Las Aguas Turbias

  • logo-enprivado¿Y Clarita…? Florestán

argonmexico.com / Cuando las aguas negras cubrieron amplias zonas conurbadas del Distrito Federal y el Estado de México se volvió a confirmar que las obras hidráulicas, por ocultas, no son lo de los gobernantes.

Y peor: en las crisis económicas crónicas durante el último medio siglo, el primer recorte es a esas obras que no se aprecian, sin importar su urgencia.

 

Por eso, a lo largo de los tiempos, hemos sabido, que no visto, del avance incierto de la infraestructura hidráulica subterránea.

Y nos dan cifras, siempre récords, de lo bien, rápido y adelantadas que marchan, lo que la naturaleza se encarga de desmentir cada vez que son puestas a prueba.

Pero eso no es el todo del problema.

Esta vez, mientras miles de personas perdieron todo, hasta su esperanza, y sobreviven bajo las aguas putrefactas del desbordado Canal del Desagüe, que para disimular llaman Canal de la Compañía, las autoridades responsables en el gobierno federal se enfrentan con las del gobierno del DF, sobre la cromática de la alerta, si fue roja o amarilla, si fue por correo o por fax, si por carta o por paloma mensajera.

La prioridad parece ser eludir la responsabilidad y capotear a los damnificados, ya ni hablar de la bitácora de esas obras siempre inconclusas y dramáticamente insuficientes.

En este escenario de crisis, los niveles de crispación de los afectados tocan las cotas de la rebelión social.

El mismo presidente Felipe Calderón lo registró el viernes, durante su segunda visita a Chalco, cuando ante él se enfrentaron dos de esos dirigentes sociales que siempre surgen en estos conflictos, enfrentamiento ante el que tuvo que intervenir.

“A ver, momentito, tranquilitos, tranquilitos… Miren —les dijo enérgico—, vamos a hacer esto: ¡a ver los dos! ¡Los dos por favor se esperan! ¡Usted se espera, señora, y usted también! Aquí tenemos un problema grave que resolver y lo peor que podemos hacer es empezarnos a pelear entre unos y otros.”

Y por un momento, el ánimo se contuvo.

El reto es por cuánto tiempo más.

Si las aguas no bajan y la atención no mejora, el problema se podría salir, socialmente, de cauce.

Las condiciones ahí están.

¿Y Clarita?

Retales

1. FUERZAS ARMADAS. Esta emergencia abrió la puerta para la primera aplicación del Plan DN-III en el Distrito Federal, que no se veía desde los terremotos de 1985 y que les fue solicitada por el propio Marcelo Ebrard;

2. ALIANZAS. Jesús Ortega dejó ver el motivo de las alianzas con el PAN. “Al PRD le va a ir bien”, dijo, y sí, al partido sí, pero, ¿y a los ciudadanos?

3. PÚBLICO. En una ciudad que tiene en el servicio público uno de sus mayores desastres, ¿quiénes mueven las manifestaciones contra la Línea 3 del Metrobús y contra el tranvía? Porque tiene que haber alguien y no son los usuarios, claro.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Deja un comentario