Mortandad de Manatíes en Tabasco se Debió a Múltiples Factores Ambientales y Antropogénicos

Por Carlos Hernández Chablé / Director ArgonTabasco

*Un ambiente contaminado, sequía, altas temperaturas y exceso de nutrientes que favorecieron el florecimiento de algas nocivas, entre los factores que llevaron al estrés a los organismos, provocando su muerte.

*Comité para la Atención de la Contingencia realizó 35 estudios para conocer las causas.

*Se determinó la presencia de cuatro especies de algas nocivas, generadoras de cianotoxinas de alta peligrosidad.

*Más del 70% de los cadáveres encontrados correspondían a edad juvenil o pre-adulto, con longitudes menores a los 2.60 metros.

*La presencia de metales pesados se encontró inferior al límite de posibles afectaciones a la vida acuática, lo cual no explicaba la muerte de los sirénidos

Argonmexico / TABASCO, Tab.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa)  informa que el Comité Interinstitucional para la atención de la contingencia concluye que la causa probable de la mortandad de los manatíes se debió a múltiples factores que los llevó a una situación de estrés y les causó la muerte.

En reunión del comité conformado para la atención de la contingencia relacionada con la muerte de manatíes, los integrantes de cada grupo dieron a conocer los resultados de sus trabajos en materia de monitoreo de organismos vivos, necropsias y análisis de laboratorio, así como de calidad de agua y verificación de instalaciones de Pemex e industria en la zona.

Los múltiples factores se debieron a un proceso en el que concurrieron la presencia de patógenos diversos en los manatíes, la toxicidad de metales pesados en el ambiente, plaguicidas y las condiciones ambientales presentes en el periodo, como sequía, altas temperaturas, retraso de la época de lluvias y condiciones en agua de alcalinidad y exceso de nutrientes.

Lo anterior favoreció un florecimiento de algas nocivas generadoras de cianotoxinas, que provocó una situación de estrés y como consecuencia la muerte de los sirénidos y otras especies como pez diablo y carpas herbívoras.

Entre el 18 de mayo y 26 de octubre del 2018, se registraron 48 cadáveres de manatíes, en el estado de Tabasco, de los cuales se encontraron: 25 en Macuspana, 11 en Centla, seis en Jonuta, tres en Centro, uno en Paraíso y uno en Balancán.

Por lo anterior, el Comité para la Atención de la Contingencia, coordinado por la Profepa, realizó 35 estudios a muestras de organismos, agua, sedimentos y plantas, en laboratorios del Senasica, IMTA, Conagua, ITBC, UNAM Facultad de Medicina Veterinaria, Cinvestav, Sernapam y otros laboratorios privados, a fin de determinar la causa probable de la mortandad de manatíes.

Los estudios y monitoreo del área determinaron un ambiente contaminado y condiciones climáticas adversas, además de la presencia de cuatro especies de cianofíceas (algas verde-azuladas), generadoras de cianotoxinas de alta peligrosidad.

Los especialistas e investigadores identificaron factores que explican el desarrollo de numerosos florecimientos de cianofíceas a lo largo del sistema de Bitzales; encontraron como principal vía de intoxicación por diferentes especies de peces y manatíes, la alimentación como el elemento crítico.

Los registros del comité coordinado por esta Procuraduría resaltan que el 68% (33) de los hallazgos de muerte de manatíes fueron en la zona conocida como Bitzales, en los municipios de Centla, Macuspana y Jonuta, específicamente en el Río Bitzales y los arroyos Maluco y Naranjos.

La mayor incidencia ocurrió entre los meses de julio y agosto con el registro de 17 y 11 cadáveres, respectivamente. En mayo hubo cuatro, en junio 7, durante septiembre 6 y en octubre 3.

Más del 70% de los cadáveres encontrados correspondían a edad juvenil o pre adulto, con longitudes menores a los 2.60 metros.

Por ello, el 21 de junio de este año, se convocó a los integrantes de la Red para la Atención de Varamientos de Mamíferos Marinos en el Estado y conformar el Comité para la Atención de la Contingencia.

Este Comité, coordinado por la Profepa, tuvo representación de Semarnat, Conanp, Conagua, IMTA, Senasica, Sernapam-Tabasco, la Secretaría de Salud de Tabasco y el Instituto de Protección Civil, además de académicos de UJAT, ECOSUR, UAM y UNAM. Asimismo, especialistas de AZCARM (ZooMAT, Yumka, El Nido, Acuario Veracruz, Africam Safari) y AMHMAR.

Se sostuvieron 12 reuniones de trabajo del Comité, cuyo objetivo principal fue la de investigar las causas de muerte de los manatíes.

La atención de la contingencia se llevó al más alto nivel. Dos de estas reuniones (14 y 22 de agosto de 2018) fueron presididas por el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el Gobernador de Tabasco, el Procurador Federal de Protección al Ambiente y el Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Además, se contó con la participación de funcionarios de los gobiernos federal y estatal, además de especialistas en las ramas de medicina veterinaria, biología, ecología, patología, toxicología, hidrología, etc., de más de 30 dependencias e instituciones.

