Llega a su XI edición La feria artesanal “Tápame con tu Rebozo. Arte popular mexicano”

Por Dany García

* Del 13 al 16 de septiembre en el Museo Nacional de Culturas Populares

*La muestra recupera y fomenta el uso de esta prenda emblemática de la mujer mexicana, al tiempo que contribuye a revalorar el trabajo de los artesanos del país  *Un total de 56 colectivos de 16 entidades ofrecerán una gran diversidad de rebozos y objetos hechos a mano, en los que se plasma la riqueza pluricultural y pluriétnica de México.

Argonmexico / A más de 400 años de la invención del rebozo, herencia del mestizaje y símbolo de la identidad mexicana, se llevará a cabo la undécima edición de la feria artesanal Tápame con tu rebozo. Arte popular mexicano, con el objetivo de recuperar y fomentar el uso de esta prenda emblemática, así como revalorar la labor artesanal de las comunidades tejedoras y de artesanos de nuestro país.

Del 13 al 16 de septiembre en el Museo Nacional de Culturas Populares esta fiesta del color, texturas e identidades regionales contará con la participación de 56 grupos artesanales, 20 de los cuales son reboceros, provenientes de Aguascalientes, Campeche, Chiapas, la Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sonora, Veracruz y Zacatecas.

A decir de la etnóloga Amparo Rincón Pérez, coordinadora de Arte Popular de la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas (DGCPIU), instancia de la Secretaría de Cultura que tiene a cargo la organización de esta feria, esta prenda tiene un origen mestizo como estructura, no como técnica.

Refirió que “el tejido hecho en telar de cintura -a manera de manta o tilma- se hace desde tiempos prehispánicos. El resultado eran lienzos rectangulares que se utilizaban como enredos, fajas o huipiles. Con la llegada de los españoles se impuso un nuevo orden político, social, cultural y religioso”.

Durante la época colonial -señaló la etnóloga- la Iglesia Católica prohibió a las mujeres entrar a los templos con la cabeza descubierta. Las españolas se ataviaban con las llamadas mantillas sevillanas, adornadas con barbas de hilo. En tanto, las mujeres indígenas y posteriormente, las mestizas, modificaron estos lienzos nativos colocándoles flecos. Así surgió la aparición del rebozo, tal como se le conoce ahora.

El rebozo es una prenda femenina atemporal, de forma rectangular, alargada, de una sola pieza y terminados a cada extremo con anudados y flecos llamados rapacejos. La iconografía dibujada en ellos es infinita y revela la cosmogonía y creatividad de una comunidad. Los hay de materiales naturales como algodón, seda o lana, y también sintéticos como artisela, estambre u otras fibras. Para su confección se emplean dos técnicas, ya sea con telar de cintura o telar de pedal.

El rebozo es utilizado en varios países de América Latina y se asocia principalmente con los pueblos originarios. “Se dice: el rebozo es cuna, matrimonio y mortaja, porque cuando la mujer indígena va a ser madre lo primero que se le obsequia es un rebozo para cargar al bebé y como símbolo de bienvenida. Éste también sirve para transportar objetos o cubrirse de la lluvia, el Sol o el frío. Incluso, hay quienes piden ser enterradas con su rebozo, pues guardan un apego emocional hacia él”, expuso la etnóloga.

A esta feria artesanal asistirán importantes colectivos reboceros de todo el país, algunos fundados desde la época colonial, entre los que destacan, comunidades mestizas de Santa María del Río, en San Luis Potosí; y Tenancingo de Degollado, en el Estado de México. Purépechas de Angahuan y Aranza, en Michoacán; zapotecas de San Miguel Cajonos, en Oaxaca; y amuzgas de Xochistlahuaca, en Guerrero, entre otras localidades.

Incluso existe un refrán que dice: “poco se gana hilando, pero mucho menos mirando”. El aprendizaje de este oficio artesanal, textil o en fibras naturales, se da desde la infancia en el seno familiar y constituye una forma de ayudar al sustento del hogar y mantener las tradiciones que dotan de identidad a una comunidad.

Aunque la labor de tejer estuvo durante mucho tiempo ligada al ámbito femenino, hoy día las manos de reboceros varones han creado espléndidas piezas, algunas de ellas reconocidas a nivel mundial. Es el caso del Taller Rodríguez, en Santa María del Río, San Luis Potosí; La Rebocería El Milagro, en Uriangato, Guanajuato, la cual se ha resistido a desaparecer, pese a la disminución de talleres que elaboraban dicha prenda en su comunidad; o la Sociedad Cooperativa Textil Artesanal, en La Piedad de Cavadas, Michoacán.

Además del rebozo, otros objetos utilitarios y ornamentales elaborados a mano, darán cuenta de la amplia diversidad artesanal realizada desde tiempos milenarios, con influencia de la época colonial o de factura contemporánea, en los que conviven la tradición y la creatividad de nuevas generaciones de artesanos.

Los asistentes podrán apreciar y adquirir productos artesanales de distintas ramas artesanales, entre ellas la textil -huipiles, blusas, bolsas o carteras-; metalistería, -joyas de ámbar chiapaneco o plata de las comunidades mazahuas del Estado de México, entre otras-; alfarería, cerámica y objetos elaborados con fibras vegetales y de madera.

Estas piezas poseen un gran valor cultural, resultado de la transmisión de saberes de generación en generación. En ellas podemos ver plasmada la historia de un pueblo, la creatividad, técnicas, diseños y todo aquello que los distingue, fortalece y enriquece. Representan horas, días, semanas e incluso meses de un trabajo hecho a mano.

Además de la expoventa artesanal, se llevará a cabo la presentación del libro Hilando nuestras historias. El camino recorrido hacia una vida digna, del colectivo Masehual Siuamej Mosenyolchicauani. Mujeres indígenas que se apoyan. En esta publicación, se entretejen las historias y la lucha de mujeres artesanas de distintas localidades de la Sierra Norte de Puebla, quienes crearon esta organización hace más de dos décadas y que hoy agrupa a más de 200 integrantes.

Enmarcada en las fiestas patrias, la feria artesanal Tápame con tu rebozo. Arte popular mexicano 2018 se llevará a cabo del 13 al 16 de septiembre, en el Museo Nacional de Culturas Populares, Avenida Hidalgo No. 289, colonia Del Carmen, Delegación Coyoacán. La entrada es libre.