Investigar Acoso Sexual de Profesores Universitarios; Exigen Diputadas

Por Daniel Gómez Trejo

*Alumnas de la Carrera de Derecho, Víctimas de Acoso Sexual de Profesores *Catedráticas que las Acompañan Sufren Intimidación Laboral

Argonmexico / La fracción parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados exigió al Rector de la Universidad del Istmo, al Gobernador del Estado de Oaxaca y a la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca que garanticen los derechos humanos, laborales y académicos de las y los profesores y alumnas que denunciaron acoso sexual dentro de la universidad.

Se pidió también investigar y sancionar a los responsables, así como implementar protocolos que eviten estas conductas.

Esto, con base en las denuncias realizadas el pasado 8 de marzo por alumnas de la carrera de Derecho de la Universidad del Istmo quienes denunciaron ser víctimas de acoso sexual por parte de diversos profesores. Las valerosas estudiantes estuvieron acompañadas por dos profesoras y un profesor, quienes también han sufrido de intimidación laboral por parte de las autoridades de esa casa de estudios.

Así, denunciaron la violencia ejercida a su vez por parte del vicerrector académico, Israel Flores Sandoval; de la jefa de carrera de Derecho, Cora Silvia Bonilla Carreón; como del Abogado General universitario, José Luis Ayala Álvarez.

El profesor Héctor Ortega con las profesoras Monserrat Sánchez y Virginia Ilescas, acusaron que, por acompañar en los procesos de denuncia a las alumnas, por órdenes del vicerrector académico Flores Sandoval y de los jefes de carrera, a ellos tres los han hostigado laboralmente y les han quitado toda la carga docente.

Además, señalaron que “en un alarde de violencia y violación a los derechos humanos y laborales, el 18 de marzo las autoridades realizaron la revictimización de las alumnas denunciantes, al obligarlas a exponer el acoso sexual que sufrieron ante una comisión de profesores de varias carreras y ante la auditora interna del plantel”.

Ante todo, las y los legisladores perredistas enjuiciaron que tales hechos “son inaceptables y deben ser rechazados por toda la sociedad, pues ninguna mujer debe ser objeto de violencia de ningún tipo en las universidades; mucho menos cuando se trata de violencia sexual”.

Por ello, exigieron que se investiguen las denuncias que se presentaron ante las autoridades correspondientes y que la Universidad inicie los procedimientos disciplinarios, para sancionar a quienes cometieron los actos de acoso; pero también a aquellas personas que los encubrieron y, desde una posición de poder institucional, desplegaron actos de violencia laboral contra las profesoras y el profesor que tuvieron el valor de acompañar a sus alumnas.