La TLAX, ¿Por Quién Vota?; Contesta el Locutor…

logo-politicaalmargen*A Partir del Lunes Saldrán a Relucir las Facturas Pendientes

Argonmexico.com / ¡Los Muertos que vos Matáis, Gozan de Cabal Salud! ¿Será…? Cuando los candidatos bajaron la cortina de las campañas este miércoles, todavía se quejaron de la guerra sucia unos, y otros lanzaron denuncias contra gobernadores que hacen todo, hasta el último minuto, para sacar victoriosos a sus delfines; o en casos como Tlaxcala, por lo menos afianzar a su compañera de partido en la recta final.

 

Y sí. Para nadie en Tlaxcala es un secreto que Adriana Dávila Fernández consiguió la candidatura de su partido, Acción Nacional, a pesar de que desde el palacio de gobierno, un día sí y otro también, le ponían piedras en el camino. Es claro, ella no era la propuesta de Héctor Israel Ortiz Ortiz.

Incluso al iniciar su campaña, Adriana sólo contaba con un reducido equipo de seguidores por lo que, sin dinero ni mayores recursos, tenía que ir de puerta en puerta por las calles y poblaciones de la entidad, ofreciendo sólo su disposición a escuchar a la gente y a comprometerse a realizar un gobierno serio y transparente.

Entre las reiteradas quejas y denuncias que le expresaban desde entonces, sobresalía el reclamo a la indolencia oficial para atender los problemas sociales y carencias de servicios. Muchas veces la gente le refería la saciedad e incredibilidad hacia los políticos, como los gobernantes en turno.

Adriana, con poca experiencia en la política, se mostraba decidida a cambiar en Tlaxcala el estado de cosas que involucran: el cerrarle el paso a los a abusos al erario y el terminar con el reparto de cargos públicos entre familiares, compadres y amigos, que han hecho del gobierno un verdadero “negocio” familiar, sin que nadie se haya opuesto a ello.

Pero, a punto de que concluyeran los casi dos meses de campaña, la diputada con licencia seguía mostrando esa ingenuidad de política novata, lo cual la hace distinta. Días antes de cerrar su campaña se reunió con dirigentes del magisterio estatal, para convenir el respeto a la estrategia educativa y política implementada en el estado.

No obstante, ahí mismo, ante más de 100 representantes de los profesores de Tlaxcala, les puso el dedo en la llaga. Habló de las fallas registradas en materia educativa en la entidad donde, dijo, sólo el 20 por ciento de los alumnos de primaria obtienen su certificado, siguen sus estudios de secundaria y la terminan

Es decir, a los representantes de las tres secciones del SNTE les restregó en la cara la falta de capacidad del sector oficial educativo para conseguir superar este problema que ha colocado a Tlaxcala en los últimos lugares del país en materia de educación. Y todavía fue más allá el decirles que si esto sucede en ese nivel, cómo estará el de bachillerato, y qué decir del universitario.

Airados, algunos de los docentes aprovecharon la sesión de preguntas y respuestas para, más que cuestionar a la candidata, lanzársele a la yugular al exponerle todo un rosario de sus carencias que les impiden ejercer bien a bien su profesión. Le hablaban como si ella estuviera entre los culpables de la falta de recursos al sector educativo.

Pese a todo, al equipo de “estrategas” de la candidata de la coalición PAN-Panal-PAC, durante las últimas semanas poco a poco se le fueron sumando secretarios de despacho, así como funcionarios de todo rango y nivel. Más aún, una semana antes de la elección lograron adherirle a Minerva Hernández Ramos, previamente “convencida” de renunciar a la candidatura a gobernadora por la alianza PRD-Convergencia con otros grupos de la izquierda tlaxcalteca; y así lo hizo con un nudo en la garganta y los ojos vidriosos.

Lo que no midieron los “negociadores” encabezados por Jesús Ortega, presidente nacional del PRD y Manuel Camacho Solís, representante de eso que llaman DIA, pero que para Minerva seguramente fue “Noche”, es que las huestes de esos bloques partidistas y políticos cambiarían de simpatías y se sumarían de inmediato a Mariano González Zarur.

De ese modo, en lugar de abonarle el camino hacia la victoria a doña Adriana, quienes orquestaron la renuncia-adhesión de Minerva, la dejaron tan mal parada que desencadenaron una oleada de manifestaciones de simpatía hacia la coalición PRI-PVEM : perredistas, petistas, convergentes y hasta panistas o priístas indecisos optaron clamar su simpatía hacia Mariano.

No obstante, mientras sociólogos, politólogos y otros analistas estudian y desmenuzan el caso para intentar entender el origen de tal desatino, podríamos anticipar que aun cuando la forma es fondo, la rebelión de militantes hacia sus dirigentes no se deriva únicamente en su desacuerdo con las formas determinadas para la renuncia-adhesión de Minerva.

No, estriba en que para ellos, los tlaxcaltecas que han padecido los casi 65 meses de gobierno de los Ortiz; que saben quién es el rector y como llegó al cargo; que también están enterados de que otro hermano de Don Héctor Israel es el flamante director general del hospital más grande y nuevo del estado; que saben de los “fructíferos negocios” que han sabido realizar otros familiares y compadres del mandatario; ellos, quienes saben dónde se ubican las muchas nuevas propiedades de la familia real que vive de Tlaxcala, optaron por irse en contra de la fórmula Adriana-Minerva.

Así las cosas, por más que carguen los dados, que acudan al acarreo otrora usado por el PRI; o aun cuando supongan haber preparado muy bien el sistema de resultados electorales, los votos definirán con claridad si el repudio social se hace presente en las urnas que se instalarán este domingo en la entidad. Lo demás, es la lluvia de reclamos y denuncias que

Seguramente algo similar sucederá en varios de los 11 estados de la República donde la ciudadanía elegirá nuevo gobernador. Las facturas pendientes estarán a la orden del día en Puebla, Sinaloa, Durango, Zacatecas y Tlaxcala, donde es previsible la derrota de los candidatos oficiales. Si saben cómo es el León, ¿Pa´qué le jalan la cola?…
jarizmx@yahoo.com.mx y politicaargon@gmail.com

Deja un comentario