Liberaría AMLO a 500 Presos Políticos

Por Jaime Arizmendi

Argonmexico / La Secretaría de Gobernación dio a conocer que el jueves pasado comenzó a revisar 538 casos de presos políticos en los que se señala la vulneración de los derechos, y cuyos afectados se consideran “presos políticos” en el país. La mayoría en estados con problemas de marginación, comunidades indígenas y zonas donde hay conflicto permanente por tierra, agua y recursos naturales como: Guerrero, 140; Puebla, 71; Estado de México, 65; Ciudad de México, 52; y Oaxaca, 51.

En rueda de prensa ofrecida junto a seis presos políticos en San Pedro Tlanixco, Estado de México, liberados en febrero, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Segob, Alejandro Encinas, precisó que esos expedientes corresponden a 59 mujeres y 479 hombres.

“Ellos han solicitado la intervención del Gobierno Federal, al señalar que se han vulnerado sus derechos humanos, y que se consideran presos políticos en el país; cifra que puede variar de manera muy significativa”.

Encinas Rodríguez repuso que son casos de personas que “estamos revisando, porque son personas de carne y hueso, no son una estadística”. Y previno que esos presos, que se consideran “de conciencia” en los penales mexicanos, el Gobierno mexicano trabajará para que aquellas personas que han sido objeto de abuso de autoridad, y se encuentran indebidamente en prisión, puedan obtener su libertad y pueda repararse el daño cometido por la autoridad.

Además, sostuvo que, si se quiere pacificar al país, y se desea una reconciliación entre los mexicanos “se quiere que haya justicia que permita el desarrollo y bienestar de la población y se tienen que ir cerrando estos expedientes”.

Respecto a los seis presos políticos liberados, el subsecretario de Gobernación precisó que este acto es una reivindicación con los defensores de los recursos naturales, quienes a lo largo de 16 años fueron objeto de abuso de autoridad por la complicidad de intereses con particulares.

Dominga González Martínez, Teófilo Pérez González, Rómulo Arias Mireles, Marco Antonio Pérez González, Pedro y Lorenzo Sánchez Berriozabal, fueron sentenciados a 50 años de cárcel por un delito que nunca se comprobó.

Además, se vulneraron gravemente sus derechos humanos, y se alteró su vida familiar y la de su comunidad, que se opuso al despojo de sus tierras y de un recurso fundamental para el desarrollo de su actividad productiva como es el agua.

“No solamente queremos que Tlanixco sea una experiencia emblemática, sino que sea referente para la reivindicación de justicia de muchos abusos que existen”, dijo el funcionario al recordar que, en lo que va de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, 25 activistas han obtenido su libertad.