Victimas Voluntarias

banner-devaneossPor María Elena Maldonado

argonmexico.com/ Sería maravilloso dedicar nuestros renglones a dulces y coloridos sucesos, como las flores y las frutas, la pintura, el teatro, la música; pero no, estoy comprometida a escribir de política, y aunque diariamente suceden diversas situaciones que nos ofrecen materia prima –muy pestilente por cierto- pero al fin materia prima con la cual se llenan hojas enteras, en periódicos y revistas. Se abastece de diversos temas a los programas dedicados a analizar los sucesos, a entrevistar a los políticos, y como todo está mal, y ciertamente todos los temas que surgen, son gracias a su falta de capacidad, compromiso, honradez, lealtad y demás cualidades que ellos desgraciados – además, sin gracia- no poseen. El lamentable espectáculo que nos dio el “Honorable Congreso de la Unión” ja ja y, ja –por lo de honorable- ya fue traído y llevado, ya entre ellos se pidieron disculpas, que no a usted y a mi que somos los votantes y los que tenemos desfalcado el bolsillo gracias a sus elevados sueldos, y “atinadas” decisiones para el alza de impuestos. No creo que a nadie hayan sorprendido, sus bajezas son el pan nuestro de cada día, pero en lo que ya no hay forma de ser versátil y no repetir es en el asombro que me causa que nuestras reacciones de enojo deriven en quejas, y charlas de café en donde nuestra indignación aún no nos haya motivado a ejercer el poder ciudadano para unirnos y principiar la tarea de deshacernos de estas lacras que tienen al país sumido en semejante desastre, en la que estos seres inmundos, y no exagero, tienen nuestras vidas, y nuestros destinos en sus manos o mejor dicho en sus patas. Y no me digan que no se puede, TODO SE PUEDE ¿qué país va a heredarle a sus hijos? este que tenemos lleno de corruptos, incapaces, que miran por ellos y sus grupos, que van detrás del poder como única premisa, sin importarles nada más. Ya vieron a Ramírez Acuña estrenando camioneta de 800,000 pesos e inventándose Comisiones Especiales que no tienen capacidad para dictaminar leyes, o sea NO SIRVEN PARA NADA, pero nos costarán 66 millones de pesos. Saben serán criticados, les diremos sus verdades, pero más allá nada pasará, seguirán campantes embolsándose sus jugosos sueldos, gozando de casas, coches, viajes, comidas, paseos, servicios médicos de primera, y lo se acumule. Esto lo repito cada vez que le cuento una de las tantas porquerías que exhiben alguno de los grupos de funcionarios al “servicio de la ciudadana”
Y no son los únicos, todos abusan de nosotros, desde el Presidente de la República hasta los traperos de la calle, los cuales con los ambulantes se han adueñado de unas calles que son nuestras. Entre estás dos instancias vivimos, otros abusos intermedios: carísimas tarifas de celulares, en los bancos: comisiones y servicios un 30 y 40% arriba que en los otros países, los sindicatos, los empresarios y vamos a usted no le parece un asalto que le cobren, y muy caro, el estacionamiento en los restaurantes, hoteles, tiendas de todo tipo, hasta en los hospitales es muy buen negocio el estacionamiento, que debería ser un servicio para el cliente, usuario, paciente o como quieran llamarlo. El nombre preciso es victima, eso es lo que somos, pero debe ser el masoquismo que se ha instalado en nuestra personalidad, pues hasta risa nos da, y nos burlamos de la ínfima calidad de vida que tenemos, a través de chistes y relatos. Hay que ser un baboso superlativo para soportar este régimen y no morir de un berrinche mayor, y ser pasivo, y no unirnos todos para dejar ser taan ¿sacrificados? o “pior”.
El día de la mujer sólo dio pie a que algunas tipas metidas al ineficiente oficio de politiquillas se pasearan en algunos foros a hacer discursos ociosos que son su fuerte. Ya lo hubieran celebrado por ejemplo, sacando de la cárcel a tantas mujeres que han sido acusadas injustamente, cuyo único delito es la pobreza. O regalando servicios médicos, despensas, a las viejecitas que venden chicles en las calles; algo para esas mujeres que tienen una vida de trabajo honrado y hoy no gozan de algún beneficio, que les haga más llevadera la vejez. Aunque lo justo sería crear albergues, asilos, en donde pasarán sus últimos años con comida, techo y atención. Algún esfuerzo y dinero debería desviarse a mejores motivos.
En la Ciudad de México el Instituto de la Mujeres, se ocupo de que iluminaran de lila –no sé porque ese color- el caballo del MUNAL
, la sede del GDF, el Auditorio Nacional, el Ángel y la Diana. Con el diligente apoyo de la Secretaria de Obras ¡Cosas de mucho provecho, digo yo!
Ya para irnos le diré que eso de que proveedores burlan a PEMEX, ¡durante 4 años! son pamplinas. Resulta que hasta que la Secretaria de la Función Pública investigo, encontró que los domicilios, los teléfonos, las fianzas, todo era chueco o inexistente. Y habiéndoles dado contratos por muchos millones, ahora resulta que la multa es sólo por un millón mil 286 pesos y su inhabilitación por un poco más de 3 años. No explican si cumplieron con sus contratos, tampoco en dónde los van a localizar para que paguen las multas; y la inhabilitación, lo menos, debería ser permanente. Del lado de PEMEX ¿qué tarados no se dieron cuenta de semejantes ilegalidades? ¿Usted que cree? ¿Lo va a seguir permitiendo?
emaldonadoballesteros@yahoo.es

Deja un comentario