Crea IPN Lanceta Láser para Muestras de Sangre sin Molestias ni Dolor

sangresindolorokPor Mario Iván Bautista

argonmexico.com/ Científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon una lanceta láser que permite la adecuada toma de muestras de sangre sin causar dolor, molestias, hemorragias ni contaminación en los pacientes. Su objetivo es contribuir a mejorar la calidad de vida de enfermos de diabetes y  perfeccionar la toma de muestras sanguíneas en clínicas, laboratorios y hospitales,
Dicha tecnología es resultado del proyecto denominado “Perforador láser para la toma de muestras de sangre”, a cargo de un grupo de especialistas del Centro de Investigación en Ciencia Aplicada y Tecnología Avanzada (CICATA), Unidad Altamira, del IPN, encabezado por el doctor  Luis Vidal Ponce Cabrera, quien mediante diferentes pruebas ha demostrado importantes ventajas en comparación con los métodos convencionales.
En el desarrollo de esta importante herramienta médica, que cuenta con el apoyo del Fondo Sectorial Salud del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), también participan los investigadores politécnicos Miguel Ángel Arronte García, Eduardo de Posada Piñan, Teresa Flores Reyes y Eugenio Rodríguez González.
Al respecto, Luis Vidal Ponce señaló que este novedoso equipo permite la toma de muestras de sangre reduciendo la sensación de dolor y con un mínimo riesgo de contacto o contaminación, pues a diferencia de las lancetas convencionales, genera una perforación muy pequeña lo que garantiza la coagulación aún en pacientes diabéticos, toda vez que el diseño es compacto, portátil y no requiere de mantenimiento constante.
“La toma de muestras de sangre para análisis es una rutina frecuente en cualquier laboratorio clínico, y el procedimiento consiste regularmente en perforar la piel del dedo, utilizando para ello una lanceta metálica; sin embargo, hasta hoy este sencillo acto es problemático ya que, por un lado, se causa un dolor agudo y, por el otro, existe siempre un riesgo de contagio, al considerar especialmente el problema del SIDA, razón por la cual desde hace varios años se hacen intentos por encontrar alternativas menos dolorosas y sobre todo más seguras”, precisó.
Refirió que en el año 2004, en el CICATA Altamira, el grupo de investigadores del Laboratorio de Tecnología Láser logró obtener un financiamiento del Fondo Sectorial Salud de CONACYT para iniciar  las investigaciones, con el fin de desarrollar un equipo láser que permitiera perforar la piel con las ventajas de uso masivo, mayor rentabilidad y cero riesgos de contagio.
El especialista expuso que aún cuando se logró crear el primer prototipo, un año después de haber iniciado las investigaciones, en el proceso de desarrollo se han realizado sucesivas modificaciones y mejoras, siguiendo el curso de un trabajo que combina la investigación aplicada y el desarrollo tecnológico, de manera que en éste último, aplicando diversas áreas del conocimiento, entre ellas la electrónica avanzada y la óptica precisa, se obtuvo un producto con apariencia atractiva y parámetros acordes a las exigencias de un equipo médico.
“De esta manera, el último de los prototipos que logramos construir utiliza un láser de erbio-itrio-aluminio-granate (Er:YAG), que emite luz con longitud de onda de 2,94 micras (um), en forma de pulsos de hasta 500 milijoules (mJ) de energía, los cuales, convenientemente enfocados, son capaces de realizar una perfecta perforación en la piel, por lo que también se logró que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) otorgara una patente al IPN, que protege la configuración del medio activo del equipo”, explicó el  investigador.
En relación con los aspectos económicos, dijo que  “actualmente el precio de las lancetas metálicas en el mercado oscila entre los 11 y 37 centavos de dólar, mientras que la lanceta láser será de aproximadamente dos mil dólares, pero si el láser puede garantizar entre diez y cien millones de disparos para la obtención de muestras, entonces resulta más rentable, ya que un disparo con lanceta metálica convencional equivale es más costoso que un disparo de lanceta láser”, recalcó.
El doctor  Luis Vidal  mencionó que para operar la lanceta se debe tomar en cuenta la diferencia de espesor entre los tipos de piel. De ahí la necesidad de variar la energía de pulso, escogiendo un valor específico para cada paciente, para lo cual el usuario podrá escoger el nivel de energía apropiado entre tres opciones posibles, con un rango de control variable.
Por último, el especialista politécnico indicó que actualmente el desarrollo del perforador láser atraviesa la fase para obtener el prototipo industrial e integrar un paquete tecnológico, con el fin de transferir este producto a la industria, lo que permitirá iniciar la producción a escala masiva y transmitir los beneficios de esta nueva técnica al sistema de salud de nuestro país, sin excluir el potencial de exportación.

Deja un comentario