Las hipótesis planteadas por el Comité fueron: ataque entre congéneres por época de apareamiento; Intoxicación por presencia de agroquímicos, hidrocarburos, microalgas y cianobacterias; falta de alimento y desnutrición; ejemplares contagiados con agentes patógenos, y colisiones con embarcaciones menores.

Por ello, se organizaron equipos de trabajo de campo para implementar un plan de rescate de ejemplares vivos, de monitoreo y atención inmediata de organismos vivos y muertos.

Es importante señalar que dos manatíes que se capturaron en el mes de julio estuvieron bajo cuidados en la Estación Tres Brazos de la Reserva de la Biósfera Pantanos de Centla y posteriormente fueron liberados (31 de octubre del 2018), con base al reporte técnico de los especialistas de la UJAT que atendían a los manatíes rescatados.

Además, a fin de identificar posibles fuentes de contaminación y ante exigencias de las comunidades, la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) realizó la verificación de 44 instalaciones de PEMEX, en compañía de representantes de las comunidades e instituciones federales y estatales y con la Fe de hechos de Notarios. No encontró evidencias de ser fuentes de contaminación por fugas o derrames.

En la zona se aplicó programa de inspección a una plantación de palma de aceite y a 7 pequeñas empresas generadoras de residuos peligrosos, sin encontrar irregularidades o fuentes de contaminación.

También, como acción preventiva y de apoyo a la comunidad se instalaron 7 plantas potabilizadoras y habilitación de dos pozos de agua; además la SEMARNAT destinó 5 millones de pesos para empleo temporal.

Por otro lado, la Secretaría de Gobierno del estado instaló una mesa de atención social para atender las demandas de las comunidades en materia de salud, empleo temporal y abasto de agua potable.

De un total de 35 estudios, 24 fueron en materia de patología, toxicología, bacteriología, biometría hemática, bioquímica, serología e inmunología. Los 11 restantes a calidad de agua, biota y sedimentos para analizar parámetros fisicoquímicos, microbiológicos, agroquímicos, hidrocarburos, fertilizantes, coliformes, bioxinas y microalgas.

Los resultados de laboratorio arrojaron la presencia de metales pesados (cadmio y cromo) en muestras de un cadáver de manatí, de un ejemplar capturado vivo y en peces; la misma presencia de metales pesados (aluminio, vanadio, cadmio, cromo y níquel) se encontró en muestras de agua, raíces y sedimentos.

Sin embargo, las concentraciones de contaminantes arriba señalados se reflejaron inferiores al límite de posible afectación a la vida acuática o por debajo de los límites permisibles de las normas mexicanas, por lo cual no determinaron la intoxicación aguda de los manatíes o dieron explicación de ser la causa de la muerte.

Incluso para la protección de la vida acuática de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, así como de acuerdo a los Criterios Ecológicos emitidos por Canadá, por lo que no es contundente la correlación de ello con la muerte de los manatíes.

En ese sentido, acorde a los resultados preliminares de presencia de contaminantes que no fueron causa de la muerte de manatíes, se inició un diagnóstico de florecimientos de algas nocivas considerando la presencia de parámetros ambientales como sequía, altas temperaturas, coloración del agua y lesiones en cadáveres de manatíes.

Por lo que se determinó la presencia de cuatro especies de cianofíceas (algas verde-azuladas) generadoras de cianotoxinas de alta peligrosidad, además se identificaron factores que explican el desarrollo de numerosos florecimientos de cianofíceas a lo largo del sistema de Bitzales.

Se encontró como principal vía de intoxicación por diferentes especies de peces y manatíes, la alimentación el factor crítico.

El comité ha realizado distintas recomendaciones como seguimiento y preparación a la atención de la contingencia, pues los factores permanecen en el ambiente y se mantiene el riesgo de presentarse una mortandad similar en las próximas temporadas.

Entre las recomendaciones que el Comité realiza se apuntan:

Ø  El monitoreo sobre detección de algas nocivas y toxinas

Ø  Aplicar control de especies invasoras como el pez diablo y cormoranes

Ø  La reforestación de los márgenes de los ríos Bitzales y Maluco

Ø  Mantener el monitoreo de ejemplares y población de Manatí

Ø  Desarrollo de proyectos para el control físico de exceso de nutrientes en las zonas acuáticas

Ø  Control y eliminación de lirio infectado por toxinas

Ø  Sistema de manejo de RSU, Aguas Residuales

Ø  Estudio del comportamiento hidrodinámico de la zona

Ø  Participación comunitaria en los procesos de monitoreo y limpieza

Cabe señalar que el Informe final y todos los estudios realizados para determinar la mortandad de manatíes en Tabasco, se encuentran disponibles al público en general en el micrositio especial de SEMARNAT para la atención a mortandad de manatíes.