IPN Elabora Helado Probiótico para Evitar Afecciones en el Sistema Digestivo

IPN Elabora Helado Probiótico para Evitar Afecciones en el Sistema DigestivoPor Mario Iván Bautista

Argomexico.com / Para contribuir a reducir padecimientos como la colitis y el estreñimiento,  alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) elaboraron helado de pitahaya adicionado con bacterias prebióticas, que además de ayudar a mantener saludable el sistema digestivo, aporta antioxidantes al organismo que retardan el envejecimiento celular.

 

Los autores de esta innovación son los estudiantes de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), Alba Flores Vázquez, Jessica Martínez González, Saúl González Cuna, Alfredo Blanco Reynoso e Isaac Ramírez López, quienes aseguran que las bacterias prebióticas, como las que utilizaron para elaborar el helado, colonizan el intestino grueso y estabilizan la flora intestinal al adherirse a la mucosa del mismo e impiden la actividad de microorganismos dañinos.

Estas bacterias también tienen propiedades inmunomoduladoras, en la medida en que estimulan la producción de anticuerpos y refuerzan el sistema inmune.

Flores Vázquez mencionó que la pitahaya es un fruto de muy bajo valor calórico y, comparado con otros como la manzana y la fresa, su contenido de vitamina C es superior. “La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, además favorece la absorción del hierro de los alimentos, previene las infecciones y su acción antioxidante ayuda a retardar el envejecimiento celular”, agregó.

La alumna politécnica hizo énfasis en que las bacterias prebióticas forman parte de la flora bacteriana que se aloja en el colon, pero por el alto nivel de acidez que predomina en el estómago, muchas veces mueren y no realizan su función, por ello la elaboración del helado fue complicada porque se deben mantener vivas y lograr que cumplan su objetivo.

Indicó que durante el proceso para cultivar las bacterias prebióticas, vigilaron continuamente los parámetros de temperatura y pH (medida de la acidez), a fin de mantener vivos los microorganismos y garantizar que lleguen intactos al intestino delgado.

En su oportunidad, Martínez González afirmó que lo más difícil del proceso fue ajustar la fórmula del helado, porque conlleva una fermentación con las bacterias y cambian las propiedades de la leche; se tienen que ajustar los parámetros de los sólidos, de la grasa y del sabor. “Ese aspecto complicó la tarea para encontrar una fórmula adecuada y aún así pensamos que todavía se puede mejorar”, dijo.

Subrayó que los microorganismos son muy delicados y en la medida en que aumenta la vida de anaquel del producto se reduce el contenido de microorganismos que puede hacer inviable el alimento.

La alumna de la ENCB indicó que el helado no contiene conservadores y tiene una vida de anaquel de aproximadamente una semana. “Existen reglas para considerar a un alimento como probiótico, es decir, cada gramo de producto debe contener cierto porcentaje de microorganismos y la fórmula también se debe ajustar a ese porcentaje”, explicó.

Los creadores del helado probiótico señalaron  que en el mercado existen actualmente infinidad de productos funcionales, pero hasta el momento no hay ningún helado con las características que tiene su producto, por lo que no descartan la posibilidad de comercializarlo.

 

Deja un comentario