Las Partículas Suspendidas Pueden ser Mortales en Pacientes con Enfermedades Crónicas Pulmonares

Por Roxana Hebe Hernández

*En niños que tienen asma, adultos mayores con padecimientos crónicos hipertensos y problemas cardiacos

*IMSS Edomex Oriente reporta incremento de más del 60% en sus unidades médicas y hospitalarias de pacientes con irritación de ojos, tos, dolor de cabeza y sequedad de las mucosas y la vía respiratoria alta

Argonmexico / Debido a la contaminación ambiental que se padece desde el pasado sábado 11, las Unidades de Medicina Familiar del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Estado de México Oriente, se han visto saturadas hasta en más del 60 por ciento por pacientes que presentan irritación de ojos, tos, dolor de cabeza, sequedad de las mucosas conjuntivas, las mucosas nasales y la vía respiratoria alta.

Asimismo, la contingencia ambiental que involucran partículas suspendidas han incrementado padecimientos como asma y obstrucciones pulmonares crónicas; al igual las partículas en suspensión denominadas PM 2.5 tienen el riesgo de incrementar un proceso infeccioso y derivar en neumonías.

Las personas con más riesgo son las mayores de 65 años o menores de dos años o aquellas personas que tienen otros problemas de salud, subrayó el médico epidemiólogo Jesús Ordoñez Espinoza de los Monteros, Coordinador Auxiliar de Salud del IMSS en Estado de México Oriente.

Añadió que “definitivamente la cantidad de incendios en las áreas boscosas y de pastizales que afectan a los habitantes de la Ciudad de México y de los municipios del Valle de México incrementan la asistencia a los servicios de Urgencias de los hospitales del Instituto y a las unidades de Atención Médica Continua, con sintomatologías de vías respiratorias altas y manifestaciones oculares de irritación”.

Ordoñez Espinoza de los Monteros resaltó que las famosas partículas suspendidas PM 2.5 pueden ser mortales en casos de pacientes con enfermedades crónicas pulmonares, hipertensión y cardiacas, además de formar epidemias.

“Se puede considerar epidemia después de dos casos, así que por el efecto de la contaminación en conjunto con los incendios que incrementan notoriamente el número de partículas carbón y otros contaminantes aunado al poco viento, sí puede ocasionar una epidemia importante, en estos días de eventos contaminantes”.

El especialista epidemiólogo advirtió que se pueden dar casos mortales en enfermos de vías respiratorias, en niños que tienen asma, adultos mayores con padecimientos crónicos hipertensos y problemas cardiacos, ya que hay una reducción importante de oxigeno que puede derivar en casos mortales.

“Los signos de alarma se observan cuando un niño o una persona de la tercera edad inician con malestar general, malestar de vías respiratorias, siente sequedad de boca, inician con tos, a estos síntomas deben de acudir al servicio médico; en el caso de pacientes con antecedentes de actividad bronco pulmonar tipo asma o una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, puede ser grave. Un adulto mayor que empiece a faltarle oxígeno, se empiezan a ver obscuros los labios y las puntas de los dedos por falta de oxígeno, su atención debe ser de emergencia”.

El IMSS participa en forma activa en la difusión del riesgo, pero principalmente de la prevención de los padecimientos causados por contaminación ambiental.