacio de los Rincón Gallardo sería imposible.

Dije que el PRI, por sí sólo, no tenía oportunidad alguna de ganar una elección ante el PAN, si lo enfrentaba como partido individual. Y ciertamente, el resultado del PREP, en cuanto a la elección de gobernador, confirma que el PRI por sí sólo sumó 160 mil 542 votos, que representan 39.76% de la votación total emitida. Mientras el PAN, por sí sólo, sumó 172 mil 136 sufragios (42.64%).

Sin embargo, el domingo 4 de julio, la votación obtenida por Carlos Lozano de la Torre, como candidato a gobernador del estado, postulado por la Alianza por tu Bienestar, sumó de acuerdo al PREP, 191 mil 698 sufragios, lo cual equivale al 47.48% de los votos depositados en las urnas (esta cifra aumentará en el cómputo estatal, aún falta sumar los votos de 89 casillas).

De esta forma, la votación obtenida por Lozano y su Alianza, superó en números absolutos, los votos obtenidos en 1998 por Felipe González, y en 2004 por Luis Armando Reynoso, y ganó la Elección de Gobernador.

El domingo 4 de julio, Martín Orozco Sandoval, como candidato del PAN sumó 172 mil 136 votos, el 42.64% de la votación total emitida. Así las cosas, en números absolutos, Orozco recibió menos votos que Felipe y Luis Armando, y perdió los comicios.

Recordamos que en 1998, el PAN obtuvo 182 mil 352 votos, equivalentes al 52.38%, del total de sufragios emitidos, y Felipe González se convirtió en el primer gobernador panista en Aguascalientes. Para los comicios de agosto de 2004, Luis Armando Reynoso, contabilizó 190 mil 322 votos, esto es el 55.38% del total de votos emitidos, y se encumbró como el segundo gobernador del PAN en Aguascalientes.

La reducción del abstencionismo electoral fue una buena noticia para la democracia en Aguascalientes. Fuimos testigos de que este 4 de julio, la participación ciudadana alcanzó el 54.6% de la Lista Nominal de Electores, lo cual corresponde a 403 mil 730 votos.

No obstante, algunos analistas que buscan descalificar a los gobernantes electos, han tomado como base esta votación, y la han calificando como “poco representativa de la voluntad de los ciudadanos”. Me parece que su visión podría estar equivocada.

Veamos algunos razonamientos para combatir las descalificaciones a priori. Ciertamente, durante los comicios de 1998, cuando se estrenaba el nuevo Padrón Electoral, participó el 67.51% de los electores inscritos en la Lista Nominal, pero sólo votaron 348 mil 177 ciudadanos. Seis años después sólo votaron 343 mil 664 electores (52.31%).

Para las elecciones locales del año 2007, votaron 325 mil 024 ciudadanos, 44.7% de la Lista Nominal; y para las elecciones federales de julio de 2009, lo hicieron 329 mil 954 electores, esto es el 42.7% de los registrados. He aquí la razón de mi dicho. En cuatro elecciones consecutivas, desde 1998, en Aguascalientes no habían votado más de 348 mil electores.

Este es un indicador muy importante, pues demuestra que el crecimiento de la Lista Nominal de Electores, no se refleja en proporción directa con el índice de participación ciudadana, que apunta al decrecimiento gradual.

La sensible reducción del voto “nulo”, fue otra buena noticia para Aguascalientes el 4 de julio. Resulta que el PREP del 4 de julio, contabilizó 11 mil 028 votos nulos. Recordamos que en los comicios de 1998, anularon su voto un total de 4 mil 889 electores. Para las elecciones de agosto de 2004, la cifra de votos nulos se duplicó y llegó a 8 mil 461.

Durante las elecciones locales del 2007, anularon su voto 12 mil 108 ciudadanos. Y finalmente, en las elecciones federales del 2009, la cifra de votos nulos fue la más alta de laos últimos 12 años, al llegar a los 26 mil 42 sufragios nulos.

En cuanto al porcentaje de la votación individual obtenida por los partidos que integraron la Alianza por tu Bienestar, sólo el PRI registró un incremento porcentual de votos: contabilizó en su favor el 39.76% de los sufragios.

El PRI, en los comicios de 1998, había recibido el 37.51% de la votación. Para los comicios de agosto de 2004, obtuvo el 35.46% de los votos emitidos. En las elecciones del 2007, alcanzó el 33% de la votación total. Y, finalmente, en la elección federal de 2009, registró su porcentaje histórico menor, con el 28% del total de votos depositados en las urnas.

