Las Gansadas de dos Bocas

Por María Elena Maldonado

Argonmexico / Entre perdidas, ilegalidades, consultas fraudulentas, retrocesos se ha pasado el tiempo incluso desde antes que tomara posesión el tabasqueño. En tan poco tiempo ya ha logrado fabricar un largo historial de terribles “decisiones”, ahora vamos a recorrer lo que ha sucedido con una de ellas para que puntualicemos los procedimientos de este “gobierno”.

Desde septiembre del 2018 sin contar con autorización de impacto ambiental ni cambio de uso de suelo, fueron desmontadas casi 300 hectáreas de vegetación de selva media perennifolia y manglares en el terreno donde se proyecta la nueva refinería Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco.

Alertó Gustavo Alanís Ortega, presidente y fundador de Cemda -Centro Mexicano de Derecho Ambiental- presentó una denuncia ante la Agencia de Seguridad, Energía y Medio Ambiente (ASEA) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en contra de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la compañía SCCA, así como quien resulte responsable, por violar los ordenamientos que regulan la protección al medio ambiente, así como la preservación y restauración del equilibrio ecológico. De la que por cierto no volvimos a escuchar algo.

Llama la atención la complicidad de las autoridades locales porque se permitió la limpieza del terreno, «Lo primero que hay que preguntarse es ¿quién lo hizo?,

En la denuncia se establece que SCCA, presuntamente contratada por Pemex, inició desde septiembre el desmonte de la vegetación sin contar con la autorización de impacto ambiental ni de cambio de uso de suelo forestal. Por lo anterior, advierte que el proyecto de la nueva refinería – cuyo futuro se definirá mediante la consulta ciudadana- se ha gestado con irregularidades y con omisiones de las autoridades.

La primera consulta patito fue la del aeropuerto, yo asistí a votar y me apuntaron en un cuadernito, jamás pensé que esto fuera a considerarse formalmente, los reporteros grabaron escenas de personas votando varias veces, pero nuestras voces no fueron escuchadas, el peje las valido, he hizo otra igual de fraudulenta para aprobar diez proyectos, así de una vez, de un jalón, con la participación de casi –no entiendo el casi- 946,081 personas, un número menor al uno por ciento de la lista de electores en México. Entre esas diez estaba Dos Bocas, El Tren Maya y lo que sea, todos obtuvieron una amplia mayoría.

Se encontraba muy contento con todos sus proyectos aprobados con una legalidad y transparencia incuestionables cuando en febrero de 2019 el Instituto Mexicano del petróleo le presenta un informe a él y a Rocio Nahle, Secretaria de Energía que la refinería es inviable.

El informe del IMP calcula que un proyecto con las características de Dos Bocas se llevaría un año de estudios técnicos y cuatro años de construcción. Costaría 14,740 millones de dólares. Ese estudio no tiene fundamento, dijo AMLO en una conferencia de prensa. Quizá el presidente nunca ha leído las opiniones vertidas por expertos independientes como Arturo Carranza, Ramsés Pech y Miriam Grunstein. “No hay en el mundo un caso de que un proyecto de estas dimensiones se haya ejecutado en menos de cuatro años… el plazo más probable está entre cinco y siete años”, han dicho estos especialistas, que gozan de amplio reconocimiento.

Para resolver las contradicciones, la solución es despedir al director del IMP, Ernesto Ríos Patrón y poner uno que le diga que sí. Hablar lo menos posible del tema. Después de todo, en esos días el combate al huachicol y el pleito con Fitch se llevan todos los reflectores.

El 19 de marzo La secretaria de Energía anunció el inicio del proceso de licitación de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, la cual será por invitación restringida.

“Pemex seleccionó a las mejores empresas del mundo en construcción de refinerías, aquellas que demostraron tener una amplia experiencia en la ejecución de este tipo de obra, capacidad técnica, capacidad económica, calidad con antecedentes y prácticas de operación transparentes y con códigos de ética y responsabilidad comprobados”, dijo la funcionaria durante el 81 Aniversario

de la Expropiación Petrolera Posteriormente se dijo que los consorcios estadounidenses Bechtel-Techint, el australiano Worley Parsons-Jacobs, además de las empresa francesa Technip y la estadounidense KBR, recibieron la invitación por parte de Pemex para participar en el proyecto de construcción de la séptima refinería en el país, para la cual el gobierno ha destinado 50 mil millones de pesos en este año, reveló Rocío Nahle, titular de la Secretaría de Energía (Sener).

En la revista Proceso el 9 de mayo, se publicó: El gobierno federal declaró desierta la licitación internacional para construir la refinería de Dos Bocas Paraíso, Tabasco, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador, y agregó que serán Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía (Sener) quienes lo hagan en tres años, para terminarla en el 2022, con un costo de 160 mil millones de pesos o bien, ocho millones de dólares.

En su conferencia matutina, el mandatario federal consideró ésta una “buena noticia”. Detalló que, de cuatro empresas que participaron en la licitación, una se desistió y las otras tres “estaban pidiendo mucho”, es decir, que se excedieron alrededor de 40% del costo estimado, al proyectar entre 10 mil y 12 mil millones de dólares.

Además, dijo que ofrecían ejecutar la obra en más tiempo de lo planeado; unas hasta el 2025, es decir, un año después de terminada su administración.

“Se van a crear 100 mil empleos con esta obra y estará terminada para mayo del 2022. Me canso ganso”, reiteró.

De lo que no se cansa el ganso es de necear en sus absurdo, si las cosas no son como el imagina consigue quien le diga que sí. Desgraciadamente la vida real exige “realidades” basadas en investigar, planear, documentar experiencias, costo de materiales de calidad… me atrevo a decir que este va a ser no sólo un sexenio perdido, definitivamente vamos para atrás y cuando este hombrecito finalmente se vaya a la Chingada –su rancho- si es verdad que no va a necear en intentar reelegirse y los pejezombis ya despertaron de su letargo, vamos a tener que empezar de nuevo: retomar el proyecto del NAIM, México requiere un aeropuerto de esa magnitud. Dos bocas por la mala calidad de construcción y materiales baratos, si es que alguna vez funciona, se volverá inservible en poco tiempo. No comprendo por qué no se reactivan las seis refinerías existentes que trabajan al 40 por ciento las ponen al 100 por ciento y posteriormente se verá si es necesaria otra refinería. Lo demás habría que detallarlo y no nos alcanza el espacio

Derivado de ese proyecto hoy el peso mexicano inició la jornada de jueves con pérdidas importantes respecto del dólar. La paridad no favorece a la moneda nacional luego que López Obrador, revelara que la licitación para la Refinería Dos Bocas se declaró desierta y ahora tanto Petróleos Mexicanos (Pemex) como la Secretaría de Energía (Sener) la construirán sin el impulso de la iniciativa privada.

 

emaldonadoballestero@yahoo.es