Niños Clínicamente Sanos Expuestos a Contaminantes Presentan Aumento de Leptina, Resistencia a Insulina, y Riesgo de Diabetes y Obesidad: Investigadora de UVM

Por José Luna

Argonmexico /  Niños sanos residentes de la Ciudad de México presentan mayores concentraciones de glucosa y leptina en ayunas, resistencia a la insulina y deficiencia de vitamina D, asociada a la exposición de contaminantes ambientales como: gasolina, diesel y aceites, lo que incrementa el riesgo de padecer obesidad y diabetes tipo 2, expuso la Dra. Lilian Calderón Garcidueñas investigadora de la Universidad del Valle de México.

La Dra. Calderón explicó que en la investigación titulada Los niños con peso normal en la Ciudad de México expuestos a altas concentraciones de PM2.5 muestran leptina y endotelina 1 alta en sangre, deficiencia de vitamina D y desregulación de la hormona de recompensa de alimentos versus controles de baja contaminación. Relevancia para la obesidad y la enfermedad de Alzheimer, la cual se publicó en la revista de investigación Environmental Research , se analizaron las adipocinas, las hormonas de recompensa de los alimentos, disfunción endotelial, vitamina D y apolipoproteína E (APOE) en personas clínicamente sanas con peso normal con edad promedio de 11 años.

Abundó que se trata de un estudio que forma parte de la línea de investigación que desde hace 15 años realiza sobre la asociación de la contaminación ambiental con enfermedades neurodegenerativas y en donde se han encontrado una serie de factores sinérgicos en la interacción entre cerebro, el sistema nervioso periférico, el tracto gastrointestinal y el medio ambiente.

Calderón señaló que las fuentes de contaminantes del aire incluyen contaminantes ambientales comunes como mohos y partículas finas en exteriores e interiores (PM2.5). Las nanopartículas ingresan por la nariz directamente al cerebro, son inhaladas hasta los alveolos y deglutidas al tracto gastrointestinal donde pasan a la circulación sistémica o bien alcanzan el cerebro por transporte axonal de nervios como el trigeminal y el vago. Las nanopartículas usan los glóbulos rojos como caballos de Troya para alcanzar todos los órganos del individuo, incluyendo por supuesto el cerebro, donde se adhieren en el endotelio, pasan al otro lado de la barrera hematoencefálica e incluso traspasan membranas a nivel celular, de ahí la relevancia de ampliar la investigación a diferentes órganos.

En el contexto de contaminación severa del aire o en modelos experimentales expuestos a componentes de la contaminación del aire, los trastornos metabólicos que involucran adipocinas inflamatorias, resistencia a la insulina y disfunción endotelial en las zonas urbanas en los niños representan una espiral viciosa que involucra las interacciones entre los contaminantes del aire, el estrés oxidativo, la genética y las deficiencias nutricionales, dijo.

La investigadora indicó que los resultados reafirman lo que se ha expuesto en sus diferentes estudios y es que los contaminantes ambientales tienen un impacto negativo en la salud de los niños; desde la inmunidad deteriorada, el desarrollo psicomotor retrasado, hipertensión, la desregulación de la insulina, la función pulmonar reducida, el parto prematuro, los defectos cognitivos y de olfato, los cambios volumétricos de la materia blanca, la inflamación sistémica, neuroinflamación y las características de la enfermedad de Alzheimer.

Entre los hallazgos a destacar de este estudio es que 87% de los niños participantes quienes tenían un índice de masa corporal normal “no obesos” mostraron altas concentraciones de leptina en ayuno, mayores concentraciones de glucosa en la sangre, así como deficiencia de vitamina D.

Calderón comentó que se sabe que los niños con obesidad están predispuestos a contraer diabetes, y que tienen que ver con las altas concentraciones de leptina y del receptor soluble de la leptina. Por otro lado, se ha resaltado la importancia de la deficiencia de vitamina D, el tejido adiposo disfuncional y la correlación negativa entre las concentraciones de vitamina D y leptina en sujetos obesos.

Sin embargo, destacó que en esta investigación se demuestra que niños no obesos tienen hiperleptinemia, esto es, porque la neuroinflamación y el daño endotelial probablemente contribuye a las alteraciones en el transporte de la leptina a los sitios estratégicos cerebrales.

Para complicar el escenario, estos niños también tienen una marcada deficiencia de vitamina D, lo que es importante debido a los conocidos vínculos metabólicos y de demencia.

La neuropatóloga y neurotoxicóloga manifestó que hoy tenemos una ventana de oportunidad de 50 años entre el momento en que los niños creciendo en medios urbanos contaminados tienen los efectos perjudiciales metabólicos que se describen en esta investigación y el día en que presentarán demencia.

La evidencia metabólica actual que afecta la salud de millones de niños de zonas urbanas obliga a tomar medidas inmediatas si apuntamos nuestros esfuerzos para identificar y mitigar los factores ambientales que influyen en la obesidad, la enfermedad cardio-metabólica, la diabetes mellitus y el Alzheimer.

Bajo estas condiciones la investigadora Lilian Calderón recomentó imprescindible que niños realizacen ejercicio en ambientes cerrados, evitar actividad física al aire libre, tomar Vitamina D y tener una dieta mediterránea que consiste en verduras, nueces, almendras, carne en cantidades moderadas, aceite de oliva y evitar bebidas con fructosa y bebidas energéticas.