El Panal redujo su porcentaje de preferencia entre los electores de Aguascalientes. El PREP del 4 de julio de 2010 contabilizó en su favor sólo el 4.74% de la votación total emitida. Este partido, en los comicios federales de 2009 había obtenido el 10.98% de los sufragios.

El PVEM, fue el partido de la Alianza que redujo dramáticamente su presencia individual en Aguascalientes. El PREP del 4 de julio de 2010 sólo le contabilizó un respaldo del 1.66% de los votantes. Este partido, en la elección de 2009, había obtenido el 12.84% de los votos emitidos, y en 2007, había sumado el 9% de la votación total emitida.

En el ámbito municipal, Carlos Lozano de la Torre, de acuerdo con el PREP, ganó su elección en los 11 municipios que conforman la geografía política del estado de Aguascalientes. El porcentaje de votos que alcanzó el candidato a gobernador de la Alianza por tu Bienestar (PRI-PVEM-Panal) en cada uno de los municipios fue la siguiente:

–Aguascalientes, 46.43% de los votos (128 mil 114); Asientos, 51.10% de los votos (8 mil 355); Calvillo, 43.43% (8 mil 95); Cosío, 53.31% (3 mil 259); El Llano, 45.39% (3 mil 291); Jesús María, 48.63% (13 mil 105); Pabellón de Arteaga, 53.75% (7 mil 484); Rincón de Romos, 48.82% (7 mil 662); San Francisco de los Romo, 51.20% (5 mil 825); San José de Gracia, 45.54% (1,899); y Tepe zalá, 54.19% de los votos totales (4 mil 609).

En cuanto a la elección de gobernador por distritos locales, Carlos Lozano de la Torre, obtuvo la victoria de gobernador en 13 de los 18 en disputa:

–En el distrito I obtiene 50.08% (10,921 votos), por el 30.45% (6,641 votos) a favor de Orozco; en el distrito II, alcanza el 50.39% (15, 669), contra el 37.27% (11, 591 votos) para Orozco; en el distrito III, obtiene el 52.19% (9,969 votos), contra el 27.72% (5,295 votos) de Orozco; y en el distrito IV, gana el 49.29% (10,378 votos), contra el 40.49% (8,524 votos) a favor de su adversario.

En el distrito V gana el 50.66% (11,297 votos), por el 40.53% (9,038) de Orozco; en el distrito VII, obtiene el 49.51% (8,552), contra el 42.86% (7,404 votos) de su adversario; en el VIII, triunfa con el 43.43% (8,095), contra el 33.95% (6,329 votos) de Orozco; igual en el distrito XII, 54.43% (10,330 votos), contra 37.85% (7,184) a favor de Orozco; y gana el XIII, con el 52.46% (11,840 votos), contra el 38.96% (8,794) para su contrario.

Se lleva la victoria en el XIV, con 54.94% (11,291 votos), contra el 36.71% (7,545) de Orozco; el distrito XV, con el 47.85% (11,554 votos), contra el 44.11% (10,652) a favor de su adversario; el XVII, con 50.37% (10,690 votos), contra 40.41% (8,577) para Orozco; y finalmente, gana el distrito XVIII, con 48.28% (10,432 sufragios), por el 43.03% (9,298) de su contrincante.

También en el resultado de gobernador por distrito local, Carlos Lozano de la Torre, perdió la elección solamente en cinco distritos: el VI, obtiene 35.07% de los votos (9,634), contra 59.11% (16,237) de Orozco; en el IX, con 46.42% (9,467), contra 47.55% (9,698 votos) a favor de Orozco; en el X con el 38.73% (9,262) de los votos, contra 55.79% (13,342) para Orozco; en el XI con el 45.39% (11,436) de los votos, por 48.02% (12,099) de Orozco; y en el XVI con 41.21% (10,881) de los votos, contra 52.60% (13,888) sufragios a favor de su adversario.

Pues bien, amables lectores, ahí tienen ustedes los datos “duros” con lo que se puede juzgar, racionalmente, el resultado de la elección de gobernador del estado de Aguascalientes del pasado 4 de julio de 2010. Quizás ahora, Usted tiene más elementos para hacer prospectiva y opinar con mayor precisión de lo acontecido en el pasado y del futuro que vendrá.

Deja un comentario