Los Truhanes del Bicentenario, Parte I

Los Truhanes del Bicentenario, Parte I

Argonmexico.com / Mientras los maestros muestran su ínfimo nivel de conocimientos, reprobando 4 de cada cinco, y no veo que nadie dé solución a este lastre, ni que nadie respete el derecho a tener un excelente nivel educativo, y reclame para la niñez y la juventud una docencia calificada para su sano desarrollo físico e intelectual; otros andan muy ocupados en gastarse miles de millones de pesos en frivolidades.

Y así, por un lado el Secretario de Salud propone una alza de impuestos, pues le faltan recursos para atender las enfermedades de la población; y Conagua, para atender los desastres de los huracanes en el norte del país; hay un tipo que colocó la hoy exempleada de los Pinos, Patricia Flores Elizondo quien, sin prestar atención a las graves acontencimientos, el muy ignorante se ufana irresponsablemente de los excesivos gastos que realiza en los festejos del Bicentenario, su nombre es José Manuel Villalpando.

Lo veo en una foto muy sonriente, escoltado por una pintura de ho escoltar por sonriente, se ha hecho escoltar por Federico Gamboa –autor de Santa- pretendiendo compararse con él, quien sin exageradas presentaciones, y excesivos costos llevo a cabo parte de los festejos del centenario de la Independencia, en aquellos tiempos de Don Porfirio, del que nos quedó el bellísimo monumento de la Victoria Alada, comúnmente llamado Ángel de la Independencia, realizado por el Arquitecto mexicano Antonio Rivas Mercado.

Mientras este señor, además de gastarse 979 millones de pesos –por lo pronto-, contrata empresas extranjeras, cuando al menos debería cuidar que semejante derrama económica favoreciera a nuestros paisanos. Y dice: “Es justificable que se gaste tanto, se trata de conmemorar a México.

Este recurso es poco en realidad, frente a los muchos millones de pesos que hay en el presupuesto nacional. Se trata de hacer esto inolvidable” Repito: Este recurso es poco en realidad, frente a los muchos millones de pesos que hay en el presupuesto nacional. ¿Leímos bien? Seguramente Villalpando vive en otro país, uno que requiere de subir impuestos para que la población tenga servicios médicos adecuados.

Ante las críticas el insensato dice que es envidia, en vez de dar una explicación inteligente. Ya personajes reconocidos como el historiador Pedro Salmerón opinan: “Villalpando no es de fiar, se ha contradicho sistemáticamente, ha mentido con descaro, y ahora con una declaración tan absurda no hace más que pintarse a sí mismo.

Federico Reyes Heroles no ve manera de detener el despilfarro, ni el cinismo de Villalpando, aparte del juicio público, que al autocomplaciente Villalpando le debe importar un cuerno. El diputado priista Oscar Lara Salazar, copresidente de la Comisión Especial del Bicentenario, adelantó que Villalpando será llamado a comparecer ante el Congreso de la Unión, pero que esto podría ser en septiembre ¿? Cuando se inicie el segundo período ordinario de sesiones.

En primer lugar, no entiendo por qué no lo cuestionan mañana, y rescatan algunos millones para resarcir algo a los damnificados de los huracanes. Nuestro Congreso sirve para un carambas ¡no hay sanciones para tipos como éste! Ni para los responsables que provocan y facilitan esos derroches. ¡Vergüenza debería de darles a todos! pero ni la conocen.

Aún hay más, pues tenemos la Expo Guanajuato-Bicentenario cuyo costo es de mil 100 millones de pesos -mientras ese estado exporta una de las mayores cantidades de ilegales- y que Lujambio justificó como un “exquisito regalo” ¡la corona del evento” quiero imaginar que nos darán a todos los mexicanos transporte, alimentos y hospedaje gratuitos para poder deleitarnos con tan “exquisito regalo”; que Felipe Calderón tuvo a bien inaugurar el sábado 7 de Julio.

Y llamó a convertir está exposición en un espacio de dialogo sobre el pasado presente y futuro del País. Lo veo en el periódico en una foto junto a la réplica de un Mamut lanudo de 5 metros. Me pregunto qué caray tendrá que ver un Mamut lanudo con la Independencia y la Revolución. Todavía fuera un dinosaurio, lo entendería.

También sería interesante que nos expliquen cómo a la agencia de turismo del ISSSTE se le adjudicaron directo 447 millones de pesos, para realizar y coordinar 14 eventos, para los cuales NO TIENE ATRIBUCIONES, según La Auditoria Superior de la Federación.

Y no sólo eso: Jorge Bisteni, miembro del Consejo de la Industria de Convenciones, alertó que el desglose de los contratos, hay cifras infladas, sobrevaluadas, fuera de las normas, y por los montos que se manejan DEBERÍAN HABERSE LICITADO.

A la pregunta: ¿y con todo ese gasto, después que pase El Bicentenario que va a quedar? Villalpando respondió: (sic) Varias cosas: te va a quedar un libro de historia que se está repartiendo por todo el país, ningún otro país lo ha hecho, eso te va a quedar, para empezar; y te va a quedar una bandera que va a repartir la Secretaría de la Defensa Nacional que podrás tener para siempre en tu casa.

El “libro ya lo recibí”, y para conocimiento del “historiador” no es un libro, es apenas una revista, de la que se imprimieron sólo tres millones 100 mil ejemplares, según apunta en su última página, lo que difícilmente alcanzará para todas las familias mexicanas.

La bandera, la estoy esperando. Ojalá sea muy linda y patriótica. Le aviso que estos útiles obsequios no están incluidos en los presupuestos antes mencionados.

emaldonadoballesteros@yahoo.es

Deja un comentario