Los Porristas de Maduro

Por María Elena Maldonado

Argonmexico / Dicen que morena no es un partido político que es un movimiento “social” como sea la gran mayoría que lo compone no quiere dejar de vivir cómodamente del presupuesto, y algunos hasta tener un foro para exhibir sus idearios personales sumamente cuestionables.

Me brincan varios que se han exhibido admiradores de los dictadores venezolanos, incluso ostentando puestos públicos en el gobierno mexicano, se han visto paseando por allá pagados con el dinero de los contribuyentes,  lo que nunca debería suceder mucho menos después de las atrocidades que allá han sucedido, un genocidio directo con armas y otros lentos asesinatos por desnutrición, falta de medicinas, recursos hospitalarios, cortes de agua y luz. Mientras Citlalli Ibáñez Camacho alias Yeidckol, Gerardo Fernández Noroña y Héctor Díaz Polanco, entre otros, han sido ponentes o invitados de seminarios bolivarianos desde 2011. Y obviamente porristas de lo que allá sucede.

También hemos vivido la actitud de López Obrador invitando a semejante personaje a pesar de la demanda ciudadana de que no asistiera a la toma de posesión, amén del apoyo que le ha otorgado en referencia a las elecciones en Venezuela en donde Maduro intenta permanecer en el poder hasta el 2025, más lo que se acumule. Mientas la Unión Europea, Estados Unidos y el Grupo Lima que abriga a todos los países latinoamericanos lo desconocen, el gobierno mexicano mantiene relaciones diplomáticas. Absurda postura, no se desconoce al país, se desconoce a Maduro, su desplante antidemocrático, su falta de respeto mínimo a los Derechos Humanos.

El tabasqueño argumenta la Doctrina Estrada de no intervención, bajo el precepto de que así no abre la puerta para que luego intervengan en nuestro país. Por lo que me pregunto ¿Qué intenta hacer para pretender que posteriormente no exista quien pueda interponerse entre su voluntad y las posturas internacionales?

Salen a la luz algunos de los terribles sucesos que allá acostumbra Maduro: el doctor cubano Yansnier Arias declaro a los medios, entre ellos el periodista Nicholas Casey quien realizó el artículo del que tomamos nota, que fue enviado a Venezuela por su gobierno: era uno de miles de médicos desplegados para reforzar los vínculos entre ambos aliados y para mitigar el colapso del sistema de salud en este país.

Pronto se encontró ante un paciente de 65 años con insuficiencia cardiaca que llegó a la clínica y requería con urgencia de oxígeno, según Arias. Recordó que los tanques estaban listos, en otra habitación, pero sus superiores cubanos y venezolanos le dijeron que el oxígeno debía usarse como arma política: no para las emergencias médicas del día, sino para repartirse cuando la elección estuviera más cerca, como parte de una estrategia nacional para obligar a los pacientes a votar por el gobierno. . El 20 de mayo de 2018, día de los comicios, estaba cerca y el mensaje era claro, recordó Arias: Maduro necesitaba ganar a toda costa.

“Sí había oxígeno, pero no me permitían usarlo” “Había que dejarlo para las elecciones”. Sabía que estaba mal. Violaba la constitución y además el juramento que hizo para ejercer como médico en Cuba dijo Arias, quien abandonó el programa médico del gobierno cubano a finales del año pasado y ahora vive en Chile

Maduro y sus partidarios han usado a su favor el colapso económico de la nación para mantenerse al mando de Venezuela: han tentado a votantes hambrientos con comida, han prometido subsidios adicionales con la victoria de Maduro y han exigido que la gente que acudiera a las urnas presentara los carnets de identificación partidista para el reparto de raciones del gobierno.

 

A eso sume el número de homicidios diarios que crece diariamente en la república bolivariana según Daniel Lozano el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) es el segundo país más violento del planeta después de El Salvador, 73 asesinatos cada 24 horas.

En los cuatro meses de protestas antigubernamentales, con las fuerzas policiales entregadas a la represión, se incrementó esta estadística. Mientras el Ministerio del Interior asegura que sólo se produjeron 14.389 homicidios en el país. La política gubernamental oculta desde hace años las cifras oficiales diarias, convirtiendo la tarea de investigadores y periodistas en una carrera de obstáculos.

Se contabilizan más de 5,000 muertos en manos de policía y ejército.

En las comparaciones con Brasil y México, Venezuela también pierde. En Brasil, pese al incremento de la violencia en los últimos meses, la estadística refleja 29 homicidios por cada 100.00 habitantes. En

México pese a los constantes capítulos protagonizados por narcos, la tasa es de 16,9. Y les doy esta información pues los seguidores del peje se han convertido en admiradores de Maduro y son capaces de argumentar que debido al demoniaco neoliberalismo hay más muertos acá y deberíamos seguir el ejemplo Bolivariano, si Simón Bolívar resucitará y viera el desastre en que han convertido con su nombre el país que lo vio nacer los mata para liberar por segunda vez a Venezuela de quien los tiene oprimidos de la peor forma.

 

emaldonadoballesteros@yahoo.es