Listo Para Irse y Para Quedarse

  • logo-enprivadoQue el PRI no le entrará a la guerra sucia con el PAN; se la reservará para los suyos. ¡Ah! Y el PAN también. Florestán.

argonmexico.com / Ayer al mediodía tuve un intensa conversación con Fernando Gómez Mont en la que dejó claro que por él permanecerá como secretario de Gobernación si de dan las condiciones, y si no, a otra cosa.

En primer lugar aceptó haber operado con el PRI para sacar adelante el paquete fiscal 2010 y que no informó de estas negociaciones al presidente Felipe Calderón.

Tengo que dejar a salvo —me dijo— al Presidente de la República de las decisiones que yo haya tomado, porque lo hice bajo mi más estricta responsabilidad y, en honor a la verdad, él fue informado “ex post”, después de un periodo en el que salió de viaje, yo me operé. Cuando pudimos sentarnos a precisar la mecánica de los hechos, yo le enteré de lo que había hecho y él asumió y presentó la preocupación respecto a tales actos, y yo de ellos respondo frente a él.

Se refería, sin decirlo, a los acuerdos tomados con el PRI en los que a cambio de su voto para aprobar el alza del IVA, el PAN no formaría alianzas electorales en su contra.

Respecto a su desencuentro partidista, el martes pasado acudió a la reunión del Comité Ejecutivo Nacional con autorización del presidente Calderón, donde hizo las valoraciones a su cargo en relación con la gobernabilidad, que es un modo de decir que expuso su oposición a las alianzas.

(Esas valoraciones)… fueron ignoradas por abrumadorísima mayoría y con ello entendí, o ya me había quedado claro, que por cualquier razón mi distancia frente al partido político necesitaba ser reconocida, abierta y clara, a fin de preservar el cumplimiento de los deberes que tenía a mi cargo (…). No sé qué vaya a suceder en el futuro, pero lo que sí queda claro es que hay una diferencia real entre la dirigencia del partido y el secretario de Gobernación, que en mi opinión me obligaron a fijar una diferencia clara (…). Ya mi capacidad de disentir hacia dentro del partido era mínima y lo que yo decidí es asumir y clarificarlo.

Y por eso renunció al PAN.

Por lo que toca a su cargo como secretario de Gobernación, también fue claro: está en manos del Presidente de la República.

Yo soy un soldado del presidente.

Permaneceré en la secretaría mientras le sirva y estaré muy pendiente de que esas condiciones se den; si se dejan de dar pues tendría que actuar en consecuencia. No tengo ninguna otra lógica más que la de buscar ser un servidor eficaz en esta secretaría, si se dan las condiciones para ello. Y si no, asumirlo y a otra cosa.

Para recuperar su funcionalidad, menguada, como secretario de Gobernación, Gómez Mont necesitaba el respaldo público del Presidente, pero también de su partido, gobernadores, coordinadores y pares del gabinete.

Lo contrario debilitará su interlocución y acortará su gestión.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Deja un comentario