¿Y los Pobres?

  • ¿Y los Pobres?Lo importante es que sea verdad, no que sea correcto. Florestán

Cuando el presidente Felipe Calderón defendió su propuesta de gravar con 2 por ciento al consumo generalizado, lo etiquetó al combate a la pobreza.

Dijo que éste sería el primer impuesto dedicado a combatir la miseria crónica que en los tres años de su gobierno, pero sobre todo, dijo, a raíz de la crisis, ha arrojado a ese abismo a otros seis millones de mexicanos para alcanzar la cifra, vergonzosa, de más de 50 millones de mexicanos que subsisten en esa franja de la pobreza.

 

Este fue el mismo discurso de su gabinete económico: el combate a la pobreza, vía la aportación de todos los mexicanos de un 2 por ciento a todo consumo.

 

El argumento era, en sí mismo, impecable: que todos aporten algo para combatir ese lastre insuperado de la miseria, y con un toque de equidad: que el que más consuma aporte más.

Lo que no sé es en qué estaban pensando los estrategas de Los Pinos, si es que de verdad discurrieron, cuando apoyaron esta propuesta que el presidente Calderón hizo suya.

Y lo digo porque, si de verdad lo meditaron, ¿por qué no tomaron en cuenta al PRI y a su nueva realidad mayoritaria en la Cámara de Diputados? ¿Es que ninguno de esos genios tomó en cuenta las limitaciones estatutarias de ese partido para gravar alimentos y medicinas?

Ahora, si lo consideraron, ¿con quiénes lo consensuaron antes de formalizar la propuesta presidencial?

Porque no sólo dejaron al presidente Calderón en una situación de vulnerabilidad política, y con él, a su propuesta fiscal, sino a los pobres, de los que, de por sí ya vulnerables, no han vuelto a hablar desde que batearon el 2 por ciento; también le regalaron un discurso formidable a la oposición, a la que le dieron el espacio-oportunidad para colocarse del lado de la sociedad, falsa e interesadamente, pero lo hicieron porque la puerta se la abrieron desde Los Pinos, sin que eso signifique que estén de nuestro lado, están del suyo, ni que estén preocupados por el daño al contribuyente, sino por el de su imagen de partido.

Y todo por que nadie le pensó en Los Pinos.

¿O alguien creyó que lo podrían sacar sin el PRI?

Retales

1. INOPERANTE. La Comisión de Derechos Humanos del Senado dejó ver sus limitaciones cuando no pudo conformar la terna para la presidencia de la CNDH. Lo endosó al paquete fiscal, cuando el fondo es otro;

2. IVA. El PRI en el Senado dejará el IVA en los mismos 16 puntos que aprobó la Cámara, aunque lo condicionará para hacerlo revisable al año, en una certificación anual. Eliminará, también, la retroactividad en la consolidación; y

3. ENDOSO. La bancada del PRI no votará a favor del 16 de IVA. Aportará las abstenciones necesarias para que la bancada del PAN tenga que votar en bloque por el alza, se apruebe y ratifique así su paternidad.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Deja un comentario