Desarrolla IPN Simulador Riesgos Sísmicos en Valle de México

ipn-sismosPor Mario Iván Bautista

argonmexico.com/ Para contar con mayores herramientas que contribuyan a reducir el impacto de fenómenos sísmicos y que incidan favorablemente en la protección civil para garantizar la seguridad de la población, científicos del Instituto Politécnico Nacional desarrollan un simulador de Riesgos Sísmicos en el Valle de México, mediante el cual es posible modelar los efectos que podrían tener movimientos telúricos de distintas magnitudes y calcular las zonas de mayor riesgo y los posibles epicentros.
La investigación se realiza en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Zacatenco, bajo la dirección del doctor Alexander Balankin, quien explicó que para la simulación de los movimientos telúricos se incluyen datos geofísicos del subsuelo y un estimado del nivel de agua en los mantos freáticos, que se analizan mediante distintas herramientas como modelos fractales y modelaciones de elemento finito.
El doctor Balankin refirió que el Valle de México es considerado como una zona de alto riesgo sísmico, por ello el proyecto se lleva a cabo con el apoyo del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal y de la Secretaría de Protección Civil del gobierno capitalino, ésta última proporciona datos recientes a los investigadores para desarrollar el trabajo, a partir de cuyos resultados se harán propuestas técnicas a las autoridades para que emitan las recomendaciones correspondientes en materia de protección civil y prevención de riesgos.
Detalló que por la propia dinámica de la Tierra, en todo el mundo ocurren sismos diariamente, pero muchas veces son imperceptibles y explicó que se presentan por la liberación de energía producida a causa del choque de las placas tectónicas; sin embargo un aspecto que ocasiona que las construcciones pierdan estabilidad y sean más vulnerables es la extracción de agua de los mantos freáticos, ya que las capas del líquido del subsuelo sirven de soporte y, cuando el nivel baja, el subsuelo ya no amortigua de igual forma el impacto.
El científico politécnico afirmó que aun cuando los sismos no se pueden predecir, es importante conocer su comportamiento a lo largo del tiempo y, en este caso, simular los impactos que pueden tener para tomar acciones al respecto y actuar oportunamente a fin de evitar desgracias humanas así como materiales.
A su vez, el doctor Julián Patiño Ortiz, catedrático e investigador de la ESIME Unidad Zacatenco, y colaborador del proyecto, mencionó que los sismos son fenómenos muy complejos de estudiar, porque provienen de la interacción de muchos componentes físicos de una manera no lineal. “Es muy difícil tipificar el comportamiento de la corteza terrestre, por ello es necesario analizar el historial sísmico para tratar de entenderlos”, dijo.
“Entre mayor cantidad de datos tengamos disponibles, contamos con mayores elementos para realizar análisis más consistentes y tratar de establecer comportamientos en el pasado y, de acuerdo con ellos, hacerlo también hacia el futuro”, apuntó.
El doctor Patiño Ortiz indicó que un sismo ocurre por la fractura de la corteza ocasionada por el movimiento de las placas tectónicas y hasta el momento no existe ninguna tecnología capaz de ayudar a realizar pequeñas fracturas que contribuyan a liberar la energía, de modo que lo único con lo que se cuenta a nivel mundial es la elaboración de modelos para tratar de establecer patrones de comportamiento de estos fenómenos.
Comentó que algunas de las variables que toman en cuenta para establecer sus análisis tienen que ver con el foco del sismo (latitud, longitud y profundidad), magnitud (escala Richter) y la fecha en que se registró. “Como parte de mi tesis Postdoctoral  actualmente analizo la magnitud de sismos mayores de cinco grados en la escala de Richter, que son los que afectan en mayor medida a la Ciudad de México”, agregó.
En cuando a los efectos que conlleva la extracción de agua de los mantos freáticos, señaló que en caso de presentarse un sismo de mayor magnitud podría tener efectos más críticos en las estructuras, porque existen parámetros como el periodo de vibración que tiene  una edificación y cuando éste es igual al del terreno (subsuelo) se produce resonancia que influye críticamente en la estabilidad de los inmuebles.
Cabe señalar que por su impacto social el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal reconoció el proyecto “Desarrollo de Modelos de Procesos Geofísicos Basados en la Mecánica de Sistemas Complejos y Aplicaciones para Programas de Monitoreo y Previsión de Riesgos en el Valle de México”, que encabeza el doctor Balankin, como el mejor proyecto científico del año 2009.

Deja un comentario